En la política la estupidez no es un estorbo”

Napoleón Bonaparte.

 Déjenme decirles que en Colima la vida pública está enferma. El Gobierno del estado sigue pudriéndose, porque su titular el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) El “asquitos” navega, con natural comodidad en un mar de estiércol.

Los intereses facciosos de grupos parasitarios que controlan a Nachito Peralta Sánchez, han contaminado y vulnerado la dignidad de las instituciones. Casi todo lo que pasa por sus manos queda manchado por las complicidades y las perversas omisiones.

Si al momento de que estés leyendo esta columna, el señor José Ignacio Peralta Sánchez, Arnoldo Ochoa González, Carlos Arturo Noriega García y Kristian Meiners Tovar, Gobernador el primero, secretario General de Gobierno el segundo, el tercero, secretario de Planeación y Finanzas y el último, secretario de Administración y Gestión Pública de ésta administración estatal siguen en sus puestos, habremos de saber, con más contundencia que nunca qué, al Gobierno de Colima lo guían unos sinvergüenzas.

Nachito Peralta Sánchez no es el único pero, en este momento, sí, el más visible rostro de un gobierno corrupto y ladrón que ha entrado a una espiral de distorsión, mentira y empecinamiento sumamente grave y peligroso.

El caso de la chueca compra del predio “La Campana” a un excuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari en 170 millones de pesos por #LordCampanita, nos queda claro que la transa-acción apesta…Y es que el predio tiene un valor catastral de 400 millones de pesos y de pronto los Occelli González cuñados del expresidente Salinas como si fueran hermanas de la caridad lo “rematan” en un pipichuela…Piensa mal y acertarás.

La compra afamada tiene visos de marranadas ya que 135 hectáreas en 2012 costaban entre 97 y 120 millones de pesos. Hoy, 97 hectáreas del predio “La Campana”, el sinvergüenza gobernador Nachito Peralta Sánchez las adquirió de un plumazo y al contado en una ganga, 170 millones de pesos, quedando volando 50 millones de pesos para alguien.

Ni duda cabe, el sobrino de la Gobernadora madre resulto peor de rata que su antecesor Mario Anguiano Moreno.

Pero las cosas van más allá con el pésimo manejo del caso más podrido y emblemático, el de las TarjetasNacho, que les han permitido al gobernador Peralta Sánchez y sus cómplices desviar recursos hasta la fecha por más de 80 millones de pesos, sinvergüenzada que ha provocado que el Gobierno de Colima entre en fase de agudización de una crisis profunda de descrédito y desconfianza. Vaya Alí Babá.

Al borde del abismo, con estos temas, el mandatario Nachito Peralta Sánchez trata inútilmente salirse por la tangente y evade cínicamente los cuestionamientos de su antecesor Mario Anguiano Moreno quien lo acusa de ser “Cómplice” al conocer,  aceptar y autorizar los requerimientos del Banco Interacciones para un préstamo de 638 millones de pesos, en una reunión en la Ciudad de Toluca, Estado de México.

Qué explica la conducta suicida de un gobernante que ha sido descubierto por su “cómplice” y lo exhibe ante la opinión pública como “olvidadizo” a  lo que Nachito sólo ha acertado a decir “No me quiero perder con trivialidades”,  respuesta que confirma lo que la sociedad colimense ya dice de su gobernador: Nacho de día e Ignacia de noche.

La renuncia o separación del cargo de los señalados líneas arriba, no servirá de nada si primero no se hace una investigación de sus corruptelas para desentrañar la verdad. Sólo así podría darse la vuelta a lo que insistentemente hemos denunciado: “El gobernador José Ignacio Peralta Sánchez huye de la verdad de su pésima actuación”.

Con los casos de “La Campana”, < el TarjetaNacho > y su complicidad en los créditos del Banco Interacciones, Nachito Peralta Sánchez no solo no atina a salir del atolladero sino que cada día y hora que pasa, Nachito cava más profunda la fosa de la que ya no podrá salir porque a los ladrones la sociedad los persigue toda la vida, Ejemplo aquí cortito MAM.

Y como dijo aquél al que se llevaba el diablo: La campana que repica “#LordCampanita” nos avisa que él y sus socios salieron más rateros que el exgobernador Mario Anguiano Moreno y no queremos escucharla.

Ahí se ven.

ENLACITOS

AL LADRÓN AL LADRÓN: Cerdo-ta-do, Rogelio Rueda trata de despistar a la opinión pública y va sus micrófonos favoritos a contar que él le “argüendeaba” a su jefe Mario Anguiano Moreno de que los “cuicos” no le hacían caso, pobre, se le acusa de ladrón por omisión ya que sabía de las raterías de su jefe el gobernador y se quedó callado.

Lo dice el viejo refranero: a Rogelio Rueda se le acusa de ratero no de pendejo.

NO ES NOTICIA: Después del enfrentamiento a balazos entre la policía estatal colimenses (bajo sospecha) y la Policía Federal en la que uno agente de la federal cayó abatido por las balas asesinas de los cuicos de Nachito Peralta Sánchez, el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha declarado que: “Desconfía del Gobierno de Colima a cargo del “asquitos” Peralta.

Es pregunta: ¿A los ineptos Arnoldo Ochoa González, Eduardo Villa Valenzuela y Felipe de Jesús Muñoz no los va a despedir su jefe el gobernador de Colima por aquello de que no funcionan o seguirá arando con esos bue…nos para nada? La calle los espera.

HAMPONCETE: Vaya lacra para la sociedad pulula en la Jurisdicción Sanitaria # 3 del Sector Salud del puerto donde el doctor Gerardo Orozco Lizardi se ha convertido en un corrupto y sinvergüenza funcionario de la Secretaría de Salud estatal quien se ampara como funcionario influyente del PRI local para cometer toda clase de abusos, incluidos los sexuales, el tipo dispone de tres secretarias, un secretario particular y un “detallito” que le hace las horas muy placenteras.

Por cierto Gerardo Orozco Lizardi se ufana de tener a “cierta” pren$a a sus órdene$ mediante el embute para ocultar sus aquelarres. ¿Estará enterado el secretario de Salud estatal Carlos Salazar Silva o anda en las mismas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.