TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El líder de la fracción del Partido del Trabajo en el Congreso del Estado, Carlos César Farías Ramos, ha recuperado las dos curules que había perdido con el golpe traidor que le propinó su ex camarada Guillermo Toscano Reyes, quien, ambicioso a más no poder, le dio al hacedor de su diputación, Joel Padilla Peña, una sopa de su propio chocolate. A pesar de que GTR le juraba amor eterno y lealtad hasta la ignominia a JPP, no tuvo empacho alguno en acomodársele al mejor postor poniendo en riesgo de desintegración la diputación de los trabajadores que no trabajan.

Hay que recordar que a Farías Ramos le falló su intentona de bajarle diputados a Morena para fortalecer su propio grupo del PT y hacerse así del control del poder en el Congreso del Estado. Al perder la arriesgada partida se quedó marginado de las decisiones pero no de la obligación de echarle porras al líder de la Cuarta Transformación. Ahora con la suma de los dos diputados “independientes” cuando a punto estaba de quedarse solo y su alma, pudiera agarrar su segundo aire y hacerse de algunas posiciones administrativas en la Coordinación del Congreso.

Los siete diputados locales originales de Morena fueron oportuna y contundentemente alineados por la izquierda por quienes tienen en sus manos las correas de mando. Les leyeron la cartilla y optaron por aclimatarse para no arriesgar beneficios económicos que nunca en su vida soñaron que iban a tener a su alcance. Tras este cerrón de filas se les agregaron dos petistas, dos ex emesistas y una ex panalista para ser ahora una bancada de doces apóstoles amloístas comprometidos a “no robar, no mentir, no traicionar”, y a cobrar salarios mínimos, todo lo cual hasta ahora han incumplido.

Al petista Carlos César Farías Ramos ni las gracias le dieron sus compañeros morenos por la ayuda que les brindó para bajar del caballo al comalteco, Miguel Ángel Sánchez, a quien en su oportunidad llamó traidor y responsable de la múltiple fractura expuesta que provocó al interior de la coalición Juntos Haremos Historia. Ahora sí que Farías Ramos no solamente peleó gratis con el villano preferido de todos, Sánchez Verduzco, sino que terminó perdiendo a dos de su fracción legislativa como pago a sus valiosos servicios prestados a la causa de la defenestración de éste, aunque se haya recuperado con la repesca de dos mochos ex emesistas.

“Convencidos de que la unión hace la fuerza , con el propósito de continuar impulsando la cuarta transformación del país, es por lo que hacemos del conocimiento público nuestra decisión de disolver al Grupo Parlamentario Independiente y patentizar nuestra adhesión al Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, convencidos de que el PT es la mejor opción para construir junto con los diputados de Morena este bloque ‘Juntos haremos Historia’, con el objeto de sacar adelante los temas de mayor relevancia para el pueblo de Colima”, cantó con música celestial para los castos oídos de Carlos César Farías Ramos la petista conversa Ana María Sánchez Landa del brazo Luis Fernando Escamilla Velasco.

Como siempre, salió el peine. Ya con la fuerza de ser líder de la quinteta petista, Carlos César Farías Ramos “espera que en breve se pueda generar una reestructuración de Comisiones Parlamentarias”, y promete que su PT “luchará por encabezar la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Fiscalización de los Recursos Públicos del Congreso del Estado, la cual en la actualidad es presidida por el diputado panista Francisco Rodríguez García”, quien empezó ya a escuchar pasos en la azotea. Está por verse si los hermanos morenos CCFM cumplen el antojo, pues también ellos quieren recuperar la comisión de la discordia para uno de los suyos.

EL ACABO

 Pésima imagen proyecta un robusto diputado local morenista converso, al andar pidiendo frías para el pago del enganche y las primeras mensualidades de su flamante vehículo japonés. El brinco de la bicicleta al automóvil debió haberlo dado por lo menos en seis meses más y no cuando todavía no cobraba su primera quincena.

 “Si no somos capaces de levantar la voz hoy, el riesgo de que las voces de las regiones, estados y municipios de este país sean borradas para siempre, es enorme”, lanzó hacia el mundo el pantalonudo gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, ante la amenaza centralista de AMLO con sus “súper delegados”.

 El senador amloísta, Félix “El toro sin cerca” Salgado Macedonio, amenaza con desaparecer poderes en los estados cuyos gobernadores de opongan a la santa voluntad de su Mesías.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.