Javier Montes Camarena

Javier Montes Camarena. – www.enlacemanzanillo.com –    G8 Independiente.

“La historia se repite siempre, primero como tragedia y luego como farsa”

Karl Marx. 

Déjenme decirles que: Ingenuidad no es, goza de malicia y entiende el signo de los tiempos. Inocencia menos. El Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez en los dos últimos crímenes políticos tiene culpa y, siempre, aparece la huella de su complicidad.

De ahí que, la falta de instinto de sobrevivencia en el Poder Ejecutivo Estatal sólo explique, quizá, que éste se encuentre atrapado en su propia red urdida y tendida por ése Poder.

Tras el asesinato del alcalde priista del municipio de Ixtlahuacán, Colima, se desató la competencia de la irresponsabilidad, ni el Ejército mexicano, ni la Marina-Armada de México, ni la Procuraduría Estatal (PGJE) y, mucho menos, la policía estatal asumen su responsabilidad en lo sucedido.

No es difícil ubicar en la impunidad oficial el origen de la barbarie. Hay una filosofía política detrás de ella: El consenso. La impunidad es, simplemente la incompetencia de Nacho Peralta.

Es consecuencia de una estrategia que anula los equilibrios, suprime los antagonismos y de paso, ha convertido a toda la clase política en cómplice. Aliados se llama.

El Consenso, esa idea amistosa de la “nueva” política estatal subordina cualquier rivalidad al cultivo del interés común. Las diferencias entre ellos deben silenciarse y las ejecuciones esconderse. No falla.

El pasado lunes 14 de Agosto un servidor escribía en mi columna: “Nacho inauguró la caza política” y decía: “El (des)Gobernador de Colima sólo se aferra a la idea de escriturar a su nombre el predio donde dice gobernar y del que siempre está ausente, convirtiendo la próxima jugada electoral de 2018 en Colima en un coto de caza donde el juego favorito es: “El tiro al blanco entre políticos”. Así o más claro.

¿Quién sigue Nacho? Es impresionante cómo truenan las balas, los huesos crujen, la carne quemada por los tiros y los ríos de sangre son el santo y seña hoy en Colima.

La expresión es  tan cierta como terrible: Los colimenses ya no se preguntan ¿Qué sigue?, sino ¿Quién sigue Nacho?

Impresiona la insistencia de la élite política de continuar posando sólo para la foto en supuestas “reuniones” de seguridad, teniendo siempre en el set fotográfico al lado de Nacho Peralta los relucientes uniformes de soldados y marinos, cómplices también de la violencia que han conducido a Colima al lugar donde se encuentra.

El giro de la interrogante es comprensible. La barbarie criminal no tiene ya límite y avanza a ritmo de marcha. La violencia sigue desbordada en Colima, ha cambiado sus objetivos y, ha intensificado su grado y medida, así como su carácter.

Pese a la gravedad de los “asesinatos políticos” del director de CAPDAM Daniel Cortés Carrillo y del alcalde priista Crispín Gutiérrez, la clase política ha recurrido a la espectacularidad diciendo que: “inmediatamente capturamos a dos sicarios” (Glup) poniendo los políticos y los militares cara de congoja frente a los muertos, su actitud no convence, mucho menos es creíble.

El mal Gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez emite el correspondiente pésame del día como si fuera el reporte del clima e, increíblemente, sostiene el discurso barato de que la violencia se recrudece porque el crimen está acorralado….pero la creciente cifra del ejecutómetro da escalofríos.

Algo peor está por ocurrir todavía: dejar que los criminales sigan dando muestras de: “Quienes son los que mandan en Colima”, ante esta realidad, urge,  que éste gobierno fallido deje de rendir plaza a esos grupos.

Si Nacho Peralta quiere mostrar sensibilidad ante el reclamo social y conciencia de la circunstancia, es  necesario que deje de ser un “sicario silencioso” y, de paso, abandone la sociedad entre crimen y política antes de que el fuego le deje sólo ruinas y cenizas.

Avisados están.

Ahí se ven.

ENLACITOS

¿COINCIDENCIA AMOROSA? Dicen los expertos en romances que éstos se dan en los aeropuertos.

¿Será el caso del “Bistec” (Por aquello de que es un pedazo de buey) Miguel Ángel Vargas conductor a “modo” del Grupo Radio Levy quien viajó por “coincidencia” a la ciudad de México en el mismo avión con el Gobernador Nacho Peralta?

Viaje “coincidente” que el propio conductor hizo público en su cuenta de Facebook.

Basta recordar que fue Miguel Ángel Vargas quien en una entrevista a modo sacó del “Closet” a José Ignacio Peralta Sánchez.

¿Será el “Bistec” Vargas el tercero en el triángulo de “amigos sentimentales” de José Ignacio? Es pregunta.

ASESINATOS POLÍTICOS: Queda claro, la jornada electoral del 2018 está ya manchada de sangre y violencia y, gran parte de ella, se debe a la incapacidad política del Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez. ¿Y la secretaría de Gobernación, bien gracias?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.