Luis Antonio Barbosa Zamora

PERFILES POLÍTICOS

El mensaje cantinflesco televisivo que EPN les envió a los malhumorados mexicanos apelando a la tan traída y llevada “unidad nacional” en estos momentos aciagos por los que atraviesa la nación, no logró convencerlos de que el fuerte incremento a los precios de las gasolinas, el diésel y el gas  “era inevitable dadas las condiciones del mercado internacional de tales hidrocarburos”. Y es que el pueblo-pueblo, la gente de a píe, no sólo los automovilistas, saben que tras los confiscatorios incrementos les viene larga cauda, cascada le llaman los economistas,  de incrementos de precios en todos los productos de la canasta básica y no tanto. El pretexto de los comerciantes es el mismo de siempre: que todo está subiendo. Hasta los tamales de ceniza que los careros de los golfitos de la ciudad de Colima vendían antes del gasolinazo en 8 pesos ahora los cobran a 10, un 25% más sin miramiento alguno. Contra tales abusos también hay que manifestarse, igual que hay que irse sobre los gasolineros que siguen surtiendo litros de máximo 900 mililitros, un diez por ciento que golpea justo a la mitad del incremento porcentual en los precios. Ni Pemex ni la Profeco han hecho nada para garantizarles a los golpeados consumidores una medición exacta de los combustibles fósiles.

El pueblo de México está indignado con el Ejecutivo Federal que mezcló, lo económico con lo político al empatar su mensaje justificatorio de lo injustificable con el nombramiento oficial de Luis Videgaray y Caso como nuevo Secretario de Relaciones Exteriores en sustitución de la sobrina del ex presidente de la República, Carlos Salinas De Gortari, Claudia Ruiz Massieu Salinas. Para colmo, el padrino de José Ignacio Peralta salió con su domingo siete al confesar que desconocía la chamba que le había dado  su de nuevo jefe Enrique Peña Nieto, pero que estaba presto y dispuesto a aprender, así sea a costa de echar a perder, total, los aguantadores mexicanos merecen  eso y más.

Sólo en el México surrealista puede suceder que a un secretario de estado defenestrado como públicamente lo fue Don Luis por andar de facilito con el  loco furioso nazi-facista de Donald Trump lo reincorpore el presidente Peña Nieto como si nada hubiera sucedido,  provocando su desaseo político la santa ira, el enardecimiento, de los mexicanos a lo largo y ancho del país. ¿Dónde está el viajerío que poseído le gritaba al entonces candidato a la presidencia de la República, “Enrique, bombón, te quiero en mi colchón? Por culpa de tales alborotadas féminas llegó el mexiquense a poder dizque para mover a México, nada más que en lugar de hacerlo hacia arriba y adelante le dio reversa, pa’ tras y hasta el fondo del abismo en donde su nefasta gestión de poco más de 4 años lo tiene.

Está de regreso Luis Videgaray y Caso, quien nunca jamás logró levantar la economía nacional cuando fue Secretario de Hacienda y Crédito Público. A pesar de su notoria incompetencia regresa y los senadores de la República sumisos y lacayos le otorgarán su venia para que se instale sin problemas en la Secretaría de Relaciones Exteriores que desde hace rato ya perdió la brújula.

Sin petróleo ni refinerías a pesar de que para Mario Gabriel Budebo, integrante del Consejo de Administración de Pemex y Petroquímica,  “México tiene una riqueza enorme en materia energética que no hemos podido aprovechar para darle al país una tasa de crecimiento económico sólo se ha producido una cuarta parte de todos los recursos identificados entre las reservas y los recursos prósperos”, no hay futuro sino dependencia del exterior en el tema de las gasolinas, el gas y el diésel. Por ello los mexicanos están pagando los llamados precios internacionales a pesar de tener ingresos en muy devaluados pesos mexicanos.

Mientras esto sucede a nivel nacional, en Colima todo parece indicar que no hay  problema.  JIP sale a declarar a los medios de comunicación que respalda la decisión que tomó el Gobierno Federal al incrementar los precios de las gasolinas, diésel y el gas, pero  lo que no les confiesa a  los colimenses son los arreglos en lo obscurito habidos  en Huatulco, Oaxaca,  el pasado mes de Noviembre, en la reunión de los 32 gobernadores con el presidente. Sabiendo lo que le venía encima a sus gobernados, José Ignacio despilfarró millones de pesos del erario público para financiar el circo acuático tan burdamente montado por su Secretario de Turismo, César Castañeda Vázquez Del Mercado, pomposamente llamado  “F1 Champ Boat Serie 2016”,  el medio Maratón y  Manzanillo se ilumina 2017 y próximamente el Festival Manzanillo Live, cuando lo que debieran iluminar son los accesos peatonales y vecinales de los sectores 1,2,3,4,5, 6 y 7 de pasadita los barrios 1,2,3,4 y 5 del Valle de las Garzas ya que no aguantan los ratones de dos patas, los robos de automóviles, casa habitación, transeúntes, acuchillados y uno que otro caído en el cumplimiento del deber. ¿O no?

Luis Antonio Barbosa Zamora

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.