José Gilberto Ibáñez Anguiano

LA MANERA DE OPINAR DE… José Gilberto Ibáñez Anguiano

Con la novedad de que el Señor Telenovela Ernesto Alonso no está muerto, aunque usted no me lo crea, aún vive pero en la persona de José Ignacio Peralta Sánchez quien está convertido en todo un guionista, director de escena y productor de melodramas más fregones que los que transmiten Televisa y  Tv Azteca.

Su incumplimiento, nulos resultados y torpeza, lo han orillado a recurrir a la falacia, a los cuentos de hadas y a vender humo en los medios de comunicación que tiene a su merced mediante convenio $$$ para que le publiquen lo que guste y mande;  de lo contrario, les cierra la llave. El teatrético “Nachito” cree que los colimenses se tragan todos sus melodramas.

En su afán de seguir denostando a los ayuntamientos que actualmente son administrados por el PAN, excepto Manzanillo, por supuesto, nachis viene armando truculentos culebrones para que los sigan al pie de la letra “El Sicario Sindical” Audelino Flores Jurado y su gavilla de facinerosos  que tiene a su entera disposición.

En reciente rueda de prensa, el buen vividorazo Fraudelino hizo un llamado a los diputados locales para que en conjunto con el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) intervengan y observen los presuntos desvíos de los recursos que les descuentan a los trabajadores sus patrones los ayuntamientos de Colima, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez. Está vez dejó fuera a Coquimatlán.

Como todo un buen director de escena se vio el cevichero en el reciente robo de contenedores en Manzanillo. El atraco ocurrió aproximadamente a las 3 de la mañana y fue reportado el hecho hasta  las 7 de la mañana. ¿Y qué cree?, fueron recuperados de inmediato, neta que fue una vil charra para llamar la atención.

Otra mentira más fue su desatinada declaración de que en Colima, disminuyeron 50 por ciento los homicidios dolosos. Quizá esto sea cierto sólo en el coto privado donde vive,  porque en las ciudad de Colima, Tecomán y Manzanillo  sigue imperando la violencia todos los días. Siete de un golpe reportaron en un solo día de esta semana. Los feminicidios y las desapariciones que están en todo su apogeo desmienten al campanero Peralta.

Dicho con todo respeto para el destacado deportista originario de Michoacán, avecindado desde hace muchos en la entidad colimense, Vidal Domínguez, pero estuvo pésimo el montaje hecho por José Ignacio dizque para esclarecer de inmediato el robo  de las medallas de hojalata ganadas con esfuerzo y dedicación en competencias de índole nacional e internacional.

Y peor aún, hicieron todo un churro fantasmagórico al más puro estilo de la Rosa de Guadalupe que tiene sumamente molestos a varios atletas discapacitados que a pesarle de haberle  solicitado constante y reiteradamente  el apoyo del desgobernador la respuesta ha sido nula cuando, consideran,  igual que Vidal, que ellos también han puesto bien en alto el nombre de Colima y de México en justas deportivas de alto nivel..

En verdad te lo digo,  Vidal Domínguez, te admiro mucho por tu perseverancia pero ojalá no te hayas prestado a un juego de José Ignacio Peralta Sánchez para hacerlo ver como todo un héroe. Por cierto “Nacho”, hay una cantidad significativa de agraviados por hampones que al igual que Vidal Domínguez claman justicia y desean ver de regreso sus pertenencias que les robaron de sus hogares y propiedades.

Pues así el asunto con el desgobernador José Ignacio Peralta Sánchez que no conforme con plagiarse los Miércoles Ciudadanos de los alcaldes panistas, ahora la ha dado por copiarle los guiones, la direcciones de escena y las producciones al Señor Telenovela, Ernesto Alonso. Sin duda el “Nachito” anda como dice la Banda de El Recodo de Don Cruz Lizárraga. “Pena tras penaaaaa, las que destrozan mi vidaaaaa, yiuuuuu. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.