José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA

En virtud de que la Comisión Jurisdiccional del Comité Ejecutivo Nacional  del Partido Acción Nacional  calificó de infundados los agravios presentados por la diputada local plurinominal con licencia Julia Jiménez Angulo sobre las elecciones para renovar la dirigencia del Comité Directivo Estatal –Colima, la victoria que Enrique Michel Ruiz logró el domingo 18 de diciembre de 2016 es legalmente válida, por lo que aplicado está ya en la conformación del equipo que lo acompañará en los próximos tres años de su gestión como líder formal de los panistas colimenses  y en la programación de los relevos  directivos de los comités municipales. Ambas tareas determinantes en la prueba de fuego que para él serán las elecciones constitucionales de 2018. La calidad de la estructura funcional del CDE como de la territorial de los comités directivos municipales serán determinantes en la competitividad del PAN en las próximas contiendas electorales.

Si bien los diez comités municipales son importantes, los de Colima, Manzanillo, Tecomán y Villa de Álvarez, por tener unas tres cuartas partes de los electores del estado, y Coquimatlán por ser bastión histórico del panismo colimense y por el papel determinante que en la vitoria de Enrique Michel Ruiz tuvo el alcalde Orlando Lino Castellanos, merecen una atención especial de la nueva dirigencia michelista. Por la contribución de Lino Castellanos al salvamento de su partido de la intentona golpista orquestada desde el gobierno nacho-peraltista, se ha ganado a pulso un lugar en la fórmula de candidatos del PAN a senadores de la República 2018-2024. Él y no el “líder invicto en contiendas electorales plurinominales”, Fernando “El moches” Antero Valle, deberá aparecer en las boletas respectivas a cruzar por los ciudadanos el primer domingo de junio de 2018, claro, si hay memoria y justicia en el partido blanquiazul.

Porque el tiempo apremia y se va volando, el PAN-Colima liderado por Michel Ruiz deberá aprovecharlo al máximo. Sólo tiene unos cuantos meses para ponerse a punto si quiere salir bien librado de la próxima contienda electoral que se pronostica complicada. Propiciar que lleguen los mejores cuadros azules tanto al Comité Directivo Estatal como a los comités directivos municipales, es responsabilidad de la nuevo dirigente estatal; también, el poner a su partido al servicio de la ciudadanía y no al revés volteado como hasta ahora lo han hecho los dueños de la franquicia. Poner orden y concierto en el grupo Montessori de diputados locales y en los alcaldes panistas que quieren más en el 2018, también es reto a lograr por el nuevo dirigente panista viejo que deberá obrar milagros para que la carreta azul llegue a las elecciones del 2018 en buena forma.

Michel Ruiz y el comité directivo estatal que encabeza no deben distraerse con el pataleo de los peraltistas que  desde  el inicio de la contienda interna amenazaron con impugnar ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el resultado si éste les fuera adverso como sucedió. Están en su papel, su misión es la de causarle el mayor daño posible a la imagen del partido que les ha dado para comer con manteca sin reparar en que se están haciendo harakiri, pues por su empecinamiento al final del proceso electivo interno se quedarán como el perro de las dos tortas: En el devastado PRI no serán acogidos y cuando vuelvan a pedir PAN, como los maderos de San Juan, comprobarán que no les dan.

La perdedora Julia Licet Jiménez Anguiano todavía está a tiempo se salvar su puño de años si de una buena vez y para siempre se libera de la perniciosa tutela de Pedro “El más priista de los expanistas” Peralta Rivas, personaje de la picaresca política local a quien ya ni sus 60 compañeros del ‘wasap’ le contestan sus saludos de amor y amistad. La diputada local plurinominal todavía está en edad de merecer otra oportunidad de vivir más que holgadamente del presupuesto, siempre y cuando se libere ya de su manipulador jefe político. De lo contrario, se quedará sin miel y sin jícara.

EL ACABO

  • El ex diputado local, ex dirigente estatal del PAN, ex diputado federal y ex senador de la República, Víctor Torres Herrera, acompaña a Enrique Michel Ruiz como Secretario General. Su experiencia partidista y oficio político deberán aportarle a una exitosa conducción de su partido.
  • El incompetente Director de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Fernando Cruz García, por darle al violín le pegó al violón. Visceral, les ordenó a sus gatilleros porteños emprenderla en contra del acérrimo crítico de su patrón, Javier Montes Camarena, pero con tan mala puntería que se metieron con la familia de éste y se llevaron entre las patas al diputado federal plurinominal Virgilio Mendoza Amezcua, gran aliado de José Ignacio Peralta.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.