Se ha dicho mucho sobre la violencia, asesinatos y barbarie en Colima y poco o nada, mejor dicho nada ha hecho el gobierno en turno del “gober” Nacho Peralta. Eso sí, echaron andar simples acciones mediáticas para mostrar que están al pendiente de la inseguridad en todo el estado,- así como viendo la película muy cómodos en sus butacas blindadas- como por ejemplo, a pesar de la gran crítica social y rechazo el procurador actual, fue ratificado por el “gober” en su cargo, casi  casi “por mis calzones” así o mejor para mostrar que él lleva las riendas de este tema poco menor.

También se dieron a la tarea de simular con organizaciones de la sociedad civil- esas que se afilian al priismo o son grandes simpatizantes de la súper figura del “gober”- un pacto por la seguridad donde según se ponen de acuerdo para ir contra lo que ocurre días tras día.

Pero, la realidad sigue ahí con grandes pasos en la azotea de las viviendas de muchos ciudadanos que ven- con gran enojo, frustración e impotencia- que el gobierno encargado de garantizar la seguridad del estado sigue como el gran ausente, en sus fantasías sociales y de politiquerías, sin atender, por su puesto, este tema que aqueja al más común de los ciudadanos de Colima. En tanto los asesinos, delincuentes,  se pasean por las calles y entre las azoteas con el lujo de impunidad que el gobierno de Nacho Peralta les otorga. Hasta da la impresión de una complicidad (en otro artículo desarrollaré esta línea de apreciación) entre el las autoridades de seguridad y la delincuencia organizada, tan o igual a #este es el año de Hidalgo…..el que no se robe “delinca” algo”.

En esta ocasión más que cifras, presento la experiencia cercana y muy cercana de ciudadanos que escucharon “pasos en la azotea” y no eran de “lindos gatitos” sino de delincuentes que amparados en la ineficacia de las autoridades de Colima se pasean como gatos por su casa.

Aquí un extracto de una conversación con un ciudadano(a) que se vio vulnerada en seguridad y enfrentó cara a cara, entre la oscuridad de la noche, al presunto ladrón:

Pera, lo compartió de la siguiente manera:

-Te estoy marcando.

-Pero si me dijiste que tenías mucho sueño, ¿qué haces despierta a las 12 de la noche?

-Estoy esperando a la policía. Andaba un fulano arriba de las protecciones del patio.

-¿En las protecciones del patio cercano a la cocina? ¡No inventes! Méndigos abusivos.

Escuché los pasos y lo vi entre las sombras de la oscuridad y con gran enojo le pregunté en tono amenazante- ¿qué diablos estás haciendo ahí, en mi propiedad?- Y el fulano contestó burlonamente- Soy un gatito.

Y le grité- ¡Ahora verás méndigo gatito! Y simulé ir por algo para protegerme y el fulano desapareció.

Con esta es la tercera ocasión que intentan entrar a mi vivienda, las otra dos forzaron las puertas de varias entradas, pero no lograron entrar. Ahora, yo me encontraba en casa y afortunadamente todo estaba debidamente cerrado y con protecciones. Y he denunciado y ha venido seguridad preventiva. Y lo que atinan a decir es que la ley lo que menos hace es proteger a las víctimas de la delincuencia, esto a razón de que me escucharon que compraría un arma, en mi coraje,- así que mejor no haga nada, dijeron los oficiales, la ley termina culpando a quien se protege de la delincuencia aunque sea en defensa propia y en su propia vivienda.

En su momento esta persona dio a conocer entre sus conocidos dicho suceso y no se hicieron esperar las experiencias de otros ciudadanos, expresaron que recientemente fueron víctimas de la delincuencia y lo expresaron así:

Laura, comentó:

-“Se siente mucha impotencia, coraje que invadan tu privacidad, que anden por tu casa y se lleven lo poco o mucho que con tu trabajo has comprado, desgraciados , a mí me robaron cuatro veces y la policía bien gracias…”

Así el suceso de Mary:

– Así de triste está la situación… conmigo es la cuarta vez…la última ocasión. El niño, vio al delincuente y me pedían que llevará al niño a que acariciase con rata de alcantarilla, un niño de  7 años. …..qué barbaridad aparte de todo, el ministerio público me quería entregar mi casa. Y el perito no quería venir a levantar las huellas. Esto pasó a las 12 am y  eran las 5 am y no podía entrar a la casa. …..impotencia. ….coraje…decepción de nuestras leyes a favor de los huevones…viciosos. Qué coraje…..todo eso…..

-A mi casa ya se metieron y se llevaron todo, avisé a la policía y vinieron a checar huellas dactilares las cuales no encontraron. Puse la denuncia en la Villa y a un año ni seguimiento le han dado y ni yo he recuperado. Por lo que decidimos crecer las paredes del patio y cerrar la cochera con portón eléctrico y circuito cerrado de vigilancia con alarma y monitoreo de 24 horas.”

Lo inaceptable es que a los tres o cuatro días del intento de robo en la vivienda  de  Pera, se entera que los ladrones entraron por la azotea de la casa del vecino retirando la protección del patio y robaron sus posesiones y lo más irónico: a las doce del mediodía.

La delincuencia en Colima no se atiende en los asientos de una camioneta blindada o detrás de un escritorio o simulando acciones, se hace generando las condiciones de un estado de derecho  que garantice a los habitantes tener leyes que los protejan, instancias judiciales que actúen  para apresar al delincuente y eliminando la corrupción gubernamental.

Mientras los legisladores trabajan a favor del “gober” y asignándose “suculentos” aguinaldos el pueblo ve perder sus pertenencias y sus vidas  así “entre pasos en la azotea, en la calle, en los comercios…así la inseguridad en Colima.

Guillermo Bueno

Licenciado en Administración de Empresas;  Licenciado en Educación; cuenta con dos especialidades en educación y un Posgrado en Pedagogía. Activista social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.