Mis pies se acalambran en pasado,

Se adhieren al barro del tiempo.

Mis brazos sin fuerza, se alargan

Tristes, descansan en mis pestañas,

Y tienen miedo a alejarse de mi cama.

El bostezo del recuerdo,

Me quita la fuerza de las piernas

Seguir mi camino hacia el futuro, se torna complicado.

Condenados mis lamentos,

Al olor a vainilla de un cuerpo inexistente

Me siento en mis rodillas, para ver el amanecer.

Recuerdo, sueño, vivo y muero,

Entre los surcos de mis manos, limpiando

Las lagrimas sin formas que caen de un rostro con insomnio.

Por Ramsés Solórzano

En “Tu espacio cultural” puedes encontrar aportaciones literarias, culturales y de diversas índoles que nos hacen llegar lectores de Colima XXI, artistas,  escritores invitados, y colaboradores habituales de nuestra revista. Utiliza este espacio, tu espacio. Email: direcciongeneral@colimaxxi.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.