El ex gobernador priista Mario Anguiano Moreno se colgó docenas de medallas, diplomas y trofeos, por los primeros lugares nacionales en todo lo habido y por haber, que su incompetente y corrupta admiración les compró a los mercaderes especializados en explotar la necesidad de reconocimiento que experimentan los políticos chafas como él. A diferencia de la vergüenza de Tinajas, el responsable de la seguridad de los colimenses, José Ignacio Peralta logró en el mes de febrero anterior su primerísimo primer lugar nacional no en mejora regulatoria ni gobierno eficiente, mucho menos en crecimiento económico o mejoramiento de la salud pública, sino en el rubro de homicidios dolosos cometidos en la entidad donde su equipo de Seguridad Pública liderado a cargo del Almirante Eduardo Villa Valenzuela no han podido contener la violencia imperante en la geografía estatal.

Y es que con una tasa de 5.8 homicidios dolosos cometidos durante el pasado mes del amor y la amistad por cada cien mil habitantes, la entidad donde manda José Ignacio desde el 01/11/2015 se colocó por primera vez en las últimas década en el primer lugar nacional en este tipo de delitos, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), mandando al segundo al estado de Guerrero con una tasa mensual de 4.5, ambas muy alejadas del promedio nacional que fue de 1.2 asesinatos por cada cien mil habitantes. Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, la suma de las cifras de los caídos en la guerra entre los cárteles de la droga que se disputan palmo a palmo la plaza del estado, sumados los meses de enero y febrero, le dan a Colima el primer lugar nacional con una tasa de 10, seguida de Guerrero con 9.2, Sinaloa con 6.6, Baja California con 4.6 y Morelos con 4.3.

Para el SNSP, a partir del último tercio del año, “en coincidencia con el relevo de los poderes Legislativo y Ejecutivo”, periodo en el que el Almirante Villa Valenzuela no ha dado pie con bola, empezaron a agudizarse los niveles de violencia. Ante la más que acreditada incompetencia del marinero, no les queda a los colimenses más que esperar que el nuevo Procurador General de Justicia que conoce a fondo el tema de la delincuencia organizada, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, de verdad contribuya desde su cargo a recuperar la calma y el sosiego, la paz y la tranquilidad perdidas, en la que fuera la entidad más segura para vivir.

“En materia de seguridad y de procuración de justicia, no se puede trabajar si no hay estrategia de por medio, por ello ya se tienen algunas definidas y se trabajará sobre las mismas para que los resultados se reflejen de manera pronta para seguridad de todos los colimenses”, declaró Muñoz Vázquez, quien se ha comprometido a cumplir con el tema específico de procuración de justicia, “y haremos nuestro mejor esfuerzo por devolverle la tranquilidad al estado. Será un trabajo coordinado e interinstitucional con los tres niveles de gobierno”. Sin embargo, más que un problema de procuración de justicia, lo que enfrenta la administración pública peraltista es otro muy distinto como lo son la inseguridad pública y la violencia criminal desatada por la incontenible guerra entre, según afirman los que saben, los cárteles del Pacífico y Jalisco Nueva Generación. Un nuevo arreglo de la autoridad con sus líderes puede bajar drásticamente la altísima tasas de homicidios dolosos en Colima. No hay de Otra. Al tiempo.

EL ACABO

• Tarde pero sin sueño. Después de conocerse la noticia del primer lugar nacional en homicidios dolosos, se llevó a cabo la reunión de seguridad convocada por el Secretario General del Gobierno del Estado, Arnoldo Ochoa González. Gracias a que la administración peraltista se ha interesado en el tema, los colimenses pueden estar tranquilos y felices porque se reforzarán los operativos, “de manera especial en los municipios en donde se registran mayores tasas de incidencia delictiva, lo anterior luego de los hechos delictivos registrados en los últimos días”. También, estrecharán los lazos de coordinación entre los 3 órdenes de gobierno y le darán seguimiento a los compromisos de cada una de las instituciones que coadyuvan a reforzar la seguridad pública. Es decir, nada nuevo, lo mismo de siempre.

• Después de haberle quemado tanto incienso al graduado del Itam y Essex University que se comunica en inglés, columnistasnachoperalta@gmail.com empezaron ya a surtirle duro y a la cabeza. ¡Ya se ahogaban!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.