El nefasto gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ha unido a todos los jarochos en su contra, incluidos sus compañeros de partido que aceptan ya la inevitabilidad de la alternancia política en la gubernatura del domingo 5 de junio próximo. Al regordete personaje de la picaresca jarocha nadie lo quiere, todos lo odian, y no tiene la opción de mejor comerse un gusanito. De lo menos que lo acusan sus paisanos es de la corrupción, la violencia y la represión mortal a periodistas y activistas sociales imperantes en los cinco años y medio que lleva al frente de los destinos de los veracruzanos.

“Javier Duarte deberá de estar presentando, obviamente, cuentas concretas y verdaderas a los veracruzanos”, sentenció el mismísimo
presidente del CEN del PRI, Manlio Beltrones Rivera, Manlio Fabio Beltrones, presidente nacional del PRI, pero luego, fiel a su estilo, reculó respaldándolo hasta la ignominia, cambiazo que envalentonó a Duarte de Ochoa al grado de pitorrearse de los rumores que señalaban su posible salida de la gubernatura, mismos que ubicó como parte del “folclor veracruzano” electoral, de la “rumorología” que según su dicho se ha convertido en una forma constante de hacer política en la entidad. “La declaración de hoy creo que mata la declaración de ayer, y creo que deja muy clara la postura del presidente del partido a nivel nacional’’, presumió Duarte De Ochoa, quien se siente querido de las jarochas, apreciado de los jarochos y respaldado por la ciudadanía. ¡No pos’ sí!, Igualito que el ex gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno.

El presidente Peña ha decidido que Duarte De Ochoa continúe en la gubernatura de Veracruz porque su contribución desde este cargo a la compra masiva de votos a favor del candidato del PRI, el financiamiento al candidato esquirol “independiente”, el ex panista
Juan Bueno Torio, y la utilización del aparato policiaco estatal para inhibir a los votantes opositores, es determínate para no entregarle la plaza al candidato de la coalición PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha prometido meter a Duarte De Ochoa a la cárcel, misma promesa que José Ignacio Peralta les hizo a los colimenses respecto de Mario Anguiano. Y es que el presunto daño patrimonial de la Cuenta Pública 2014 de Veracruz por 14 mil 47 millones 100 mil pesos detectado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) viene a sumarse a malversaciones habidas en el periodo fiscal 2011-2014 que ascienden a 35 mil 421 millones 700 mil pesos, y que afectaron rubros tan sensibles como el combate a la pobreza, la seguridad pública, los sistemas de salud y los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) realizados en noviembre de 2014, que fueron calificados por el bribón de Duarte De Ochoa como “los mejores de la historia”.

La mayor fortaleza de Yunes Linares es el haber advertido, señalado y denunciado, con toda oportunidad, los excesos de Duarte De Ochoa y sus pandilleros que terminaron llevando al precipicio a Veracruz, verdad de a kilo que los priistas tardaron demasiado tiempo en reconocer, aceptar y condenar. “Se tienen que ir – los priistas- porque trajeron a Veracruz a vivir con miedo, con pánico, porque hoy ocupamos el primer lugar nacional en desaparecidos y porque como nunca existen secuestros y homicidios. Se tiene que ir porque han abierto la puerta a la delincuencia, porque saquearon las finanzas públicas, las arcas públicas y los veracruzanos debemos más de 100 mil millones de pesos”, sentencia Yunes Linares, mismo caso de Colima, guardadas las proporciones, que es doce veces menor en territorio y población.

Esta vez está en chino que Enrique Peña y su pandilla impidan la inauguración de la alternancia política en la gubernatura en un
estado, Veracruz, que tiene más de cinco millones de electores, pues a diferencia de Colima 17/01/2016 donde metieron sus manos y pies a placer para hacer ganar a como diera lugar a José Ignacio Peralta, son doce las elecciones de gobernador a celebrarse en el país y no sólo una como la que les facilitó concentrar todos sus recursos en Colima.

EL ACABO

· El peraltista plan de austeridad no incluye sus muy frecuentes vuelos en el avión oficial. Tampoco es para tanto.

· Es tanta la disponibilidad de empleos de confianza en la panalista-petista Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de
Colima, que su titular Óscar Javier Hernández Rosas, para poder cubrir las vacantes de funcionarios, tuvo que recurrir a jubilados y a pensionados como uno fraudulentamente incapacitado para realizar grandes esfuerzos mentales que fue puntualmente exhibido en las redes sociales.

· ¿Y el plan peraltista para recuperar los cientos de millones de pesos robados a los colimenses por Mario Anguiano Moreno y su
pandilla, cuando? Es pregunta, no se enojen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.