TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Más que probado está que la combinación del paquete de cualidades atribuidas por sus promotores a José Ignacio Peralta: juventud, Inteligencia, preparación académica, bilingüismo, relaciones políticas del más alto nivel, honestidad a toda prueba, vocación para el servicio público, etcétera, etcétera y excerta; y el de la experiencia, oficio político, colmillo retorcido, cara perruna, mano dura y mano blanda, etcétera, etcétera y excerta, a Arnoldo Ochoa González, no se han traducido en una vida feliz ni segura para los colimenses que ya no sienten lo duro sino lo tupido. En los poco más de dos años que llevan en los cargos de gobernador y Secretario General de Gobierno, respectivamente, su inoperancia como tales ha quedado más que acreditada, es total.

En lugar de enfrentar en serio y a fondo el grave problema de la inseguridad que le estalló en la cara tan pronto empezó a despachar como Secretario General del Gobierno, Arnoldo Ochoa González optó por la vía fácil de negarlo   sistemáticamente, luego minimizarlo para finamente reconocerlo pero adjudicándoselo a la competencia entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación por el tráfico de drogas a gran escala que se genera en torno al puerto de Manzanillo. En dos años de dejar  hacer y dejar pasar, AOG  puso a los colimenses a merced del crimen organizado que todos los días los extorsiona, asalta, roba, envenena y asesina, sin que el inoperante funcionario fernandista mueva sus pobladas cejas.

José Ignacio Peralta podrá cambiar setenta veces siete a sus procuradores y secretarios de Seguridad Pública, convertir el C4 en C44, comprar nuevas patrullas y potente armamento, echarle la culpa al Gobierno Federal y a los alcaldes de la incapacidad de respuesta de su nefasta administración a las demandas ciudadanos de más y mejor seguridad, pero mientras por temor a las represalias de su tío editor no se deshaga de su Secretario General de Gobierno, quien por cierto nunca acreditó el haber aprobado los exámenes de control y confianza, no logrará sacar el buey de la barranca.

José Ignacio todavía puede salvar su pellejo si despide aunque sea con honores al viejo porro que diseñado no está para los nuevos tiempos. Arnoldo no embona con sus compañeros de gabinete que no lo entienden ni él los comprende sino todo lo contrario; tampoco entiende los nuevos tiempos. Si ya no se le concedió llegar al paraíso en la tierra que es el Senado de la República, no tiene ya pretexto para, en un acto de dignidad, no darle las gracias a su jefe para dedicarse de lleno a sus negocios en la ciudad y puerto de Manzanillo donde se ha vuelto muy famoso a últimas fechas.

José Ignacio puede hacer con su equipo de funcionarios un papalote y echarlo a volar, él es quien tiene la facultad de poner y quitar, de hacer lo que le venga en gana, pero los colimenses tienen el derecho de criticar sus malas decisiones y peores resultados; también, de evaluar el domingo 01/07/2018 en las urnas su hasta ahora insatisfactorio desempeño. Cierto, ya cambió a una docena de funcionarios de primer nivel, y podrá cambiar a otros tantos en los días por venir, pero mientras no se deshaga de Arnoldo Ochoa González  su administración seguirá sin dar pie con bola.

Nada personal en contra de Arnoldo Ochoa González, mucho menos a favor, pero es sabia la virtud  reconocer el tiempo que ya no es su tiempo y destarse cuanto todavía está a tiempo del cargo al que nunca jamás debió haber llegado, en palabras del poema de Renato Leduc.

EL ACABO

  • A José Ignacio ya se le agotó el alegato de culpar a quienes le antecedieron en el cargo, de todos los males que aquejan a su gobierno. Para ganarle tiempo al tiempo ahora centrado está en hacer cambios de funcionarios, pero si no se quita de una buena vez a su Secretario General de Gobierno el propio bilingüe egresado del ITAM y Essex University, caro amigo de Enrique Peña Nieto, José Antonio Mead Kuribreña y Fernando Moreno Peña, tendrá que irse él mismo.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.