José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA

Ante la escasez de mujeres electoralmente competitivas, quienes mandan y gobiernan en el Partido Acción Nacional en la entidad no pueden darse el lujo de marginar de sus próximas candidaturas a las que el primer domingo de junio de 2015  acreditaron con votos contantes y sonantes su real valía ganándose el derecho a volver a contender, como es el caso, por ejemplo, de la mejor posicionada de ellas en el ánimo ciudadano, Gabriela Benavides Cobos, presidenta municipal de Manzanillo, simplemente por celos, recelos, desamores y  supuestos agravios. Sin ella no llegarán a buen puerto en 2018.

Hay que recordar que Benavides Cobos y unos mil quinientos  de sus simpatizantes liderados por Daniel Cortés García asistieron entusiastas al arranque de campaña del entonces candidato del PAN a la gubernatura del estado en la elección ordinaria de junio de 2015, Jorge Luís Preciado Rodríguez, celebrado en el Mega Palenque de Villa de Álvarez, ocasión en la que en lugar de acogerlos, darles calor e integrarlos a su proyecto, el  senador en su altisonante discurso se le fue a la yugular al líder de ellos, Virgilio Mendosa Amezcua, acusándolo de traidor por haberse abierto de capa a favor del priista- verde ecologista- panalista José Ignacio Peralta, actitud belicosa-compulsiva que encabronó justificadamente  a las huestes gabrielistas-danielistas.

A pesar de los malos modos y peores tratos de Preciado Rodríguez para con sus compañeros panistas porteños que lo acompañaron en el arranque de su campaña, Gabriela y sus activistas promovieron el voto “cuatro x cuatro” en cada uno de los distritos electorales locales XI, XII, XIII Y XIV, todos los cuales fueron ganados por los candidatos azules a diputados locales; ella de calle la alcaldía (39 mil votos) , Eloísa Chavarrías Barajas obtuvo una buena votación que le ayudó a llegar a la Cámara de Diputados; y Jorge Luis  le dio 32 mil sufragios, 7 mil menos que Gabriela pero 8 mil más que José Ignacio.

Preciado Rodríguez no quedó contento con la diferenciación que de sus votos hicieron los manzanillenses y se fue por la vía fácil de culpar de ella a Gabriela Benavides Cobos, a quien desde entonces no baja de traidora, cuando es del dominio público que él, confabulado con otros santones del panismo colimense como Pedro “El más priista de los ex panistas”  Peralta Rivas  y Fernando “El rey pluri de los moches”  Antero Valle le jugaron contras a la candidata de su propio partido, Martha Leticia Sosa Govea, para que en 2009 ganara la gubernatura el aliado de ellos, Mario Anguiano Moreno. Por cierto, esa no es la única traición que se han hecho entre ellos quienes en una elección matan a sus compañeros a puñaladas  y en la siguiente esperan morir a besos. Por cierto, los traidores de todos los tiempos continúan muy campantes como panistas distinguidos. ¿O no?

Otros dos motivos de la animadversión que le profesa Jorge Luís Preciado Rodríguez a su compañera de partido Gabriela Benavides Cobos son: uno, el haber respaldado la candidatura a presidenta del CDE del PAN para el trienio 2017-2020 de la diputada local plurinominal Julia Jiménez Angulo, proceso electivo interno del que surgió victorioso por escaso y muy discutido margen el gallo de Jore Luís, Enrique Michel Ruiz. El otro agravio a la hegemonía preciadista es que mientras Jorge Luis y su grupo respaldan el proyecto del dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, de contender por la presidencia de la República en 2018, Gabriela y los suyos van por lo mismo con el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas.

Si al final del día gana la partida el “rey de los moches” Anaya Cortés, éste va a necesitar el respaldo de Gabriela Benavides Cobos y de su gente. Además, el eventual perdedor poblano puede abogar a su favor para que sea ella quien encabece la fórmula blanquiazul de dos candidatos a senadores de la República. Si, por el contrario, Moreno Valle Rosas logra la tan ansiada candidatura, la dama porteña cabalgara “a mujeriegas” en caballo de Hacienda rumbo al primer domingo de junio de 2018. Al tiempo. Siguen bastos. Avisados están.

EL ACABO

  • Si el CEN del PAN le ratifica a Enrique Michel Ruiz su triunfo, éste debe ir al reencuentro de todos los panistas para que, unidos, nuevamente vayan  en pos del voto ciudadano que tantas veces han defraudado. Oportunidad habrá de comprobar si la apertura, el diálogo y la conciliación predominan sobre la cerrazón y la intransigencia en el desempeño del panista de viejo cuño que es el ingeniero.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.