José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA

“Cuarenta y veinte” era la canción que entonara José José. “Ochenta y veinte” la cantaleta de José Ignacio Peralta, quien según sus propios cálculos en su primer año de gobierno le dedicó el 80% de sus pocas horas de trabajo a  resolver  la “emergencia financiera” y el 20% a la política, pero como cree que ya tiene finanzas sanas aunque les deba al Sistema de Administración Tributaria (SAT) y a la Sección XXXIX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) unos trecientos millones de pesos, más otros tantos a proveedores, ya cambió prioridades y ahora aplica el 80% a la política y 20% a la administración.

En su afán de justificarse ante los priistas porteños por el desdén y trato de entenados que les ha dispensado desde que asumió el cargo de gobernador de Colima, Peralta les aventó el rollo de que “fue necesario hacerlo así porque no podía apuntalar ninguna estrategia ni ningún compromiso por cumplir, si no teníamos primero saneada la base financiera y administrativa del estado: si yo no cuento con esa fortaleza, todo  lo que podamos construir tendrá una  base endeble, no tendría sustento ni viabilidad, por lo que era fundamental fortalecer la base administrativa y financiera para poder construir a un gigante con pies sólidos”.

Sin embargo, el gigante de los pies sólidos empezó a caminar con pasos de tortuga, pues hizo esperar horas a los puntuales integrantes de la clase política de Manzanillo “que se han sabido mantener leales e institucionales, no obstante que enfrentan como municipio una situación compleja, ya que desde el año 2000  (en realidad desde 1997) no han ganado, como PRI,  la presidencia municipal”.

Por lo visto, a pesar de que ya le dedica el 80% de su semana de 32 horas  a la política, nachito no logra ser puntual a las citas que hace con sus compañeros de partido. Eso sí, a los pocos que no abandonaron los lugares a donde hace días fueron citados y esperaron a quien busca con loco afán establecer el  record Guinness del ceviche, les transmitió el mensaje que desde la presidencia de la República les ordenaron vocear a los gobernadores priistas en sus entidades:  “Sumarse y difundir todo lo bueno que se hace como gobierno federal y estatal  y así poder explicar a la sociedad los resultados a sus gestiones y demandas, para generar   una percepción de que los  gobiernos priistas saben dar respuestas y saben cumplir los compromisos”.

En la misma tónica autocomplaciente, el todavía presidente del Comité Municipal del PRI-Manzanillo, Rubén Álamo Navarro, agradeció que la nueva relación 80%/20%  haga posible que se dé este tipo de reuniones con el primer priista del estado dizque “ porque ya se puede sentir que hay un PRI unido en Manzanillo y que hay trabajo realizado”, reconcomiendo al mismo tiempo que todavía falta trabajo por hacer: “la misión es unir y tener  un objetivo en común; estar cerca de la gente, dando resultados desde ahora  y no sólo en tiempos electorales”.

Según Álamo Navarro, su partido en Manzanillo “está  dando respuesta a la ciudadanía, escuchando todas las recomendaciones de priistas con experiencia (excepto las provenientes de los vividores de la política que quieren impresionarlo con poses, amenazas y guerritas de lodo, por supuesto) y las peticiones de la gente”. Muy institucional él, le agradeció a su jefe político el que “se reúna con la clase priista para que comparta su visión,  los proyectos que vienen  para el estado y de esta manera  poder enfocar el trabajo del partido con el objetivo adecuado”.

Por supuesto que José Ignacio no ha resuelto la problemática financiera de su administración, mucho menos la de la inseguridad y el desempleo. Y si no lo hizo cuando según su propio dicho le dedicó el 80% se su jornada laboral a tales menesteres, cuanti menos lo hará en los próximos 15 meses en los que estará inmerso en la misión imposible que le han impuesto sus amigos tolucos de ayudarlos a retener la presidencia de la República el primer domingo de junio de 2018. Peralta no entiende que entre más tiempo le dedique al salvamento de la nave tricolor que va irremediablemente a pique, más la hundirá, llevándose en la succión al estado y a los colimenses que ya perdieron la fe en que tiempos mejores vendrán con el PRI y sus candidatos faroleros de siempre.

Con la nueva prioridad que para el uso y el aprovechamiento del tiempo que muy generosamente le pagan los colimenses ha definido, se verá a un gobernador cuatro veces más agresivo en contra de los alcaldes panistas de Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez, y del ala del panismo que se le ha resistido a su avasallamiento; también, de las dirigencias sindicales de burócratas y trabajadores de la educación que le son  incómodas.

EL ACABO

  • Para el Presidente del Consejo Estatal del PRD, Jaime Sotelo García, el nuevo 80%/20% de JIP “muestra que a partir de ahora su prioridad será apuntalar a su partido de cara al próximo proceso electoral, pese a los graves problemas sociales que están afectando al estado. En Colima el mandatario está reprobado, pero parece que no le interesa eso, porque en vez de enmendar el rumbo y atender la emergencia de seguridad que atraviesa el estado, prefiere andar en reuniones con priistas, y declarar que su prioridad será la política”. ¡Sopas perico!
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.