TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Así es en sus actitudes y comportamientos políticos la diputada federal pesista Indira Vizcaíno Silva, la mujer fuerte en Colima del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Proyecta una percepción de urgencia por hacer sentir su poder e influencia como gobernadora federal aunque todavía no sea oficial este nombramiento. Se le cuecen las habas. Es tarda para escuchar pero muy pronta para declarar, le gana su protagonismo, a todas va, paga porque la alquilen.

“Muy pronta” fue la perjudicial permuta que Doña Indira, en su calidad de alcaldesa, hizo de las siete hectáreas propiedad del H. Ayuntamiento de Cuauhtémoc, en el exclusivo coto residencial “Altozano El Nuevo Colima”, por otras tantas de siete veces siete menor valor comercial que aquellas. “Muy pronta” ha sido su asunción como jefa del Gobierno Federal en Colima desde que “El Peje” la incluyó en su lista de representantes en las entidades de la República donde a partir del  día primero de diciembre de 2018 imperarán los tres mandamientos de la Ley López: “No robar, no mentir, no traicionar”.

“Muy pronta” también fue la recepción que Vizcaíno Silva hizo del “Compendio de Proyectos en Materia de Infraestructura en obra Pública para el Municipio de Colima”  que entregó el  protagónico alcalde de Colima Leoncio Morán Sánchez dizque para  “ir avanzando en la conformación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, con proyectos municipales y de consenso con el Gobierno Estatal”. Por madrugador, Morán Sánchez podrá dormir con sosiego porque Indira les quiere “dar la tranquilidad y decirles que hay un compromiso real de hacer las cosas de manera equitativa, ya no habrá privilegios para un grupo solamente; se está buscando que todos estén en las mismas condiciones, para lograr, en la medida de lo posible, el consenso con todos los municipios para el PEF 2019”.

Fue una “negociación muy pronta  la que hizo la diputada federal de Morena, Indira Vizcaíno Silva, si la empresa está feliz con el descuento, es porque le convino, quien gana, son los de la caseta. Quien no se vio beneficiada fue la población colimense, pues  el argumento que se ha expuesto por los distintos actores es el de retirar la caseta”, ha precisado con claridad y contundencia, fiel a su estilo, Fernando Moreno Peña.

Para Moreno Peña, la pesista Vizcaíno Silva está yendo contra lo que ella misma planteó en su campaña para llegar a la Cámara de Diputados en el sentido de quitar la concesión de la caseta para que los colimenses no paguen. “Entonces, ¿por qué negocias con alguien que está ilegal, por qué le das un respiro?, eso no está bien”, opinión que comparten quienes ven en la oferta del descuento para los automóviles con placas de Colima la legitimación de un abuso de la mafia todavía en el poder.

Gracias a su “negociación muy pronta” cuyo resultado Indira   Vizcaíno Silva anunció con bombo y platillo como  “su gran logro”, un descuento adicional del 20% a las tarifas que la empresa PINFRA tiene establecidas para los automovilistas que circulan por el tramo carretero que ilegalmente usufructúa desde hace décadas, sin reparar que la concesión original expiró en el año 2007, los ciudadanos que luchan por su retiro definitivo reanudaron sus movilizaciones con renovados bríos.  

Los representantes de los colimenses en el Congreso del Estado y el Congreso de la Unión, liderados por el gobernador José Ignacio Peralta, deben hacer todo lo que a su alcance esté para retirarle la concesión de la ignominia a la empresa que administra la caseta de Cuyutlán, garantizar la gratuidad del tránsito a vehículos con placas de Colima, establecer otras más accesibles al turismo  y canalizar el cobro del peaje a tráileres a trabajos de mantenimiento de la carretera. Nada más pero tampoco nada menos.

EL ACABO

Tiene razón el gobernador José Ignacio Peralta al afirmar que la violencia registrada el domingo anterior en la Caseta de Cuyutlán se debe a que los colimenses no quieren soluciones a medias como el descuento para automóviles particulares con placas de Colima que la diputada federal pesista Indira Vizcaíno Silva gestionó ante la empresa  concesionaria  Pinfra, para luego presumir su gran logro, sino el retiro inmediato de la misma como lo planteó en la Cámara de Diputados su colega de MORENA Claudia Valeria Yáñez Centeno y Cabrera.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.