Lo que ha salvado de la cárcel a gobernadores y ex gobernadores priistas que han sumido a sus respectivos estados en la inseguridad, la violencia, el endeudamiento sin límites ni controles y el deterioro económico, son las millonarias aportaciones que en su oportunidad hicieron a la campaña del en 2012 candidato de la perversa alianza PRI-PVEM a la presidencia de República, Enrique Peña Nieto, quien no ha permitido que el corto brazo de la justicia los alcance. Dos ejemplos de esa caterva son los ex gobernadores de Colima, Mario Anguiano Moreno; y de Coahuila, Humberto Moreira Valdez, detenido éste durante sólo siete días en España por un asunto menor comparado con los graves delitos que presuntamente cometió en el cargo que le heredó a su hermano Rubén.

Libre, muy ufano él, aseguró que fue exonerado de todas las acusaciones que pesaban en España y en México (¿cuáles tú?): “Les demuestro que no soy ratero, les demuestro que no tuve nada que ver con el regular de la deuda, les demuestro que no hubo desviación de recursos, les demuestro que no tengo nada que ver con grupos criminales, les demuestro que todas las acusaciones que hicieron, en todas, salí exonerado; quedé como inocente, y que ellos, los que me acusaron, no tuvieron ni siquiera el deseo o la intención de poder apelar porque sabían que no tenían elementos para hacerlo. A todos los que me acusaron les demuestro que mintieron. Es cierto, estaba en los cuernos de la luna por decirlo así, pero en la vida te vas haciendo fuerte con los golpes”. ¡No pos’ si! Pero pasa por alto que los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de Coahuila son tres en uno y los controla el uno que es su hermano Rubén Moreira Valdez, y que a nivel federal lo protegen Peña, Videgaray y Manlio.

El Míster Maestrías, dice él que tiene cuatro y la tesis de un doctorado, amenaza con reincorporarse a la actividad política “sin prisa pero sin pausa” para enfrentar a sus adversarios en las urnas, no en los tribunales, pues piensa postularse para un cargo de elección popular. Nada de malversación de fondos públicos, lavado de dinero y relaciones con el grupo delictivo de Los Zetas. De todas las acusaciones salió rechinando de limpio, mismo resultado que obtendrá en Colima Mario Anguiano Moreno que ya recurrió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) a quejarse de que dos diputados de la Comisión de Responsabilidades le violaron su derecho a la presunción de inocencia.

Y es que la vergüenza de Tinajas, y de todo Colima pretendía que el asunto del juicio político por el presunto desvío de 600 millones de pesos no se ventilara en los medios de comunicación. Nervioso, anticipa vísperas, pero debe serenarse y esperar con paciencia los resultados que le aporte a la Comisión de Responsabilidades la auditoria especial que está realizando sobre el caso el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (OSAFIG). “Nosotros no hemos hecho ningún juicio anticipado; no estamos prejuzgando nada, simplemente estamos realizando nuestro trabajo con base a una demanda que se presentó, y a una propuesta”, clarificó la diputada Julia Licet Jiménez Angulo, por lo que no hay motivo ni razón para que llore antes de que le peguen,

Mario Anguiano Moreno no debe preocuparse de nada. Si a Humberto Moreira Valdez los exoneró el presidente Peña, ‘cuantimás’ lo hará con él. Nadie lo va a meter al bote ni a su pandilla, tampoco los obligarán a restituir ni un solo centavo de los miles de millones de pesos que se fueron por las coladeras de Palacio de Gobierno, Casa de Gobierno y Complejo Administrativo. Para los anguianistas, como sucedió con los silveristas, habrá borrón y cuenta nueva, perdón y olvido. Ya chingaron. Al tiempo.

EL ACABO

• La violencia que durante su interinato se desató en Colima no le quitó el sueño al encargado formalmente del despacho, Ramón Pérez Díaz.
• “Los tres hombres localizados el pasado jueves por la tarde ejecutados debajo de camionetas junto al puente que divide a Jalisco y Colima por la carretera libre, eran hermanos, originarios de Zapotiltic”. ¡Qué alivio que no fueran de Colima!
• José Ignacio Peralta gobernará a 243 mil 953 colimenses, 34.3% del total, que se encuentran en situación de pobreza moderada y extrema.
• El nombramiento de José Manuel Romero como Secretario General de Gobierno de la administración peraltista no es del agrado del editor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.