Alex Berber

Comm Politics 

            La ultra derecha mexicana se está uniendo nuevamente ante el temor de que siga levantando en las encuestas el inmortal Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien para 2018 llegará enfundado en la bandera de MORENA. En Colima, los efectos colaterales de esta unión “de conveniencia”, han generado la visita constante del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien ha realizado eventos de promoción donde convergen los priistas más panistas (dijera el columnista José Luis Santana) y los panistas más priistas.

Pero vamos por partes. Así como lo hicieron en 2006 para que lastimosamente llegara a la presidencia Felipe Calderón, el PRI y un sector del PAN se han unido para impulsar una candidatura que impida la llegada a Los Pinos de un tipo al que ven como un peligro, sobre todo considerando las reformas que estos dos partidos han impulsado en los últimos dos sexenios. Para este 2018, el PRI la ve perdida. Los errores descomunales, por no decir estupideces, de Enrique Peña Nieto –cuya estocada fue la visita de Donald Trump–, han dejado en claro que deben ir haciendo maletas. Ven, con pánico, cómo el crecimiento de AMLO es más producto de sus errores, que de las propias virtudes del eterno candidato de izquierda.

Las esperanzas de los mismos “prianistas” colimotes que impulsaron la candidatura de Ignacio Peralta, y que traicionaron al partido blanquiazul al no apoyar a Jorge Luis Preciado, están puestas en que Moreno Valle obtenga el abanderamiento de este partido rumbo a la elección de 2018, como si una eventual llegada del poblano a Los Pinos beneficiara directamente a un colimense… ¿será?

El pequeño problema para estos panistas-priistas o priistas-panistas, es que ahora muchos de ellos navegan sin partido. Del PAN Colima están en listas de expulsión por haber operado a favor de Ignacio Peralta en las dos elecciones (la ordinario y extraordinaria). Si los bígamos deciden ir con el tricolor hasta morir, las barajas son más, ya que recientemente se sumó la del ejemplar “prianista” José Antonio Meade. En tanto, los azules restantes, aquellos que no serán expulsados de las filas de ese partido, deberán decidirse entre dos candidaturas (supuestamente) íntegramente panistas, la de Margarita Zavala y la de Ricardo Anaya.

Ahora, vamos a la segunda parte. Los panistas de Colima han demostrado que no saben ejercer y mucho menos retener el poder. Nada más veamos lo sucedido en el Congreso del Estado y en la elección extraordinaria: 1. Obtienen mayoría en las urnas; 2. Les juegan el dedo en la boca y eligen como gobernador interino a un priista de toda la vida, Ramón Pérez Díaz; 3. El PRI les “mapachea” una elección extraordinaria que parecía imperdible; 4. Tres de sus candidatos a diputados abandonan las filas del PAN y se hacen “PRI-independientes”; 5. Adiós a la oposición.

Después de tal demostración de ineptitud de los panistas, queda preguntar: ¿Qué harán los “verdaderos” panistas para impedir que el PRI-AN imponga su candidato presidencial? Solo queda recordarles que los bígamos vienen con todo, y si no se mueven rápido, los “prianistas” se van a colgar más rápido del precandidato poblano, que de Videgaray cuando estaba sentado a un lado del trono.

Pase de salida…

La entrega de cientos de becas estudiantiles que realizó el alcalde capitalino Héctor Insúa, tuvo el ingrediente perfecto para que los “troles” de Palacio de Gobierno en redes sociales no pudieran irse a la yugular en contra de este apoyo: invitó al gobernador Ignacio Peralta, para que desde el presídium fuera un espectador de primera en la entrega de estos apoyos municipales para los estudiantes más vulnerables.

            Pase de salida 2…

Ya están siendo cada vez más evidentes los premios y gratificaciones a los integrantes de “¿Cómo vamos, Colima?” por haber dado tan buenas calificaciones a lo que va de la cuestionada administración de Ignacio Peralta. La presidenta del Comité Ciudadano de este organismo, Gloria Marmolejo Jaramillo, fue nombrada recientemente la directora del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Colima (Cecytcol). ¡No te acabes, no te acabes nunca!

Pase de salida 3…

Dice el buen Andrés Manuel López Obrador: “en el ITAM hay rarísimas excepciones, pero que por lo general son malos técnicos que se creen científicos, y además -eso es lo más lamentable y reprobable-, son corruptos”. Y agrega: “En los últimos 10 años, los secretarios de hacienda son egresados del ITAM y miren lo resultados”. ¿Será? Revisen sus bolsillos.

Alex Berber

Autor del libro "El hacedor de goles ha muerto"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.