Diurnarius por Miguel Ángel Sánchez Romero. 

Resulta cómico que después de tres años de encabezar el peor gobierno de la historia de Colima, el Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta Sánchez se indigne y acuse a Morena por ser abucheado por los colimenses, como si no la gente no tuviera razones de sobra para recriminarle, se le olvida que la entidad que dice gobernar, encabeza la lista de los estados más violentos e inseguros del país; se le olvida que somos el primer lugar en homicidios y feminicidios; se le olvida que su administración se ha distinguido por la opacidad, la corrupción y los negocios al amparo del poder que le han permitido entregarle el patrimonio y los bienes de los colimenses a particulares.

Pero si eso no fuera suficiente, habría que recordarle los más de 55 millones de pesos del erario público que se ha gastado José Ignacio Peralta en sus frecuentes viajes, los que se ha negado trasparentar; pero si a esto, le sumamos los pésimos resultados de su administración en Educación, Cultura, Desarrollo Social, Deporte, Fomento Económico, Salud, Infraestructura, Seguridad, Movilidad y que es priista y lo presume, tan solo con eso, es suficiente para que lo abucheen la gente sin necesidad de organizarla o decirle que lo hagan, él solo se lo ha ganado, y si quiere una respuesta a su pregunta de que si ¿van a seguir?, la respuesta es sí, si van a seguir los abucheos, los reclamos, los señalamientos en su contra, hasta que renuncie por qué les mintió, traicionó y vendió a los colimesnes.

Pero ¿de dónde quiere que le aplaudan?, o ¿Cómo no quiere que lo abucheen? si José Ignacio Peralta, no es capaz ni de poner orden entre sus funcionarios de gobierno, si tan solo, en la víspera de la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a su secretario de Turismo se le ocurrió armar una reunión con “amigos”, que terminó saliéndosele de control con saldo de un muerto y un herido de bala en su propia casa, aunque la Fiscalía dijo que todo se trató de un asalto, pocos lo creen, sobre todo por las inconsistencias en la claridad de la información, ya que en el boletín oficial se omitió deliberadamente información que evitaría caer en especulaciones.

No dicen si ¿había menores de edad entre las personas que se encontraban en la casa del Secretario?, ¿por qué salieron desnudos de la casa?, ¿si había extranjeros?, ¿quién es la persona que perdió la vida, delincuente o acompañante del secretario?, ¿por dónde ingresaron los presuntos delincuentes a la casa? sin duda, son demasiadas incógnitas que no solo generan y dan pie a especulaciones, sino que le dan mayor credibilidad a las versiones de supuestos vecinos y testigos que circulan por redes sociales, en las que aseguran que todo se trató de un crimen pasional y no de un asalto.

Independientemente de si fue un asalto o el resultado de una noche de pasiones desbordadas, la realidad es que el secretario de Turismo, Efraín Ángulo Rodríguez no solo echo abajo la campaña mediática de jefe Nacho con la que buscaba no ser abucheado, sino que alimento las miles razones que tienen los colimeses para recriminarle su desempeño como Gobernador y sobre todo por la inseguridad que se vive en Colima, por lo que de ser cierta la versión oficial, los ciudadanos no estarían seguros ni en su propia casa.

Definitivamente, resulta absurdo que el Gobernador José Ignacio Peralta, quiera justificar su impopularidad, el hartazgo que tiene la gente de él y de todo su gobierno, con campañas mediática desplegadas para acusar a Morena de organizar los abucheos en su contra, cuando todos saben que Vladimir Parra, Indira Vizcaíno y Guillermo Toscano están a su servicio, por lo que calificar de prefabricados los abucheos que recibió durante la visita del Presidente Andrés Manuel López obrador al puerto de Manzanillo, resultó ser un acto desesperado de impotencia y frustración ante una realidad que se niega aceptar; por lo que no resultaría extraño que también quiera culpar a Morena por el supuesto asalto al secretario de Turismo.

Sin duda, José Ignacio Peralta debe dejar de quejarse y andar buscando culpables de algo que el mismo ha provocado, y aceptar como lo hizo Enrique Peña Nieto en su momento cuando reconoció que a él no le aplaudían, así, Nacho debería reconocer y aceptar que seguirá siendo abucheado.

miguelinosan@yahoo.com.mx

Miguel Ángel Sánchez Romero

Analista Político

miguelinosan@yahoo.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.