Alex Berber
Comm Politics
 
            El hecho de que el Gobernador del Estado, Ignacio Peralta Sánchez, haya defendido lo indefendible, es decir la Reforma Energética (por ende el gasolinazo), durante su primera aparición pública del año, es muestra de que el termómetro social de Palacio de Gobierno está desajustado o de plano hay un sumo desinterés por el bienestar social.
            Ignacio Peralta calificó la Reforma Energética –en su discurso ante el gremio de sindicalizados de su administración– como una “decisión correcta”, e incluso llegó a entrever que el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, hace una labor casi heroica por asumir los costos políticos de una decisión que ya está mostrando su lado más duro a la entera población mexicana.
            La reacción social ha sido inesperada y devastadora para las aspiraciones políticas de todo lo que tenga que ver con Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional; Nacho Peralta y su grupo, en algún momento, también pagarán políticamente por ello. Durante la crisis posterior al sexenio de Carlos Salinas de Gortari (con aquella crisis económica en la que las personas vieron triplicadas sus deudas y perdieron bienes por doquier), la reacción social fue en cierta medida contenida, aunque los costos políticos los asumió el PRI en el 2000, cuando ayudados por el fenómeno Fox perdieron la presidencia. Sin embargo, el partido tricolor ya había visto venir su masacre desde 1997, y el mejor ejemplo es Colima, entidad siempre priista donde un panista (Enrique Michel Ruíz) estuvo a nada de ganar la gubernatura, si es que no la ganó, dirían los teóricos de las confabulaciones políticas.
            Pues ya que Nacho se vio muy “gacho” con su declaración altamente lambiscona para con Enrique Peña Nieto y la Reforma Energética, pagará con el descrédito hacia su persona y su administración, que paradójicamente no estaba en la cúspide en cuanto a popularidad. Uno de los problemas más serios para la restante “popularidad” del actual Gobernador, es que la reacción social ha sido aplastante, incluso con aquellos actores políticos que no aprobaron el llamado gasolinazo.
            Las manifestaciones contra el gasolinazo han incluido a todos los sectores sociales, contando con la presencia de trabajadores del propio gobierno estatal, quienes seguramente no recibieron en buenos términos la declaración de Peralta Sánchez, su líder natural. Pero en lo relativo a la imagen política, las palabras del gobernador fueron igual a socavar su propia tumba social.
Me imagino que en el despacho del Gobernador le habrán advertido de los costos políticos que tendría semejante declaración. El hecho de no haber sugerido un paliativo al menos de dientes hacia fuera, deja muy mal parada a la administración peraltista. Sumado a la pésima situación de seguridad pública en la entidad, y el nulo crecimiento económico, el panorama no pudiera resultar peor para el grupo político del Gobernador.
            Pase de salida…
 
            Rafa Mendoza, alcalde de Cuauhtémoc, sin hacer uso de grandes trucos publicitarios se llevó la semana en cuanto a los alcaldes colimenses reaccionando ante el llamado gasolinazo, convenciendo a los concesionarios de su municipio a no respetar un precio que les afectaría directamente a ellos como proveedores, y a los habitantes de su municipio como consumidores. A espera de que la reacción de Hacienda no sea feroz, sin duda, el alcalde cuauhtemense alzó sus bonos.
            Pase de salida 2…
           
            El que se vio muy escondido de la prensa en los eventos de las salutaciones del Gobernador fue el titular de la Secretaría de Fomento Económico, Carlos Domínguez Ahedo. Pareciera que la expectativa de inversiones para nuestro estado es ínfima, ya que el titular de esta dependencia no perdía oportunidad para escabullirse de los medios, no fuera a ser que le preguntaran sobre los proyectos a consumarse en este 2017. ¿Tan mal andamos?
            Pase de salida 3…
           
            Y pésimo en su entrevista  ante los medios el Secretario de Administración, Kristian Meiners Tovar. Aparte de que nunca supo cuántos litros de gasolina están asignados al parque vehicular de gobierno, aseguró que la cantidad de personal de contrato al que no les fue renovada su permanencia en Gobierno en diversas dependencias, había sido ínfima; sin embargo, más tardó en decirlo, que el propio Gobernador en recibir la solicitud de recontratación de parte de uno de esos trabajadores dados de baja a mediados de diciembre.
Alex Berber

Autor del libro "El hacedor de goles ha muerto"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.