TAREA POLÍTICA

Lo que tuvieron que dar los diputados integrantes de la LVIII Legislatura Estatal ante el encabronamiento ciudadano que provocaron al incrementarse en 68 mil pesos sus ya de por sí muy elevadas percepciones mensuales so pretexto dizque de “dar respuesta a las diversas solicitudes de gestoría como complemento de apoyos gubernamentales y apoyo social de ciudadanos, instituciones y agrupaciones de la sociedad civil”, cuando la realidad es que, primero, esa no es una de sus funciones, como a toro pasado reconoció el diputado Contreras al afirmar que “no existe fundamento ni en la Constitución Federal, la Local o en la Ley Orgánica del Poder Legislativo que establezca como parte de las funciones de los diputados el manejo de recursos destinados a la previsión o desarrollo social de los colimenses, ya que dicha labor corresponde a otras instancias gubernamentales” ; segundo, la mayoría de ellos se embolsa hasta el último centavo de lo que reciben por tal concepto. Diputados hay y ha habido, de todos colores y siglas partidistas, famosos por no disparar ni defensa propia, por no darle agua ni al gallo de la pasión, por chingar hasta el último centavo bajo la divisa de que lo “caído, caído”.

Previsión Social Múltiple le llaman los diputados a la partida que les permite embolsarse  68 mil pesos mensuales para hacer caridad pública a discreción con dinero del pueblo:“Cada uno de nosotros los diputados representamos a miles de colimenses y somos ante quienes primero recurre la gente, cuando surge alguna problemática. Aunque no es nuestra tarea primordial, al dar respuesta a la población estamos siendo coadyuvantes con las tareas que en esencia son del Poder Ejecutivo”, alegan los priistas en vano intento de justificar lo injustificable. Aquí no se trata de, como estos proponen,  “implementar un mecanismo para transparentar ante la ciudadanía el destino que se les da a estos. Estamos seguros de que cuando se informe y se transparente este recurso y que la gente tenga conocimiento de las acciones que se respaldan con el concepto de Previsión Social Múltiple la percepción de la ciudadanía será otra”; tampoco, de que sea el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) “quien se encargue de auditar el manejo y el destino de los recursos de la partida de Previsión Social Múltiple con los criterios, procedimientos y metodologías que se determinen y se consideren más adecuados”, sino de poner fin a tan manipuladora práctica de la necesidad ajena.

Los privilegiados legisladores locales deben entender y aceptar que su responsabilidad sustantiva es garantizarle a la entidad un marco normativo que promueva el desarrollo sustentable a través de la simplificación de trámites, la inversión productiva, la creación de empleos de calidad, el cuidado del medio ambiente y la distribución equitativa de la riqueza generada, no hacerla de damas de la caridad ni usurpar funciones que les corresponden al Sistema Integral de la Familia, a las instituciones de salud, de desarrollo social, asistencia pública, etc., etc., y etc. Ellos deben derivar hacia estas y otras instancias las peticiones de ayuda que reciban. Si quieren resolverlas personalmente en persona que lo hagan con dinero de su propio bolsillo. Así de fácil. En la misma tesitura están los regidores de los diez cabildos del estado que, aprovechando el viaje, deben también dejar de percibir a la voz de ya la misma dichosa partida de Previsión Social Múltiple.

Si además de renunciar de manera definitiva a los multicitados 68 mil pesos mensuales, los 25 integrantes de la LVIII Legislatura Estatal hacen lo mismo con los 10 mil para gasolina, los 15 mil por presidir una comisión y 4 mil 500 para telefonía celular, le generarían a los colimenses un ahorro mensual de cerca de 2 millones y medio de pesos. Si el gasto corriente por diputado es de unos 150 mil pesos mensuales, se ahorrarían otros 900 mil pesos al mes reduciendo a 19 curules la membresía del Congreso del Estado. Sobre 40 millones de pesos andaría el ahorro total anual con la austeridad republicana y el adelgazamiento dietético de este poder al que el Ejecutivo le tiró la carnada, se la trago entera, y ahora no haya como librarse del anzuelo.

EL ACABO

  • Tarde pero sin sueño salieron a declarar los legisladores locales blanquiazules: “Conscientes de la inquietud social generada, los 10 diputados que conformarnos la bancada de Acción Nacional propondremos en esta semana iniciativas de modificación de la ley de administración pública, ley del municipio libre y la propia ley orgánica del Congreso del Estado, para prohibir expresamente que ejecutivo, munícipes y diputados ejerzan partidas especiales usadas de manera discrecional en apoyo a peticiones sociales que reciben, toda vez que la atención a grupos vulnerables y a la sociedad desprotegida debe de ser una de las principales prioridades de todo orden de gobierno pero esto se debe de atender con los programas para ello se implementen y por las instancias correspondientes que sean auditadas y transparenten la entrega de dichos recursos”.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.