Javier Montes Camarena

“Poncio Pilatos preguntó a la multitud ¿A quién suelto? El pueblo aclamaba ¡A Barrabas el ladrón y así, tras más de 2000 años el pueblo sigue eligiendo ladrones!

Anónimo.

Déjenme decirles que: La P de Peralta y la S de Sánchez nos persiguen, nos acechan, nos recuerdan lo que no  funciona y lo que no podrá funcionar. Son grandes pendientes que nadie en Colima quiere tocar. O cambiar. O modificar. O encarar.

Los terrenos prohibidos de la política pública de Colima nos explican en gran parte los problemas perenes de impunidad y violencia por los que transitamos, dos acciones que José Ignacio Peralta Sánchez no sabe y, lo peor, no sabe responder.

Las condiciones y la atmósfera políticas ya no son las del inicio de este sexenio. Son mucho más complejas. La expectativa generada por un nuevo gobernante ya dio de sí, ahora, en la adversidad económica, social y política acicateada por el descontento de los colimenses quienes ven que Nacho de día está impelido a demostrar que puede con el paquete.

El tamaño del desafío es enorme. Exige reconocer: uno, la nula interlocución con la sociedad, dos, la operación política con el Congreso del Estado no existe ya que ésta legislatura (LVIII) es una secretaría más del gobierno estatal y su nodriza es: Ignacia de noche y, tres, la inseguridad y la violencia criminal seguirán desestabilizando a esto que llaman gobierno.

El Gobierno camina solo por una línea muy delgada donde, como añadido, las pocas acciones para restablecer la seguridad pública y atemperar el descontento social no rinde frutos. Va fracasado Nachito.

Hace algunos días José Ignacio Peralta Sánchez al dar a conocer su eslogan “Lo hicimos pos1ble” cayó en el embuste, dijo ante cientos de “acarreados” medias verdades y mentiras completas, mentiras disfrazadas con artificio, significado inequívoco de embuste.

La impunidad es un desigual intercambio de cachetadas, donde Colima pone la mejilla y, un PRIvilegiado aporta los garrotazos. En su libro “Por eso estamos como estamos”, Carlos Elizondo Mayer Serra presenta una elocuente definición de la palabra PRIvilegio: Una ley privada. Una norma de aplicación personal que otorga a su beneficiario (en este caso José Ignacio Peralta Sánchez) ventajas exclusivas en la corrupción y la ratería y lo exime de obligaciones generales.

Las conductas ilegales de Nacho de día sin consecuencias son un pan frecuente de nuestra dieta noticiosa: Las mil 500 tarjetasNachoPeralta que le van dejando al gobernante y su socio rogelio rueda 10 millones 500 mil pesos mensuales, dinero etiquetado para los priistas que trabajaron en campaña y que no han recibido un solo quinto. Nadie ha dicho nada, tampoco me han desmentido.

El ejemplo de las tarjetas es suficiente evidencia para señalar a un gobernador ladrón. Los problemas esenciales de los gobiernos emanados del PRI en Colima siguen siendo: inseguridad, corrupción e impunidad.

Nuestra normalidad democrática lleva ya doce años dando tumbos porque ese triángulo maldito nos lleva a conocer las chuecuras en la compra del predio La Campana donde hay un “vivales” que habita en la vieja Casona de la Calzada Galván que se embolsó 50 millones de pesos en la tranza-acción.

Hoy vivimos, dada la crisis de la clase política priista, un Estado frágil, débil, corrupto, necesitado de oxígeno y que sobrevive gracias al embuste, a la mentira, las chuecuras y las raterías, las cuales, salieron muy pronto a relucir.

Nacho de día después de hacer “pos1ble” la inseguridad, la corrupción y la impunidad en su primeros once meses debe serenarse si quiere cumplir, bien, seis. Reconocer y corregir errores, sanear el gobierno. Convertir la administración en Gobierno, darles las gracias a los secretarios de Educación, Salud, Fomento Económico, Turismo y, de paso, afinar la política de seguridad despidiendo al inútil Procurador de Justicia para reponer la credibilidad en el Gobierno al que por cierto, no ha podido gobernar.

Ignacia de noche debe entender que no es hora de echar cohetes ni de recoger varas, es hora de avanzar rápido, de entender que, otra vez Colima, está a punto de otro quiebre, éste muy delicado, y que esa circunstancia lo coloca frente a una gran oportunidad o un enorme problema. Desafortunadamente las señales no son esperanzadoras.

P.D. Informe no fue.

Ahí se ven.

ENLACITOS

MENSAJE: Bien decía don Francisco Galindo Ochoa, operador de tantos políticos de diversos tiempos: “Nunca se pelee con un pendejo. Si gana, no tiene mérito, si pierde, pues usted pasará a la historia como más que el otro. No mi amigo…con ellos ni a misa. Ojalá lo entienda el corrupto y sinvergüenza director municipal del INMUDE de Manzanillo Alberto Nando Quintal.

AMOR PERDIDO: Muy comentada la “ruptura sentimental” de Ignacia de noche y “Papichulo” Romer…o.  Portazos, desaires, arguendes, reclamos, celos, desencuentros, arañazos e insultos y por si faltara, el regreso de cartas y retratos. Ese es el nivel de lujuria de la cofradía de la mano caída del Gobierno de Colima. Lamentable.

Me puedes leer en: ipuntocom.mx  =  www.colimaxxi.com  =  noticiastecoman.com  =

Portalzlo.com  =  imagen.manzanillo@gmail.com  =  noticiasmv.org

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.