Cuando se le adicionó el “Cultural”, a la vez que se decidió su traslado a la Unidad Deportiva “Ignacio Zaragoza”, frente a la 20ª Zona Militar, donde ocupó toda una época en las vivencias anuales de los colimenses y en cuyas instalaciones, sobre 1962 se le construyó un Casino de estructura cóncava cubierta con lámina de zinc sobre la pista de baile y en cuyo derredor se acomodaban los espectadores en tres niveles.

A duró casi dos décadas cuando el Gobernador Arturo Noriega Pizano la trasladó en 1978 habiendo construido para el efecto instalaciones pensadas como definitivas en la Estancia, población distante de la mancha urbana de la ciudad de Colima a unos 8 kilómetros al oriente. En decreto del 30 de Abril de 1992, el 2 de mayo del mismo año se creó el Instituto de Fomento de Ferias y Exposiciones de Colima –IFFECOL-, como organismo público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios, cuyos fines son planear, organizar, ejecutar y evaluar las actividades relacionadas con la Feria Estatal y las otras ferias que se realizan en el Estado, con oficinas en las mismas instalaciones de la Feria.

En 1998, con el propósito de unificar su identidad y rescatar el aspecto más tradicional de su celebración, oficialmente se le renombró oficialmente “Feria de Todos Santos”, según decreto No. 51, traducción literal del latín Omnium Sanctorum, De todos Santos, lo que fue bien aceptado ya que con su originalidad rememoraba lo añejo del festejo, aunque se generó una banal polémica, por lo que la LV Legislatura reformando la ley correspondiente le hizo un agregado para quedar como “Feria de Todos los Santos”.

A la fecha la feria se mantiene por su propia tradición, como por inercia; un evento del que vemos su esencia comercial, pero que reclama ser más cultural de aportes a la identidad y de memoria, de unidad, de un modo social y ritual, para que se constituya en otro de los motivos que permitan reconstruir este agredido presente y vigorizarnos socialmente a futuro. Una fiesta que sobrevive aún estando en juego su definición vocacional y su orientación mutualista a favor de los colimenses. Por lo que es necesario reconsiderar, entre otras, sus dimensiones y alcances y su necesario replanteamiento y nueva ubicación buscando reintegrarle su original esencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.