Previo al inicio de la  discusión de la “Madre” de todas las reformas, la energética, el pasado miércoles por la madrugada la Cámara de Senadores  aprobó la reforma político-electoral. Reforma motivada por la oposición como moneda de cambio para entrarle a la discusión de la reforma energética, con la respectiva propuesta del Presidente Peña Nieto. A esta reforma todavía le falta pasar por la Cámara de Diputados, pero por el acuerdo cupular por el que se derivó esta reforma todo hace pensar que sin sobresalto alguno será aprobada en los términos que se envían en la minuta del Senado.

Con la reforma político electoral hay avances notables para nuestra incipiente democracia por la aprobación de las siguientes medidas:

Reelección de los legisladores federales; Las legislaturas de los estados de la República quedan obligados a establecer en su legislación la reelección para diputados locales y alcaldes; La PGR será sustituida por una Fiscalía General cuyo titular será nombrado por el Senado y removido por el Presidente; Se reemplaza al IFE por el Instituto Nacional Electoral (este tema todavía puede dar mucho de qué hablar); Los institutos electorales de las entidades federativas ceden el poder de designación de sus consejeros al nuevo Instituto Nacional Electoral en una medida ampliamente centralista; Causal de Nulidad de elecciones ante la hipótesis del rebase de gastos de campaña si se acredita que fue sistemático y es determinante en el resultado de la elección; Se incrementan de 2 a 3 el porcentaje de votos que un partido deberá obtener para que conservar su registro;   Reduce el tiempo entre la elección y la toma de protesta del Presidente de la República ; Paridad entre hombres y mujeres en el Congreso;  Gobiernos de coalición ;  Ratificación del gabinete (en caso de haber un gobierno de coalición) ; Ratificación del Senado de la estrategia nacional de seguridad de informe de resultados anual; Se regulan los gastos en publicidad oficial; Se le dota de autonomía al  Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) .

Lo bueno: Con esta reforma y con la realizada en el 2011, nuestra joven democracia se ve robustecida puesto que la ciudadanía tendrá todavía más elementos para velar por sus intereses y vigilar el correcto desempeño de nuestros representantes populares.

Lo malo: La mayoría de las reformas aquí enunciadas , en lo que corresponde al actuar, las atribuciones o desempeño de la administración pública federal entrarán en vigor hasta dentro de 5 años, es decir, no tocarán al gobierno federal actual.

Lo feo: Que para que todas estas nuevas figuras creadas , instituciones reformadas y nuevas disposiciones jurídicas aprobadas fueran sometidas a discusión, ha trascendido que se tuvo que pactar el que la reforma energética sea aprobada en los términos que la administración actual la ha planteado, empobreciendo así el debate parlamentario sobre la misma, puesto que se vislumbra que será aprobada en fasttrack antes de que concluya el año, ojala no sea así, e independientemente de los términos en los que sea aprobada la reforma energética sea producto de un amplio análisis y discusión de la misma, pero sobre todo que goce del respaldo popular.

De refilón.-¿Están enfermos? El ausentismo de AMLO, Cárdenas y Barbosa justo el día en que comience la reforma energética mueve a sospechas a algunos. Todos estarán ausentes por motivos de salud ampliamente conocidos, quien sospeche falsedad de la involuntariedad de sus ausencias sólo podría ser un firme convencido de que las mañas y formas de operar del político ficticio Frank Underwood, protagonista de la serie house of cards, han sido emuladas en la vida real de la política mexicana. En política todo puede suceder. Mientras tanto, los principales personajes de la izquierda que podrían hacer contrapeso a la propuesta de reforma energética de Peña Nieto,  el día que comience su discusión no estarán presentes, mucho menos activos.

Por Eric Ramírez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.