El burladero por Fernando Herrera

¿Qué importa más en una democracia, la mayoría avasalladora o la pluralidad?; depende a quién le preguntes, aquellos que poseen la mayoría dirán que así lo quiso el pueblo, que lo que el pueblo dice se hace, mientras que los que tienen menor representación y por ende menor poder exclaman que se debe de representar a todos, aunque claro que en México estas dos posturas las dicen quienes nunca tuvieron poder y lo ganaron y quienes siempre tuvieron y lo perdieron.

Durante muy buena parte de la historia se ha visto a la democracia como la posible dictadura de las masas, de ahí el terror que muchos ilustrados le han tenido a lo largo de la historia, a pesar de eso esta fue sustituyendo a los demás regímenes y si bien esta ha tenido muchos logros aún falta mucho por hacer, sobretodo en este momento en el cual se encuentra en una crisis. En México y en otros lados del mundo a fin de darle mayor importancia a la pluralidad se instauró  la figura del legislador de representación proporcional con el fin de representar a las diversas fuerzas políticas que representan las preferencias de una buena parte de la población pero no lograron obtener el equivalente de representación en los escaños de mayoría relativa.

Ahora bien, la representación de los sectores minoritarios sí es uno de los objetivos de dicho sistema, sin embargo puedo decir que otro objetivo de mayor importancia es la limitación de poder, este mecanismo funciona como un sistema de pesos y contrapesos dentro del poder legislativo (cuyo origen también se concibe en un sistema de pesos y contrapesos), obliga a los demás actores a ceder y tomar decisiones de una forma más diversa.

Los nuevos lineamientos emitidos por el Instituto Nacional Electoral para la asignación de las diputaciones plurinominales busca, de acuerdo con el mismo INE, evitar dicha sobrerrepresentación, es decir que no suceda lo que sucede ahora en la cámara baja donde el partido gobernante se encuentra sobrerrepresentado un dos por ciento gracias a unas maniobras que realizó con sus aliados, pero debo recalcar que dichas acciones no fueron ilegales.

Los morenistas se encuentran preguntándose la razón de por qué el INE no actuó en el dos mil doce y dos mil quince cuando el PRI obtuvo uno y ocho diputados demás respectivamente (pobrecitos), lo cual es un cuestionamiento valido y que se puede responder observando la clara guerra que se está flagrando entre el ejecutivo y el instituto autónomo,  sin embargo al parecer de un servidor las razones no deben de ofuscar la necesidad de la medida, reitero la legalidad técnica de la representación extra morenista, pero las leyes son para perfeccionarse y ninguno de ambos bandos son beatos y mucho menos santos, debemos continuar a una sociedad más representativa en donde las decisiones de suma cero no predominen, es difícil con la calidad de nuestros legisladores pero es lo necesario.

Estoconazo

¿A dónde fueron los gitanos? Me pregunto eso cuando veo la fiesta actual, cada vez los románticos son menos y los gitanos los veo perdidos, a Rafael Gil «Rafaelillo» lo han llamado el último gitano,  a Rodolfo Rodríguez «El Pana» el último romántico (que en paz descanse) y además de Morante de la Puebla no he visto otro que se asemeje en la actualidad, tal vez Ferrera pero dentro del ruedo, fuera de este no lo he podido apreciar, claro que su forma de ser no es muy pública; ¿será que los artistas se pierden y lo antiguo en se derrumba para que ni piedras queden?, yo espero que no, estoy convencido que la locura sigue viva, que se resiste a la cordura arduamente, solo tenemos que encontrar a un loco suficientemente loco.

Fernando Herrera

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Guadalajara y Secretario de la Peña Libre “Tomás Abaroa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.