TAREA POLÍTICA

Las que a últimas fechas ha venido dando Mariano Trillo Quiroz en vano intento de dilatar su impostergable remoción a escobazos de la dirigencia estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).Primero se le fue encima al periodista porteño Baldomero Díaz Gaytán a quien amenazó con meterlo al fresco bote por las certeras y fundamentadas críticas que a su investidura como persona pública le hizo, prepotencia y abuso que le merecieron una buena chinga de varios columnistas ante la cual ni pio dijo, pero ya pasado su mal temporal, se fue al Ministerio Público a presentar demanda en contra de Baldo Díaz Gaytán, misma que le hará a éste lo que el viento a Juárez. Al tiempo.

Hace apenas unos días Mariano la emprendió en contra de la diputada local verde ecologista Martha Meza Ortegón diciéndole hasta de lo que va a morir, no sin antes, fiel a su estilo , amenazarla con quitarle el Tucán y buena parte de sus dietas. Por supuesto que la comadre de Nabor Ochoa López juzgó de cotón largo al pendenciero compulsivo rugidor de consolación del cabildo porteño a quien sus patrones del CEN del PVEM lo correrán del cargo en el que sólo se dedicó a declarar puras sandeces como la de donarle al Santuario de los Grandes Felinos Fundación Black Jaguar White Tiger la pareja de leones atracción principal del Parque Regional dizque porque presentan “síntomas de estrés repetitivo demencial por el espacio reducido en que se encuentran”, padecimiento que a él lo aqueja precisamente porque la dirigencia nacional del verde le reducirá drásticamente su margen de maniobra hasta dejarlo sin espacio alguno.

En burda maniobra distractora, MPQ aborda temas que no le corresponde dilucidar como el de la alianza PVEM-PRI para las elecciones de 2018 porque según él no hay condiciones para tal, cuando, a nivel local, los únicos que tienen vela en ese entierro son el diputado federal plurinominal Virgilio Mendoza Amezcua, el diputado local plurinominal con licencia  Nabor Ochoa López y los alcaldes de Armería y Minatitlán, Ernesto Márquez Guerrero y Horacio Mancilla González, respectivamente. Nadie más, mucho menos el lenguarico Pillo Feroz que ni a caperucita roja espanta ya, ‘cuantimenos’  a esas grullas baleadas.  “Y yo te digo desde este momento, nosotros pintamos raya con los priistas, no queremos tener nada que ver con ellos, ni ahora ni en el 2018. Nosotros (¿quiénes son ‘nosotros’, kimosabi?) no queremos tener alianzas con el PRI en Colima, el déficit que ellos traen que ellos lo asuman, ahí están los números”, decretó  valiente y decidido Mariano.

En su desesperación de verse a punto de perder la miel y la  jícara porque en unos días más será reemplazado por el armeritense Virgilio Mendoza Amezcua, Mariano también tuvo para José Ignacio Peralta a  quien acusa de rajón por no haberle cumplido la promesa firmada de darle direcciones para él, sus familiares y amigos, motivo por el cual se ha deslindado ya del actual gobierno nachista preocupado además de que no “se esté haciendo lo necesario para frenar la inseguridad”. Porque el pillo de siete suelas que es Mariano no entiende que las firmas no valen más que el papel donde se estampan, que las palabras se las lleva el viento y que hasta las vías del ferrocarril que son de acero se rajan, ‘cuantimas’ los gobernadores, sacó de su dolorido pecho el siguiente párrafo: “El gobernador tiene un compromiso firmado y de palabra con nosotros (…) Son algunas direcciones de tercer nivel, cumplirlo o no es tema de él, no de nosotros, nosotros como partido no estamos esperanzados a que Nacho cumpla o no, el Partido Verde tiene rumbo y agenda propios”. ¡No pos’ si él lo dice¡

Si, como asegura Mariano, JIP le prometió los bueyes y la carreta a cambio de su respaldo para concretar su imposición peña-videgarayista como gobernador del estado, “pobre tonto, ingenuo charlatán”, le dio una sopa de su propio chocolate, lo chamaqueó como a muchos otros más, pero como le dijeron el sábado anterior en el periódico el Universal, carita mata galán, o lo que es igual, nunca jamás valdrá más un regidor de consolación que un gobernador impuesto por lo señoritingos del estado de México.

 

EL ACABO

  • Mequetrefes como Mariano Pillo Quiroz degradan el nivel de la vida política en la entidad, pero la culpa no es de él sino de quienes en su momento le dieron representatividad, poder e influencia. Lo menos que deben hacer ahora para reivindicarse ante el electorado colimense es prestar oídos de carnicero a los chillidos que con toda seguridad pegará al verse fuera de la jugada.
  • La Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado sigue con su burda práctica de redactarles alegatos periodísticos a sus columnistas enquistados en diferentes medios impresos y digitales, todos con los mismos argumentos y estilo boletín de prensa que evidencian el hilo conductor que lleva hasta sus oficinas en Palacio de Gobierno.
  • De que la perra es brava hasta reporteras de su propia prensa muerde.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.