Rogelio Guedea

PARACAÍDAS- Rogelio Guedea

La ratificación de Jorge Luis Preciado Rodríguez como secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN, respaldada por su dirigente nacional (Ricardo Anaya), no hace sino regresarle la esperanza a los más de cien mil colimenses que votaron por él en la pasada elección para la gubernatura, muchos de los cuales tenían la percepción de que el aguerrido Preciado Rodríguez se había olvidado de ellos e, incluso, había pactado con el gobierno su ausencia, rumores que los adversarios panistas (en su mayoría aliados a los fines aviesos del PRI) hicieron correr entre la militancia. Pero esta ratificación tiene otro mensaje aún más contundente: y es la confirmación de que el PAN, a través de quien fuera su máximo arrastre en las pasadas elecciones y de todos los que no han perdido la convicción de que el PAN es la primera fuerza política del Estado, empieza a tomar el control de sí mismo, de su militancia y de los colimenses que lo vieron como la única posibilidad de un cambio real nuestra entidad, sobre todo ahora que el gobierno de Nacho Peralta no ha podido cumplirle en su tema más sensible: la paz y la armonía social. El “vivirás feliz y seguro” de la campaña priista se ha convertido en una pesadilla que tiene a la población a la vez aterrorizada y a la vez furiosa. Ante esta ausencia de liderazgo, el PAN no tuvo otra alternativa que retomar su liderazgo como fuerza política y la muestra es este primer paso que da la dirigencia estatal con la ratificación de Preciado Rodríguez, quien seguramente tendrá que convertirse en el líder del panismo local para entonces limpiarlo de sus aristas (todos aquellos priistas disfrazados de panistas), religarse a toda la gente que votó por el PAN en las elecciones y remontar el rumbo, todo esto a pesar de que las pugnas internas que intentarán impedir que Preciado Rodríguez y el grueso de su equipo, incluidos alcaldes y congresistas, tomen tal liderazgo. Preciado Rodríguez debe estar sabido de esto: si pudo ganar una elección a la gubernatura, aun teniendo todo en contra, ¿por qué no podrá ganar una interna de su partido? Los panistas panistas deben cerrar filas en torno a los liderazgos albiazules visibles (munícipes, legisladores, etcétera), pues el resto de los grupos no tienen la consigna más que de traicionar a la población que los votó para intentar empoderar a un PRI que, de no renovarse urgentemente, terminará también pulverizado. El tema panista es crucial para el futuro político local porque en su actuar va la esperanza viva de los colimenses que vieron en ellos la alternancia en Colima, luego de casi noventa años de priismo ininterrumpido. Este es el sueño que debe alimentar la lucha de los panistas que hoy se ven invadidos, como la antigua Roma, por una serie de bárbaros que intentan incendiarles a la mala todas las victorias que se ganaron a la buena. 

rguedea@hotmail.com

www.rogelioguedea.com

@rogelioguedea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.