TAREA POLÍTICA

Bien hizo José Ignacio Peralta en desmarcarse de la campaña orquestada por su gerente del CDE del PRI en el estado, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, en contra del titular del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental del Estado (Osafig), Armando Zamora González, otorgándole a este funcionario su voto de confianza: “Creo que debe haber claridad en cuanto a las diferencias que son de fondo y no de forma (…) Hago votos por que siempre se preserve la integridad del Osafig, que sea(n) la transparencia y la rendición de cuentas los conceptos que todos podamos defender, hay una exigencia por parte de la población de que se esclarezcan algunos temas y no haya impunidad”.

Mejor todavía, el Coordinador  del  Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso Local, Federico Rangel Lozano, al reconocer “la diferencia en el procedimiento y la seriedad con la que, ahora sí, el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) presentó el Informe de Resultados de la Revisión Excepcional a los años 2013, 2014 y hasta el 31 de agosto de 2015 del Poder Ejecutivo”. Muy positiva para la transparencia, la rendición de cuentas y el castigo a los corruptos, es la aclaración de paradas que hace el profesor Federico en el sentido de no  participar en el  cruce de acusaciones ni poner en duda la honorabilidad del titular del Osafig (como lo hizo hasta el cansancio Rogelio Humberto Rueda Sánchez) y asegurar que ya hay suficientes elementos para procesar a funcionarios de la administración estatal anterior (entre ellos al ex Secretario General de Gobierno Rogelio Humberto Rueda Sánchez)  y que la evaluación que se haga del trabajo del Osafig y sobre su titular no resta posibilidades de castigar las corruptelas de Mario Anguiano Moreno y sus cuarenta ladrones.

Hay que recordar que el ahora implicado en las raterías anguianistas  le atizó duro y tupido a Zamora González para dañar su imagen pública, presionarlo y obligarlo a renunciar. La sistemática desacreditación  del titular del OSAFIG por parte del priista obedeció al interés de éste de ponerse a salvo de la quema que sabía se le venía encima. Tan sucia jugada no le funcionó porque Armando aguantó a pie firme todas las andanadas que le dirigió para descalificarlo. El tiempo, como suele suceder, ha puesto a cada quien en su lugar: El titular del OSAFIG está más firme que nunca en su cargo y Rogelio Humberto Rueda Sánchez enlistado se encuentra  ya entre  los presuntos ladrones del anguianato

En los tres años que metido estuvo en el pantano de la corrupción anguianista como Secretario General de Gobierno, Rogelio Humberto Rueda Sánchez  se manchó su albo plumaje contagiándose de las malas mañas de sus compañeros de gabinete a tal punto que también a él lo señala el OSAFIG como responsable del multimillonario quebranto financiero cometido por Mario y su gavilla en perjuicio del noble y aguantador pueblo de Colima, por comisión como por omisión o por mero firmón. Para que responda como hombrecito del desvío hecho por su pandilla de  mil 867 millones de pesos en “pago de nómina no presupuestada, infraestructura y obra pública no real ni ejecutada, registros contables falsos, gastos injustificados y desaparición de combustibles donados por Pemex al gobierno estatal”, entre otros rubros, detectado por el OSAFIG, Rogelio Humberto Rueda Sánchez deber ser retirado del cargo de presidente del CDE del PRI más rápido que ipso facto.

A Rogelio Humberto Rueda Sánchez, inexplicablemente todavía dirigente estatal del PRI, se le terminó ya el tiempo y la oportunidad de lanzar cohetes. Ahora le han llegado los amargos días de recoger varas. Y es que, al igual que sus cómplices anguianistas,  será castigado con sanciones que van desde “amonestaciones públicas hasta la inhabilitación para ocupar puestos públicos, además de resarcir recursos económicos por daños causados al erario”.

EL ACABO

  • También el ex aliado político de Rogelio Humberto Rueda Sánchez, el exsecretario de Finanzas y Administración Jesús Orozco Alfaro, es señalado en la auditoría del OSAFIG por “la omisión de sus facultades de vigilancia y control de actividades de sus atribuciones correspondientes a su cargo, además de no autorizar las modificaciones presupuestales que requieran las dependencias y entidades de la administración pública”.
  • Meten a sus familias al baile de la corrupción y luego chillan porque se las pisan.
  • Además de los 130 mil 200 litros de gasolina magna y 118 mil litros de diésel donados por Pemex que fueron suministrados a la Estación de Servicios Pereyra S.A. de C.V. y Servicio Comercial del Centro S.A. de C.V., fueron miles de toneladas de chapopote las que los amigos constructores  de Mario se chingaron.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.