TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

Los mismos que hace seis o siete años empezaron a venderles a los colimenses a José Ignacio Peralta como el joven maravilla bilingüe, de lentes, miembro distinguido de la clase ilustrada de Colima, egresado del ITAM y Essex University, querido de Luis Videgaray y Caso y apreciado de Enrique Peña Nieto, hasta lograr investirlo candidato del PRI/PVEM/PANAL a gobernador del estado y luego a muy duras penas instalarlo en Palacio de Gobierno y Complejo Administrativo, ahora de cara al 2021 están ya haciendo lo mismo con otro personaje de similares credenciales de presentación que aquel: Mario Delgado Carrillo. De tan vista, de esta película todo mundo sabe ya su final.

A José Ignacio sus promotores lo veían de Secretario de Estado en el gobierno Peñanietista y sostenían que la gubernatura de Colima le quedaba chica; a Mario lo ven ya como próximo gobernador de la ciudad de México y no de este  muy pequeño estado que se encuentra sumido en la violencia. Manejar la candidatura a gobernador de Colima como plato de segunda mesa no le ayudó a JIP ni beneficia la imagen de Mario, pues los muy politizados colimenses están ya, como las grullas, muy baleados.

Haber sido presentado en sociedad por la misma clase política, universitaria y periodística que para desgracia de los colimenses  les impuso a José Ignacio, no fue nada afortunado para Mario, y él lo sabe, como también debe conocer que con su insatisfactorio desempeño como gobernador Peralta les quemó la plaza a los itamitas/essexitas. Además, segundas partes nunca han sido ni serán buenas. ¿O sí?

Pero más que su alma mater, lo que perjudica a Delgado Carrillo ante la gente libre de Colima es su arrejuntamiento público con el peor PRI, instrumento de la mafia en el poder al que su jefe político, Andrés Manuel López Obrador, combate todos los días a nivel nacional desde su púlpito mañanero. Tampoco le ayuda a su imagen tener como operadores políticos desde el Congreso del Estado a Vladimir Parra Barragán y Guillermo Toscano Reyes. Vale más solo que con tales compañías.

Como “PRIMOR suena mejor que PRIAN”, tanto por fonética como porque priistas y morenistas provienen del mismo tronco, y  los tricolores, según la misma Yeidckol Polevnsky,  han mostrado mayor apertura que los panistas para “dialogar en favor de México”, los priistas de Colima, sabiéndose perdidos, en pobreza política extrema, ni tardos ni perezosos se le han colgado a Mario Delgado Carrillo para que los remolque hacia el 2021.

Los porristas del PRI con sus faldas tricolores pasan por alto que mientras José Ignacio tuvo el padrinazgo del ex Secretario de Hacienda y ex canciller de la República, Luis Videgaray y Caso, y Mario tiene el del Secretario de Relaciones Exteriores Macelo Ebrard Casaubón, hay otro colimense que lleva más de tres lustros como hombre de todas las confianzas del presidente de la República: César Yáñez Centeno y Cabrera. La relación entre ambos es directa y personal, no a través de intermediarios.

No tardan los mismos priistas colimeños en organizarle su tour a César Yáñez Centeno y Cabrera con el mismo recorrido, lugares, entrevistas  y acompañantes que le programaron a Mario Delgado Carrillo. Allá  César si le duerme la culebra y cae en el primoroso juego político de quienes no se resignan a quedar fuera de la Cuarta Transformación. Ya por allí trascendió que quieren meter en la misma dinámica a la diputada federal Claudia Yáñez Centeno y Cabrera y a la senadora de la República Griselda Valencia De La Mora.

EL ACABO

  • El presidente estatal de MORENA, Sergio Jiménez Bojado, acreditó oficio político al abstenerse de participar en la treta urdida por la gavilla peraltista.

  • La Guardia Nacional es “una policía de alcance nacional. Los delincuentes no nos volverán a robar la tranquilidad, (pero) se requiere un plan para fortalecer las instituciones municipales y estatales, seguir fortaleciendo la Fiscalía General y, sobre todo, retomar el Plan de Seguridad del gobierno federal. Ir a las causas”: Mario Delgado Carrillo.

  • Los bajísimos porcentajes de preferencias electorales que los candidatos del PRI en solitario registran para las gubernaturas de Baja California y Puebla, son como para que declare desiertas tales candidaturas.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.