“En política, nada pasa por accidente. Si pasa, puedes apostar que así se planeó”
                                                                                          Franklin D. Roselvert.

www.enlacemanzanillo.com G8 Independiente

Javier Montes Camarena * Locutor y Periodista

Déjenme decirles que: Todo indica, los hechos son evidentes, que al PRI-Colima poco le importa su falta de popularidad y su incapacidad para ser honesto o servir de mediador obligado entre los colimenses y el Estado.

Ahora su comportamiento está más cercano al de colusiones oscuras, repletas de complicidades impronunciables.

La desconfianza ciudadana va muy atrás de la limpieza de éste partido político que hoy se ve envuelto en un presunto escándalo de lavado de dinero del crimen organizado, lo dicho contiene todo el pensamiento de la ciudadanía al enterarse del traslape de un millón 500 mil pesos en un automóvil de la sede del CDE del PRI al Tricolor porteño en tres bolsas y en la cajuela de un coche.

Nada está oculto. Los intereses de la casta mafiosa del tricolor de Colima han quedado al descubierto ¿De dónde salió el dinero, de dónde proviene, será acaso de Casa de Gobierno, lo colocó ahí el secretario de Finanzas del Gobierno del Estado, será dinero sucio del narcotráfico, qué cártel lo entregó al PRI de Colima, cuáles son esos arreglos inconfesables, estará involucrado el Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez? Hay muchas preguntas y nulas han sido las respuestas.

El dinero tiene una condición innegable: Desnuda y compromete. La regla del dinero es que no va a donde no hay seguridad. ¿Alguien puede explicarse cómo fue posible que una dama en su automóvil particular trasladará un millón 500 mil pesos sin saberse la procedencia ni contar con la seguridad correspondiente? ¿Qué así hace el PRI de Colima sus transferencias de dinero? ¿Quién es esa dama que ha trasladado dinero sucio sin ser detectada?

El asunto nos deja ver que éste Gobierno y su partido (PRI) con el poder mafioso que tienen actúan con mayor impunidad. ¿Quién es el contacto del dinero a blanquear? ¿Por qué no transparentaron ni la cantidad ni el envío? ¿Estará enterada la SHCP de esta irregularidad? ¿La Policía Federal de Caminos está de adorno?

Al parecer el Gobierno de Colima y sus complicidades inconfesables son su patrimonio y puede darse el lujo que implica el no cumplir con su propia legalidad ni con la legalidad en el Estado.

Hoy día lo que le sucede a Colima, a su Gobierno y a su partido (PRI) es evidentemente una descomposición de su élite política en el poder, donde la banalidad de la palabra, la ausencia de convicciones y la condición humana en su más cruda mezquindad que los tiene en el desprecio total de los electores.

La gravedad del asunto implica la revisión puntual de las autoridades pertinentes, de no llegar hasta las últimas consecuencias nos encontraremos ante el dilema de barbarie y el lavado de dinero de un Gobierno y su partido político (PRI)

¿Quién es la dama transportadora del billete del crimen organizado para el PRI de Manzanillo quien sin duda inundará de billetes de dudosa procedencia a la militancia priista en una nueva modalidad de lavado de dinero?

¿Habrá que preguntarle a Pito Zepeda si sabe algo?

Ahí se ven.

ENLACITOS

Homenaje a un bribón de siete suelas: Fotografía en ristre y bajo la estatua de un bandido bribón de Colima que asusta por la Av. 20 de Noviembre el pasado martes 15 de este mes “recordaron” al que fuera desaforado alcalde ladrón del Ayuntamiento de Colima, diputado desaforado, ratero confeso de la Junta de Mejoras Materiales de Manzanillo y cínico extorsionador de la prensa, sí, es el mismo “Marqués de la plata ausente” que escribió “Las Puñetas de la provincia”.

Por cierto, en Manzanillo la sociedad porteña se opuso a la colocación de una estatua de tan despreciable bribón y ladrón. ¿Quién será?

Las deshonestidades y las mentiras de una loca: Quizá sea más cómodo asumir que calladitos se ven más bonitos, y es que un amigo mío un día se encontró por las calles del puerto (afuera del “Chantilly”) al entonces Tesorero y, al Oficial mayor de la administración municipal corrupta (95-97), sinvergüenzas como los que más.

Los dos granujas metieron mano a sus fierros como queriendo pelear, mi amigo bueno para la mano no se dejó intimidar por estos asalta-caminos espetándoles: “Ladrones y delicados”, los “Juncionarios” municipales prestos a agarrar tronchado ante el Topador que no rajaba no contaban con el arribó de su compadre Ignacio (empresario de box) para hacer el cuatro, corrieron Los “Juncionarios” (Los cafeteros del Chantilly pueden dar fe de ello)

Terminó su desplumadero en las arcas del Ayuntamiento y se perdieron como unos más del montón y mi amigo ya nunca los peló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.