ESTACIÓN SUFRAGIO por Adalberto Carvajal.

Treinta años después de haber sido fundado, el 5 de mayo de 1989, el Partido de la Revolución Democrática anuncia que cambiará su identidad a Futuro 21.

El cambio de nombre del PRD ocurrirá en diciembre y tiene como propósito competir en las elecciones intermedias de 2021, según anunció Gabriel Quadri.

Quien fuera en 2012 el candidato presidencial ‘externo’ del partido Nueva Alianza, la fuerza política que creara la entonces dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, dijo que Futuro 21 no tiene que hacer mayor esfuerzo para conseguir el registro: aprovechará el que ya tiene el PRD y que heredó, a su vez, del Partido Mexicano Socialista.

Los antecedentes ideológicos y organizacionales del PMS se remontaban al Partido Comunista Mexicano, que tuvo una complicada historia  a lo largo del siglo XX –pasó de ser aliado de la Revolución Mexicana a la clandestinidad– hasta conseguir participar formalmente en las elecciones intermedias de 1979. Sobre ese tronco se injertó la Corriente Democrática del PRI, expulsada del partido oficial en 1987.

El ecologista Quadri encarna como nadie el proceso de desnaturalización de la izquierda que alguna vez representó el Sol Azteca. Habla de formar una gran coalición de fuerzas progresistas, de construir una opción liberal, social-demócrata, que haga frente a la “regresión populista que está viviendo México”, en alusión al gobierno de López Obrador.

O sea, es todo y es nada. Bien pudo haber agregado Quadri en la definición de Futuro 21 que será también un partido “demócrata-cristiano”, ¡y nadie habría protestado!

De hecho, el hombre que se alquiló como candidato y pasó a la historia por desnudar con la mirada a la edecán de uno de los debates, no descarta hacer alianzas con el PAN, con Movimiento Ciudadano y hasta con el partido que funden eventualmente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.

POLÍTICOS RECICLADOS:

En la presentación de la marca Futuro 21, el sábado 24 en un hotel del Paseo de la Reforma, estuvo también el ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud, José Narro Robles, quien declinó contender por la dirigencia nacional del PRI y renunció a su militancia de 46 años.

Para Narro, el proyecto no se trata solamente de un cambio de nombre o de piel. Futuro 21 demostrará que es una opción política, con un nuevo modelo, visión, dirigencia, documentos, declaración de principios y estatutos.

El médico que dice haber sido colosista bien pudo haber agregado que Futuro 21 será un partido de cuadros, no de masas; que más pueblo pasará por sus filas sin tantos dirigentes, o lo que sea, ¡y nadie lo habría objetado!

Lo único que será reciclado en Futuro 21 es la nomenclatura. Priistas como Beatriz Pagés Rebollar, heredera de la revista Siempre!; ex panistas como Rubén Aguilar, quien fuera vocero e intérprete de lo que quiso decir Vicente Fox como presidente; o la comentarista de televisión Tere Vale avalaron con su presencia los lineamientos y propuestas de este nuevo partido, aunque no está claro si militarán en él.

LOS CHUCHOS TRAIDORES:

Por la vieja estructura del PRD habló Jesús Ortega, dirigente de la corriente interna Nueva Izquierda y jefe del grupo político conocido como Los Chuchos (además de él, Jesús Zambrano y Guadalupe Acosta Naranjo fueron dirigentes del Partido).

Ortega aseguró que Futuro 21 será una oposición y un contrapeso real, alternativa al “populismo” y a las “ocurrencias” del gobierno.

Bien pudo haber dicho que conseguirán la Presidencia de la República en 2024 y, aquí sí, ¡pocos habrían aguantado la risa!

En sentido contrario, no son pocos los ex perredistas que acusan a los Chuchos de haber liquidado la Revolución Democrática, tras firmar en 2013 el Pacto por México que le permitió a la administración de Enrique Peña Nieto las reformas estructurales que apenas empiezan a desmontarse.

En ese momento comenzó la desbandada. Por supuesto salió Andrés Manuel López Obrador, fundador, presidente nacional, jefe de Gobierno capitalino y dos veces candidato presidencial del PRD, quien a partir de entonces se dedicó a trabajar para consolidar al Movimiento de Regeneración Nacional como partido político.

Y muchos de los que habían conservado su militancia para tratar de dar la batalla por dentro, salieron del PRD al calor de los comicios de 2018. La última renuncia importante fue la de la ex secretaria general y ex candidata al Gobierno de Guerrero, Beatriz Mojica.

GOBERNÓ Y PERDIÓ:

Después de participar en el Frente Democrático Nacional que postuló a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano a los comicios presidenciales de 1988, el Partido Mexicano Socialista (PMS) cedió su registro un año después al naciente Partido de la Revolución Democrática.

Después de ser perseguido por el régimen de Carlos Salinas (la represión dejó 500 muertos), el Sol Azteca lograría en 1997 la jefatura de Gobierno del Distrito Federal para el ex gobernador de Michoacán.

Los siguientes candidatos perredistas (López Obrador, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera) conservarían la hoy Ciudad de México hasta 2018, cuando fueron derrotados por la abanderada de Morena, Claudia Scheinbaum.

El PRD ganaría luego, en alianza con diferentes fuerzas políticas (lo mismo el Partido del Trabajo que Acción Nacional), las gubernaturas de Zacatecas y Tlaxcala en 1998. Baja California Sur al año siguiente.

En 2001, Lázaro Cárdenas Batel alcanzaría el triunfo en Michoacán, donde habría otros dos gobernantes perredistas: Leonel Godoy, en 2008, y en 2015 Silvano Aureoles actualmente en funciones.

En 2004 Amalia García retuvo Zacatecas, al suceder a Ricardo Monreal. En 2005 repitió el PRD en Baja California Sur y consiguió la gubernatura de Guerrero.

Ente otras victorias electorales, el PRD co-gobernó Nayarit (1999-2005) con Antonio Echavarría Domínguez; hasta 2018 tuvieron el poder ejecutivo en Morelos con Graco Ramírez, y actualmente son gobierno en Quintana Roo con Carlos Manuel Joaquín González.

Todo esto en medio de profundas crisis ocasionados por la virulenta disputa entre las tribus por el control de los órganos de dirección del Partido. Con el PRD como ejemplo (y en Morena parece que no aprendieron la lección) la izquierda hizo honor a su proverbial indisciplina, al grado que se puede afirmar que el peor enemigo de un izquierdista es otro izquierdista.

TRONCO PROGRESISTA:

En estos 30 años la cepa priista se impuso en las candidaturas a cargos de elección, pero las ramificaciones del PRD son todas bases con un ideario progresista.

Hasta la captura del Partido a manos de los Chuchos (cuyas raíces están en el PST), fueron originalmente priistas sus primeros dirigentes nacionales: Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, entre las muchas tribus que conformaron el PRD, hay extracciones de las más diversas y radicales corrientes de la izquierda.

Unos y otros integran la actual clase gobernante. Tanto de la dirección del PRD y de los gobiernos emanados de ese partido surgieron el actual Ejecutivo federal (López Obrador), el presidente de la Cámara de Diputados (Muñoz Ledo) y el jefe de la bancada mayoritaria de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

Pero también en el muro de los presidentes nacionales del PRD estuvo colgada la fotografía de Rosario Robles Berlanga (fue antes jefe de Gobierno interina), la primera ex secretaria de Estado en la historia reciente que haya ido a prisión. Fue titular de Sedatu y de Sedesol en el gobierno de Peña Nieto, y desde el gabinete operó la Estafa Maestra.

¿Qué le queda al PRD de aquella mística que les hizo exclamar a algunos de los cuadros más influyentes en la transición política de México: “¡Democracia ya, Patria para todos!”? Nada.

Tras haber sido la segunda fuerza política más importante de México, el Partido de la Revolución Democrática le hace honor a la parodia de los peluches que en los sketches de Televisión Azteca, a principios de este siglo, se referían a ese instituto como “el Perderé”.

Por eso le ponen ahora nombre como de afore.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y sus redes sociales.

Adalberto Carvajal Berber

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.