Javier Montes Camarena

 

“La política es el poder de la memoria, para evitar los engaños y las desilusiones”

Déjenme decirles que: El PRI – Colima ha naufragado en sus propias contrariedades, deslealtades, traiciones, corrupciones y su nulo oficio político.

Es impresionante cómo truenan huesos y crujen las desvencijadas estructuras tricolores, las cuales, desesperadamente invocan el acuerdo cupular y bajo cuerda; a los primeros auxilios aplicados con desesperación pero sin resultados, a la cirugía de emergencia de un cadáver que nunca supo ver por los intereses de la gente.

Al tricolor colimense lo hemos descrito innumerables veces corrupto, fracasado, frágil, a veces lo hemos pintado inerme frente a sus adversarios políticos, para decirlo pronto, el PRI en Colima es ya un muerto insepulto.

No me cabe la menor duda que Cerdo-ta-do rogelio rueda y su cómplice Lizet Rodríguez, son profetas de la desgracia de ese partido político, para los observadores del devenir político no es más que el declive total de una franquicia política que hoy apesta.

La cara de congoja de los detestables políticos priistas de Colima frente al cadáver de su partido y, de quienes lo van abandonando, no conmueven, mucho menos, alivia la tragedia tricolor.

La desgracia priista es la suma y la combinación de viejos y nuevos problemas, malas decisiones internas, la postulación de candidatos ligados al crimen organizado, políticas equivocadas, liderazgos sin presencia política, militantes corruptos y un presidente estatal con acendrado alcoholismo, una secretaria general locuaz, soberbia y prepotente, todo esto, refleja lo que le ha ocurrido al PRI de Colima.

Lo sabían y callaron, no entendieron que la frustración se alimenta de estos excesos y fracasos.

La crisis del PRI-Colima es una crisis de identidad y, de liderazgo. No es una crisis de sobrevivencia, como tratan de pregonar los tricolores, confundiendo el velorio con la derrota que está por venir en las próximas elecciones del 2018.

El peligro es cruzar el desierto cargando el ataúd priista sumidos en la irrelevancia ya que su electorado ya no lo quiere, lo aborrece y no volverá a votar por él, ya que el PRI va brincando de un escándalo a otro; alimentando cotidianamente la burla, el desprecio y los pleitos internos por el cascajo.

No hay nadie que salga bien librado de la crisis del PRI estatal, una crisis de duelo debido a la actual camarilla de descerebrados, quienes, sin fuerza ni talento perdieron, desde el primer día de su infausto arribo, el control de la estructura y, dígame si no, muy pronto se conocerán las renuncias de tres dirigente municipales de varios municipios, amén de una decena de militantes que van a emigrar a otros partidos. Al tiempo.

Pero más allá de la catástrofe política el partido que ha ofendido a los colimenses (PRI) enfrentará desafíos serios, tan serios que los votantes ya no le darán su voto por que ha dejado de ser un referente ético y no ha logrado cultivar liderazgos nuevos, frescos, honorables que se vuelvan referencia estatal.

Los escándalos de corrupción, de raterías y sinvergüenzadas pintan de cuerpo entero a éste partido político, lo dañan particularmente por que han destrozado, brutalmente la confianza de los colimenses.

Hoy, los priistas han llegado a extremos absurdos, sin capacidad para elegir a sus próximos abanderados de cara al 2018, mismos, que transitan en una concurrencia desordenada, de tendencias perversas, corrientes mafiosas, tribus y mafiosos políticos, así, seguirán, cargando el ataúd tricolor.

Sin duda, el Partido Revolucionario Institucional de Colima murió intestado. No sabe cuál será su herencia política ni quiénes serán los beneficiarios. Hoy, es un muerto insepulto, un zombi que truena y que cruje.

Ahí se ven.

ENLACITOS

CHANCHULA CON CHANCHULA: El PRD de Colima se ha metido un balazo en su propio pie al llevarse a su establo al lidercillo de pacotilla Carlos Arellano Contreras y, de paso, reclutaron a la desprestigiada política porteña Rosario (chayo) Yeme. No aprenden, reclutan lo peorcito de la política.

DE LUTO EL GREMIO: Las balas asesinas del odio y el rencor acabaron con la vida de un comunicador de deportes de una estación de radio del municipio de Tecomán.

Me sumo al rechazo de la violencia imparable en nuestro estado que ha alcanzado a un periodista. ¡Hasta cuándo va a parar la masacre!

Me puedes leer en: www.colimaxxi.com  =   noticiastecoman.com   =   www.lineasdelgadas.com   =  ipuntocom.mx   =   noticiasmv.org   =   portalzlo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.