“Aprender a vivir con la inseguridad es la única seguridad”

John Allen Paulos.

Javier Montes Camarena   *   Locutor y Periodista

Déjenme decirles que ya tiene rato sonando la alerta roja como chicharra de reformatorio cuando se produce una fuga. De entrada, es menester notar que lo que ha propiciado la situación de emergencia en el Estado es resultado de tres tipos de violencia: la que ejercen los delincuentes, la que se propina en las familias y la que solapa en Colima el “asquitos” Nacho Peralta.

A veces, las apariencias son tan importantes como los hechos. Esto es algo que el actual gobierno estatal que asumió el poder el 1 de noviembre 2015 no entiende. Por ello, no ha entendido que en vez de sumarse al coro de voces que claman por la urgente necesidad de resolver la crisis de inseguridad, el nuevo gobierno decidió reducir la visibilidad del problema en medios acudiendo a sus columnistasnachoperalta@gmail.com a fin de aminorar la alarma.

El tema del crimen organizado y la violencia en las calles es minimizado con la industria de la declaración: < Combatiremos la delincuencia > “Ya llego el fiscal de hierro”, < Sacaremos a Colima adelante > “Regresaremos la tranquilidad al estado”, < Estrategia de seguridad da resultados >. La declaracionitis no ha sido bálsamo que calme los ánimos de los colimenses.

Los muertos ya no se pueden esconder, como tampoco echarle la culpa a cada rato a la rata que se fue a Rusia a disfrutar de lo robado. Hoy en Colima se ejecuta a una mujer o a un hombre cada 11 horas lo que demuestra por qué ocupamos el nada honroso primer lugar en el semáforo delictivo.

El horror de la violencia de esto últimos once años en Colima debemos agregar el horror de su ignorancia. No sé quién haya incurrido en los peores errores, si el corrupto y mafioso exgobernador Elías Zamora Verduzco quien le dio entrada al narco o los exgobernadores Silverio Cavazos y Mario Anguiano Moreno quien al igual que el actual José Ignacio Peralta Sánchez se han dejado ver con varones de la mafia.

Puede parecer injusto recargar sólo en el “asquitos” la responsabilidad de informar sobre cuanto acontece con el crimen organizado. Y es que su tía la Gobernadora madre controla la información de su maltrecho gobierno. Qué no hay funcionario a quien se pueda pedir esa rendición de cuentas, desafortunadamente el “ascos”   sólo picha, lanza, batea y “corre pa´ tercera” (términos beisboleros yo no ando de llevado)

El mandatario colimense trae un problema de comunicación, pero aun reconocido ese hecho nada se hace al respecto, las declaraciones del secretario General de Gobierno Arnoldo Ochoa González confunden más de lo que aclaran debido al alcoholismo del “Chupitos”  quien anda más entretenido acomodando a su suegra en una chamba de 50 mil pesos mensuales.

El Procurador de Justicia, ese que se quiere ir en seis meses, es un monumento a la represión y a la desorientación, el Almirante Villa Valenzuela hace rato que es figura decorativa y las conferencias en Casa de Gobierno son la reseña de una victoria imperceptible y, para acabarla, el Ejército mexicano y la Marina – Armada de México no acaban de entender qué es eso de informar, lo de ellos es la tortura y la represión.

El gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” no puede rectificar su estrategia porque no hay estrategia, pero es menester que lo diga y no vaya tan sólo a llorar y a informarle a su tía la Gobernadora madre en un discurso que nada tiene que ver con el pasquín donde lo pronuncia. Eso, es vituperio.

Un militar de alto rango ya retirado me decía hace algunos días: “Se pueden cometer errores, pero lo que no se puede hacer es sumarle tonterías a los errores”. Desde luego, lo decía con un lenguaje más florido. Sin embargo, en todos los casos ya conocidos sobre el error se ha montado una historia de mentiras.

Se viven tiempos extraordinarios (entiéndase por extraordinarios, calamitosos), tiempos en los que, por su desgaste, las instituciones ya no hacen a los hombres, pero los hombres si pueden deshacer lo que resta de ellas y, en esas anda el “ascos” Nacho Peralta.

Lo dicho: “Querer no es poder”.

Ahí se ven.

ENLACITOS

LA SUEGRA FELIZ: Y sigue el nepotismo y el valemadrismo en el gobierno del Estado, ahora toca el turno a Doña Elizabeth Reyes Treviño aparecer en la nómina estatal con un sueldo de 50 mil pesos mensuales como directora del Museo de Arte Contemporáneo, la chambita se la consiguió su amantísimo y juvenil yerno el “Chupitos” Arnoldo Ochoa González,  quien trabaja de secretario General de Gobierno. Bien dice el refranero: < Crea fama y échate a tomar…O cómo iba la cosa” >

CUANDO LA PERRA ES…: Ya enseño la guadaña el “fiscal de hierro” Felipe de Jesús y le tiró tremenda tarascada a uno de los muchachitos de la Gobernadora madre. Como que don Jelipe de Jesús anda calando al “poder tras el trono” ¿Irá el Procurador de rodillas a pedirle perdón a la Gobernadora madre?

SÍ, SÍ HAY CORRUPCIÓN: La corrupción y la impunidad permean ya en la administración municipal de Gabriela Benavides Cobos, INMUDE, Desarrollo Urbano, Tránsito y Vialidad, Seguridad Pública, Compras y Permisos y licencias son tan sólo algunas dependencias que llevan mano en la corrupción al grito de… “Con dinero baila el…”

LOCUAZ: Vaya espectáculo montó el director del Hospital Civil de Manzanillo doctor Gustavo Meillón Moreno en la visita del secretario de Salud estatal a la alcaldesa porteña al presentarse vestido con bata blanca y estetoscopio al cuello, vaya pavoneada del galeno galán al que le gustan los reflectores ¿Será acaso el estilo personal del “asquitos” Nacho Peralta para hacer el ridículo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.