Adalberto Carvajal Berber
ESTACIÓN SUFRAGIO por Adalberto Carvajal

El gobernador Ignacio Peralta pidió y se lo concedieron: “…el puerto, que es una instalación estratégica federal, no sólo genera progreso, también es, como usted [señor Presidente] lo ha señalado, un motivo constante de disputa por grupos de la delincuencia organizada para impulsar sus propias tentativas ilícitas, esto se demuestra con los constantes aseguramientos de mercancías y sustancias ilegales. Por eso solicitamos su valioso respaldo. Aspiramos a que el puerto brinde beneficios para la entidad y el país, y no riesgos para la seguridad de nuestra población”.

No le tomó por sorpresa a Nacho la noticia que López Obrador dio en la mañanera del viernes 17 de julio de 2020, celebrada en la zona naval de Manzanillo. El Presidente de la República ya se los había adelantado a los integrantes del Gabinete de Seguridad, en la reunión de esa madrugada a la que también asistió Peralta Sánchez, pero nada dijo antes. Mantuvo ignorante del secreto hasta a su secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú:

El Ejecutivo federal informó que, al ver que son “químicos que entran por estos puertos, [la] droga de lo más destructiva que puede haber, de lo más dañina, que destruye a jóvenes”, tomó la decisión “de que las aduanas terrestres y marítimas” queden “a cargo de elementos de la Secretaría de la Defensa y de la Secretaría de Marina, y lo mismo en el caso de los puertos del país para que haya seguridad, se evite la introducción de drogas”.

CORRUPCIÓN EN EL PUERTO:

Insistiría el jefe de Estado en la mañanera: “Hemos tomado esa decisión por el manejo del puerto, por el mal manejo, la mala administración de puertos, la corrupción, el contrabando, la introducción de droga a territorio nacional por estos puertos, hemos tomado esta decisión que estoy dando a conocer al pueblo de México desde Manzanillo”.

La corrupción en ese puerto “explica mucho el por qué de atentados, homicidios, en Colima y en otras partes del país. Entonces, vamos a actuar limpiando, renovando todo el sistema de aduanas y de puertos del país”, sentenció López Obrador en presencia del gobernador Peralta y de la alcaldesa Griselda Martínez, quien el año pasado fue víctima precisamente de un ataque a mano armada.

AMLO dejó al descubierto la raíz del problema: todo tiene “que ver con lo mismo, la corrupción, el que autoridades estén involucradas en actos de corrupción, sobre todo en lo que tiene que ver con el manejo de este puerto de Manzanillo que, como lo mencionó el ciudadano gobernador, es histórico, muy importante, pero al mismo tiempo por este puerto se introduce contrabando y droga”.

Si el Presidente le dio al Gobernador lo que pidió, ¿por qué entonces ese tonito de Nacho?

SI JUÁREZ NO HUBIERA MUERTO….

En su altanero discurso, JIPS pretendió dar lecciones del siglo XIX a López Obrador y mostrarse más liberal y juarista que el ideólogo de la Cuarta Transformación. Pero ¿qué va a saber Peralta Sánchez de la Reforma si no entiende siquiera lo que es separación Iglesia-Estado?

Recordamos a Nacho junto al nuevo dirigente estatal del PRI, José Manuel Romero Coello, venerando en público las reliquias de Don Bosco. Y entre los magistrados que propuso el Gobernador para integrar al Supremo Tribunal de Justicia, figura Sergio Marcelino Bravo que juró como Caballero de Colón en la misma ceremonia litúrgica donde fue armado el líder de la bancada priista en el Congreso local, Rogelio Rueda, a quien el Gobernador acaba de designar notario público.

Al mandatario estatal se le revolvieron los cromos de papelería. Y por tanto alarde historicista en su discurso, hizo el ridículo. Sus errores ya los corrigió la investigadora Blanca Gutiérrez:

Cuando Benito Juárez estuvo en la capital de Colima y en el puerto de Manzanillo, fue en 1858 durante la llamada Guerra de Reforma. No durante la intervención francesa, cuando como dijo Peralta el Benemérito “asumió la identidad de la república frente a las fuerzas invasoras del país”. Y José María Luis Mora nada tuvo que ver con la Constitución de 1824, comentó la historiadora.

¿Y LA DEUDA APÁ?

El Gobernador estaba nervioso, anticipaba que los reporteros locales que asistieron a la mañanera le preguntarían al Presidente su opinión sobre el endeudamiento y la manera en que el Ejecutivo local intervino en el Poder Legislativo (sobornando presumiblemente a diputados de la 4T y usando la fuerza pública contra los opositores más radicales) para lograr la aprobación de un crédito por 750 millones.

“Hace unos días un analista local me dijo que esta gira de trabajo tenía como propósito linchar en redes y espacios similares a los gobernadores, así como ante se buscó abuchearnos en eventos presidenciales”, advirtió Nacho faltando a la más elemental cortesía política, a la diplomacia básica y a la lógica de los servicios de inteligencia. Ahora resulta que un analista tiene tal capacidad de intriga que logró motivar a Nacho a romper las relaciones institucionales con el gobierno federal.

Para que no pensaran que el Presidente estaba usando a la prensa local para cuestionar al Gobernador, López Obrador omitió dar la palabra a los reporteros colimenses durante la mañanera.

El único que intervino, Alejandro Pérez de CNN Manzanillo, interrumpió al director de Aduanas, Horacio Duarte, para reprocharle que con administradores militares se afectará el comercio exterior y bajará la recaudación. Algo que sonó a defensa oficiosa de los intereses afectados por la militarización de la aduana y el puerto de Manzanillo.

El secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, respondió al también locutor y animador Alex Pérez:

“Con respecto a lo de las APIS, no estamos hablando al vacío, sabemos, tenemos datos duros. En el sexenio pasado, aquí incluso en Manzanillo hubo un almirante como administrador y tenemos los datos, la recaudación subió; otro caso en Lázaro Cárdenas, también se nombró a un almirante como administrador y la recaudación subió.

“No es lo que usted menciona y tenemos los datos. Simple y sencillamente por dos razones: una, porque el personal es honesto, hace las cosas bien; y la otra, porque al ser un militar que tiene un apoyo para la seguridad integral del puerto, lógico es que se evita que existan malos manejos. Ese es el tema en sí”.

Más adelante, el Presidente cerraría el tema con una anécdota local: Los puertos, y en especial las aduanas, desde hace mucho tiempo son enclaves de corrupción […] ¿Quiénes manejaban las aduanas? Pues los políticos, recientemente los partidos. Aquí en Colima conocí un caso de un alto funcionario del gobierno del estado que abandonó el cargo por venirse de director de la aduana de Manzanillo. Imagínense de qué se trata, de qué estamos hablando, gobernadores que recomendaban a los directivos de aduanas en el norte del país”.

(La transcripción de la mañanera en Manzanillo se puede recuperar en: https://www.gob.mx/presidencia/articulos/version-estenografica-conferencia-de-prensa-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-del-17-de-julio-del-2020?idiom=es).

Adalberto Carvajal Berber

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.