José Gilberto Ibáñez Anguiano

LA MANERA DE OPINAR DE… José Gilberto Ibáñez Anguiano

Al más puro estilo de Jorge Negrete y Pedro Infante en la película “Dos tipos de cuidado”, se trenzaron a mentadas de madre  el gobernador cevichero José Ignacio Peralta Sánchez y el empresario constructor Carlos Salazar Silva. Del pleito de comadres salió  perdedor el protegido del ex gobernador a quien en ningún estado de la Republica lo quieren como delegado del CEN del PRI, Fernando Moreno Peña, a quien le debía el hueso y por lo tanto le “reportaba”, situación que terminó por llenarle de piedritas las medias al sobrino de la gobernadora madre. Se fue el Secretario de Salud que no alcanzó a completar el año y en su lugar llega el forastero Ignacio Federico Villaseñor Ruiz, ex director del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y lo Adolescencia (CENSIA).

Hay que aplaudirle a José Ignacio el haber tenido el coraje de mandar a freír espárragos a quien se sentía intocable por tener el respaldo hasta la ignominia del padrino de “El Trapiche”, pero el haber traído a Colima a un médico defeño es una mentada de madre para los médicos afincados en Colima a quienes el cevichero ve como Dios a los conejos. El mensaje que les envía es que prefirió a un cómplice y no a un honorable funcionario local. Hay que ver cómo responde el H. Cuerpo Médico de Colima al ninguneo y marginación de que ha sido objeto por parte del ceviches.

Aunado a ello, “Nacho Ceviches”, con ésta determinación, está desafiando a Fernando Moreno Peña, quien fue salvado y rescatado después del atentado sufrido en conocido restaurante precisamente por Carlos Salazar Silva; pero bueno como dice el popular dicho, se enojan las comadres y llega el diablo y todo lo descompone.

Qué pena y que lamentable que en la prensa oficialista tan desaseadamente manejada por el dizque Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Fernando “El Pollo” Cruz García, todo es color de rosa, no pasa nada, todo es felicidad, la tierra de nunca jamás pasa nada hasta que sucede para aplastar una y otra vez las promesas de campaña del amigo de Luis Videgaray y Caso  y de José Manuel “Papichulo” Romero Coello.

Hay que esperar la reacción que tenga el ex gobernador Fernando Moreno Peña ante la decisión de “Nacho Ceviches” de sacar del negocio a quien le salvó la vida en el atentado de que fue objeto en el restaurante “Los Naranjos Campestre”. Ahora sigue otro fernandista, el compadre de la gobernadora madre Arnoldo Ochoa González.

Para celebrar su primer año de desgobierno, el  buen “Nachito” le puso el cascabel al gato y la cereza al pastel con la remoción a escobazos de Carlos Salazar Silva. Nadie debe llamarse a sorprendido por las decisiones arrebatadas de un tipo como Peralta que traiciona hasta su sombra. Su sello es el incumplimiento de acuerdos, tiene bien ganada fama pública de ser mentiroso, tramposo y ventajoso. Su imagen está severamente deteriorada y su credibilidad por los suelos.

Mi oreja  en el Gobierno del Estado me platicó que a punto estuvieron de agarrarse a golpes “Nacho Ceviches y Carlos Trinquetes”: ¡Tú lo dices! (Negrete).-¡ Lo sostengo (¡Infante).- ¡No te vayas a cansar! (Negrete).- ¡No le saques! (Infante).- ¡No le saco (Negrete), pues se acabó este cantar!. Pásela bien. 

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.