TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

En una esquina, el michoacano Marko Antonio Cortés Mendoza, recaudador número uno de los moches azules sobre los cientos de millones de pesos del Ramo 23, michoacano de todas las confianzas del ex candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés, y quien lleva como aspirante a Secretario General al jarocho Miguel Ángel Yunes Márquez. En la contraria, Héctor Larios Córdova y Rafael Moreno Valle Rosas, en busca de la presidencia y la secretaría general, respectivamente. Como se vale apostar, pesos contra tostones a que el jalisciense y el poblano se alzarán con la victoria.

Entre continuismo o  renovación habrán de decidir con sus votos los panistas de todo el país en menos de dos meses, el domingo 21 de octubre de 2018. PAN con los mismos anayistas o PAN dirigido por nuevos protagonistas respaldados abiertamente por los gobernadores  Francisco Cabeza de Vaca, Tamaulipas; Antonio Echevarría García, Nayarit;  Francisco Domínguez Servién, Querétaro; José Rosas Aispuru, Durango; Martín Orozco Sandoval, Querétaro; Carlos Mendoza Davis, Baja California Sur; Javier Corral Jurado, Chihuahua; Carlos Joaquín González, Quintana Roo;  Mauricio Vila Dosal, Yucatán; y José Antonio Gali Fayad, Puebla.

La fórmula Larios Córdova / Moreno Valle Rosas es el resultado de semanas de negociaciones entre liderazgos panistas decididos a liberarse de la perniciosa tutela del perdedor Ricardo Anaya Cortés y del truculento Damián Zepeda Vidales, quien respaldado por su jefe RAC se auto designó Coordinador de los Senadores del PAN, agandalle que terminó por convencerlos de la imperiosa necesidad de buscar la renovación del PAN a través de “una fórmula incluyente que rompa con el continuismo porque éste puede terminar con la vida del partido”.

Como no hubo acuerdo para llegar a una planilla de unidad, el escenario está puesto para que midan fuerzas dos corrientes panistas nacionales antagónicas entre sí, la que lleva como gladiadores electorales a Marko Antonio Cortés Mendoza y a Miguel Ángel Yunes Márquez; y la que abanderan Héctor Larios Córdova y Rafael Moreno Valle Rosas. Tiempo y oportunidad habrá de ver de qué vaquetas salen más correas.

Con la integración  de  la “Comisión Organizadora Nacional para la Renovación del Comité Ejecutivo Nacional (CEN)” arrancó el proceso electoral interno panista que culminará el domingo 21 de octubre próximo cuando los militantes registrados en el padrón nacional del PAN votarán por más de lo mismo o por un cambio radical que los ponga en pie de lucha de cara a próximas contiendas electorales contra otras fuerzas partidistas como la que los barrió el domingo 01/07/2018.

Los interesados en apuntarse para contender por el CEN del PAN tienen hasta el día 9 de septiembre próximo para registrase como tales, mientras que la Comisión Organizadora dispone del 10 al 14 del mismo mes para realizar el análisis de las solicitudes que se le presenten,  para dos días después de esa fecha límite, el 16, entregar las declaratorias de procedencia y validez de las candidaturas. La campaña de los candidatos a dirigir el CEN del PAN en el trienio 2019-2021 será de corta duración, del 17 al 20 de octubre de 2018.

Una vez que el panismo nacional haya resuelto el tema de la renovación de su dirigencia vendrá la de sus comités directivos estatales como el de Colima que lleva ya más de tres años inmerso en una guerra intestina entre las huestes lideradas por Jorge Luís Preciado Rodríguez y Pedro Peralta Rivas, misma que hartó a los electores colimenses al  grado de propinarles tremenda paliza electoral el primer domingo de julio de 2018.

Si los panistas logran renovar sus dirigencias en los niveles nacional, estatal y municipal, sin salir raspados más de la cuenta, estarán en ventaja competitiva respecto de sus acérrimos adversarios priistas que postergaron todo un año su proceso electivo nacional. En los próximos días se sabrá que líderes panistas locales se pronuncian por el continuismo anayista o a favor de la renovación que abanderan Héctor Larios Córdova y Rafael Moreno Valle Rosas.

 

EL ACABO

 

  • “Es triste reconocer que quienes más criticaron a Ricardo Anayaacabaron teniendo razón… y que quienes lo apoyamos, perdimos y nos equivocamos”: Gustavo Enrique Madero Muño, padre de Ricardo Anaya Cortés.

 

  • “Lo verdaderamente triste es la falta de comprensión del momento, la ausencia de aprecio por la institución que tanto apoyo le brindó; seguir colocando los intereses personales y de grupo por encima de todo, en este momento tan duro para Acción Nacional, es insensibilidad y abuso”: Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua.

  • “¡Qué descaro! El clan de Anaya, qué gandalla. No entienden que no entienden. Insistir en adueñarse de Acción Nacional, dándole la espalda a sus principios democráticos, es suicidio y es, también, profundamente irresponsable con el futuro de México”: Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.