La baja por renuncia de José Manuel Romero Coello de la titularidad del Instituto Mexicano de la Juventud, operada el 8 de diciembre anterior para incorporarse como coordinador de la campaña de José Ignacio Peralta, candidato de la alianza PRI-PEVM-PANAL-PT a la gubernatura del estado en la elección extraordinaria del domingo 17/01/2016, y su reincorporación al mismo cargo el día primero del mes en curso, fueron movimientos de personal concertados entre el ahora gobernador de Colima y el Secretario de Desarrollo Social del Gobierno Federal, José Antonio Meade Kuribreña, quien le reservó el puesto que en vía de mientras, por si acaso, le encomendó con el carácter de encargado a Guillermo Noyola Vega, Director de Recursos Humanos y Materiales del IMJUVE.

Cuando el abogado y maestro en Gestión Pública Aplicada, José Manuel Romero Coello, se retiró temporalmente de su encomienda nacional, Meade Kuribreña le agradeció “el empeño y profesionalismo que caracterizaron su gestión al frente del Imjuve y su labor en el diseño de las políticas públicas a favor de los jóvenes mexicanos para otorgarles las herramientas necesarias en educación, salud, empleo y participación social”. Al regresar el martes anterior, lo conminó a redoblar esfuerzos por “mejorar las condiciones de vida e incrementar las oportunidades de desarrollo de los 37.5 millones de jóvenes de entre 12 y 29 años que hay en México” y alinear los esfuerzos de esa Dependencia con la Estrategia de Inclusión Social que se despliega a través de la Sedesol en coordinación con otras dependencias gubernamentales.

Hay que recordar que José Manuel Romero Coello apuntado estuvo hasta el último momento para ocupar el cargo de Secretario General de Gobierno de la administración anguianista, pero a la hora de los jaloneos, del estira y afloje, Arnoldo Ochoa González se aferró al cargo como lapa y no se hizo la machaca peraltista, lo cual no le garantiza a éste una larga permanencia en el mismo sino todo lo contrario. De entrada, sus declaraciones sobre la violencia imperante en el estado y su reclasificación de los homicidios dolosos que ahora son del fuero común lo dejaron mal parado. Y siguen bastos.

El no haberse integrado al gobierno nachista por ahora, en el futuro todo puede suceder, libera a José Manuel Romero Coello de cualquier dependencia y subordinación laboral respecto del Ejecutivo Estatal con quien mantiene una buena relación personal y política, quedando en plena libertad de acción para promover su proyecto de contender por la alcaldía capitalina o una senaduría en las elecciones de 2018. Romero Coello es también el cuadro prisita mejor perfilado hacia el 2021. Las probabilidades de que su nombre y apellidos vuelvan a aparecer en las boletas electorales como cuando en 2009 contendió por la diputación del Primer Distrito Electoral Local, son altas. Al tiempo.

Tras agradecerles al presidente Peña y al Secretario Meade la excepcional oportunidad de volver a ocupar por segunda ocasión el mismo importante cargo, José Manuel Romero Coello, el colimense más encumbrado en el gobierno peñista, se comprometió a redoblar esfuerzos por ampliar la gama de oportunidades de los jóvenes del país – los de Colima incluidos- y a mejorar su calidad de vida, centrando sus estrategias en la reducción de carencias de tan importante segmento social en los rubros de vivienda, servicios a la vivienda, educación, alimentación, acceso a la salud, seguridad social e ingresos.

EL ACABO

• La administración estatal que encabeza José Ignacio Peralta cumplió ya cuatro meses, pues desde 01/10/2015 manda y gobierna en Palacio de Gobierno, Complejo Administrativo y Casa de Gobierno, aunque formalmente haya asumido el cargo hasta el 11 de febrero anterior.

• A los corruptazos gobernadores priistas los salva su capacidad para torcer la voluntad ciudadana en las urnas.

•La mayoría panista y su aliada de Movimiento Ciudadano le dieron pa’tras a propuesta de José Ignacio Peralta para Procurador de Justicia del Estado, por lo que el Ejecutivo Estatal deberá enviarle al Congreso una nueva. Si ésta se la rechazan quedará en libertad de hacer la designación directa. Guadalupe Franco Escobar, a quien indebidamente el gobernador ya le habían tomado protesta, se ha quedado como las novias de rancho, y el presidente formal del CDE del PRI, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, fiel a su estilo, despotricando en contra de quienes le dieron palo.

•Con el monumento a la corrupción siverista que es la llamada Rotonda de los Hombres y Mujeres Ilustres de Colima, pueden hacer un papalote, pero antes deben ir tras los huesos de los principales orquestadores del robo en zona poblada que se embolsaron a lo descarado unos cuarenta millones de pesos. ¿Por qué no les dan una basculeada a Eduardo Gutiérrez Navarrete y a Álvaro Mata Rodríguez?

•¿Quién los endiente, cómo que ya extrañan a Mario Anguiano Moreno? No la chiflen que es cantada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.