¿Quién asesinó a “La Gallina de los Huevos de Oro”? Quien, sino el PRI y Peña Nieto.

JMC

Déjenme decirles que: Hoy, son tiempos funerales. Si de la utopía de construir un Colima distinto en donde ibas a “Vivir feliz”, solo quedan promesas, escándalos y rescoldos.

Sin embargo la pregunta debe ser: “Si también debes enterrar la esperanza, el ánimo de dar la lucha por lo deseado y lo deseable pese a tener un gobernante que No sabe gobernar y que otros lo hacen por él”.

En el calendario sexual, perdón, sexenal colimense, este momento, era esperado pero, ésta vez reviste filos de ingobernabilidad, las finanzas estatales son mal manejadas con tufos de corrupción, el malhumor social está incontenible, la sangre sigue corriendo en las calles y los muertos se apilan en las morgues, mientras, la política y sus políticos bailan al ritmo de la estupidez política.

Una política esquizofrénica no necesariamente tranquiliza a un político oligofrénico como Nacho Peralta quien al igual que su pariente el Conde Drácula les fascina chupar la sangre en lo oscurito.

Colima oscila entre el riesgo y el peligro. El peligro de estar nuevamente igual o peor que hace ya doce años, Nacho no ha perdido la huella de sus inmediatos antecesores.

Al igual que el extinto Cavazos Ceballos o Anguiano Moreno, José Ignacio Peralta Sánchez litiga en vano su sentido o batalla por justificarse, el entorno lo va desnudando, ha perdido el sentido de la realidad, miente y se evade, no cumple y se ajusta a la indiferencia ante el error o el desdén por la crítica.

¿Sirven de algo las diez medidas compensatorias anunciadas en la oscuridad de la noche por Nacho Peralta por la crisis ocasionada por el gasolinazo? Creo que NO.

La avalancha de “promesas” en el decálogo presentado por un Gobernador virtual un  día después del anuncio de que sería el martes 10 de enero, se grabó  en lo “oscurito” la madrugada del miércoles 11 de las dos a las cuatro de la mañana en Casa de Gobierno y salió al aire a las 7 y media de la mañana de ése día transmitido solo por la radio y TV oficiales cuando se anunció que el mensaje sería a las nueve de la mañana.

Igualito que su primo el Conde Drácula, buenos para chupar la sangre.

José Ignacio Peralta Sánchez ha demostrado públicamente que es inestable en el amor y la política (el affaire “Papichulo” lo demuestra) está acostumbrado a tapar un hoyo para hacer otro, José Ignacio, no soluciona problemas, los crea. A seis días del anuncio de las 10 medidas “compensatorias” nadie las recuerda, excepto, un hotelero lame-culos del puerto de manzanillo, muy conocido por sus trinquetes.

El gasolinazo, sin duda alguna, reveló el desastre de éste Gobierno estatal insensible, ladrón, represor, corrupto y mentiroso pero, miremos bien que el desastre tiene su epicentro en la corrupción, mismo que no va a resolverse con paliativos engañosos  que están ausentes de contenido real y acciones concretas que no abonan a la construcción de soluciones urgentes ante una medida presidencial autoritaria que ha revelado que, en Colima, tenemos un Gobernador blandengue que tira pal monte.

Mientras Nacho Peralta no emprenda una verdadera rectificación de su quehacer político-administrativo la sociedad colimense lo seguirá viendo como Nacho de Día e Ignacia de Noche desfilando desnudo, deprimido, sin conciencia de lo que cerca de 650 mil colimenses ya detectaron, que es un Gobernador inútil, mentiroso, sin oficio político y con las uñas muy largas.

Ahí se ven.

ENLACITOS

LA GRETEL EN PICADA: La bien llamada #LeydiKioscos  (Así le dice Gilito yo no ando de llevado) Gretel Culin hoy diputada federal de Acción Nacional anda de capa caída producto de sus aceleres etílicos y malos modos, sin duda, no llegará a ser Senadora, Gabriela Sevilla o Gaby Benavides tienen mejor oficio político, excelente imagen y, de pasada, son alérgicas al trago.

FINAZAS CHUECAS: Hace poco más de un mes con bombo y platillo el secretario de Finanzas del Gobierno de Colima Carlos Noriega García anunciaba que en tan sólo tres días, sí, en tres días, habían ahorrado 500 millones de pesos.

El pasado miércoles 11 de enero José Ignacio Peralta Sánchez dijo que sólo habían sido 450 millones de pesos de ahorro ¿A quién creerle?

¿Quién de los dos se carranceó  los 50 millones que ya no aparecen, como también desaparecieron los 50 millones de la compra de “La Campana”?

Carlitos est

noticiasmv.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.