TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

Duro y tupido se pegaron entre sí los “diputables” morenos, petistas y pesistas, el jueves anterior en la rebatiña por el reparto de las comisiones en el Poder Legislativo Local. “Se los (lo) dije hace uno tiempo, si hay un diputado del PRI y ve la debilidad se va a querer meter, pero conmigo, Rogelio, no tienes cabida, conmigo no la tienes”, lanzó el coordinador de los morenos Miguel Ángel Sánchez Verduzco porque supuestamente petistas y emesistas confabularon con Rogelio Humberto Rueda Sánchez.

“Desde nuestra fracción no estamos de acuerdo en los acuerdos entre el coordinador de Morena y Acción Nacional porque van en contra de los principios de la coalición. Lo que está provocando es romper la coalición sin la más misma justificación”, disparó con puntería apache la diputada del Partido Encuentro Social+,  Ana María Sánchez Landa, mientras que para el diputado del PT, Carlos César Farías Ramos, “alguien pretendió engañar al pleno al dar lectura a un acta que no fue la que se aprobó en la Comisión de Gobierno Interno, es una intentona ingenua de engañar, pedimos respeto en nombre de todos los que votaron de nosotros, y exigimos saber quién es el presidente, no es posible que le cambien un acta y venga y nos diga que es un error”.

Los diputados de Partido del Trabajo, Partido Encuentro Social+ y el Partido Revolucionario Institucional denunciaron que Miguel Ángel Sánchez Verduzco llegó a acuerdos políticos con el PAN  al que se sometió al otorgarle la comisión de Hacienda, “una de las más importantes en el Poder Legislativo”, airadas recriminaciones que carecen de sustento porque Francisco Rodríguez García tiene de panista lo que Enrique Michel Ruiz de priista. El peso político de Paquito no se lo da su pertenencia coyuntural a la fracción panista, sino el respaldo hasta la ignominia que le brindan René “El Señor de la Ligas” Bejarano Martínez y Dolores “La Tierna” Padierna Luna.

Y es que en los últimos años el ahora azulado Francisco Rodríguez García ha sido el hombre en Colima del Coordinador y Fundador de la Corriente Izquierda Democrática del Partido de la Revolución Democrática, René Bejarano Martínez, flamante jefe de los programas sociales del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Hay que recordar el arreglo financiero millonario que a cambio de respaldar la candidatura de éste,  meses antes de la elección del domingo 01/07/2018, hizo Don René con los entonces alcaldes panistas de Cuauhtémoc, Rafael Mendosa Godínez; Coquimatlán, Orlando Lino Castellanos; y Tecomán, José Guadalupe Rodríguez Negrete, pastoreados los tres por Francisco Rodríguez García.

Aunque por ahora vestido de azul y blanco, igual que ayer anduvo hilvanado a las enaguas tricolores de Jesús Orozco Alfaro y Armando González Manzo para luego trucarlas por las negras y amarillas llegando a fungir como presidente estatal del PRD gracias a Reneé Díaz Mendosa a quien luego, fiel a su costumbre, traicionó, la realidad es que Francisco Rodríguez García es de “los mesmos”,  incluso más amloista que sus compañeros diputados que se rasgan sus enaguas color rojo marrón, y rojo, negro y amarillo, porque les hizo voló carrito con la muy codiciada Comisión de Hacienda. Así es que nada que ver el PAN en sus enjuagues.

Lleno de santa indignación, el coordinador de la fracción del PT, Carlos César Farías Ramos, se le fue directo a la cabeza del  Coordinador del Congreso, Miguel Ángel Sánchez Verduzco, a  quien llamó traidor y responsable de la fractura expuesta que provocó al interior  de  la coalición Juntos Haremos Historia. “Me parece reprobable que el presidente de gobierno interno menosprecie al partido del trabajo, nos diga que mostramos debilidad, es reprobable esa conducta; yo quiero decirle que el PT acompañó a AMLO, tenga respeto. No merece estar al frente, usted corrompe, no unifica a la coalición, está en contra. No debió haber atacado al Partido del Trabajo, nos atropella con su conducta indebida, su forma irrespetuosa”, sacó de su indignado pecho el petista Farías Ramos.

Como palabras sacan palabras, y cuando los aliados se pelean salen a relucir supuestos arreglos en lo obscurito, su aludido Miguel Ángel Sánchez Verduzco acusó a Carlos César Farías Ramos de haberle ofrecido dinero para bajarse de la candidatura durante la campaña en un restaurante: “El primero de octubre estaban recolectando firmas para adherir personas  a su partido, y su dirigente estaba vendiendo todas las direcciones, e incluso, el periodista Max Cortés ya tenía la dirección de Comunicación Social (…) tengo la grabación de 42 minutos”. Ya pasaron más de tres días y el boquiflojo hijo de Sánchez no ha presentado pruebas de sus dichos.

Por su parte, Carlos César Farías Ramos conminó a Miguel Ángel Sánchez Verduzco a sacar públicamente la grabación donde le ofrece dinero: “lo conmino que muestre la grabación, que lo haga, yo voy a dejar este tema aquí, para que el presidente de gobierno interno quede obligado a demostrar su falsedad. Si eso fuera cierto, yo ocupo que lo demuestre, te voy a dejar la tarea que lo demuestres”. Ya pasaron más de tres días y el boquiflojo hijo de Sánchez no ha presentado pruebas de sus dichos.

Errados están quienes ubican políticamente a Francisco Rodríguez García ayuntado a la facción del PAN que lidera su aliado de ocasión Fernando Antero Valle, cuando es furibundo amlover. A Carlos César Farías Ramos (PT) y Miguel Ángel Sánchez Verduzco (MORENA) que se han roto las peinetas, arañado sus cachetes y dicho hasta de lo que van a morir, hay que gritarles: ¡no se peleen, que Locho les dé piedras pa’ que se den bien¡ Para poner, una vez más, orden al interior de las mostrencas ovejas amloístas en el Congreso del Estado, pronto vendrá, si no es que ya lo hizo, el apacentar oficial Mario Delgado Carrillo.

EL ACABO

  • Los colimenses no merecen la LIX Legislatura Local que tienen, tampoco tres que cuatro alcaldes y dos que tres representantes en el Congreso de la Unión. ¿O sí?

 

  • Las desgracias nunca llegan solas. Al senador de la República dueño de la franquicia del Partido del Trabajo en el estado, Joel Padilla Peña, le aplicaron el clásico uno dos. Sus morenos aliados primero le bajaron al 40% de su bancada en el Congreso Local; luego, sus CENDIS que a partir del 01/12/2018 pasaran a la Secretaría de Educación. ¿Qué sigue?

 

  • Cierto es que el protagónico alcalde de Colima, Leoncio Morán Sánchez, encontró la ciudad en condiciones de descuido, pero también que él mismo tiró las piedras en un tramo de las calles Genoveva Sánchez y avenida de La Paz, para luego lucirse recogiéndolas. Sus montajes son muy burdos, mejor que se vuelva a encuerar.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.