TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

La LIX Legislatura Local inició su periodo trianual con el diputado Miguel Ángel Sánchez Verduzco como presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, y Coordinador del Congreso, cargos en los que duró apenas unas cuantas semanas, pues en menos que canta un gallo sucumbió ante los embates del primoroso Vladimir Parra Barragán, el mismo que luego le aplicó la misma medicina a la sucesora de aquél, Jazmín García Ramírez, para hacerse del control del presupuesto y los puestos administrativos del Poder Legislativo Local.

Agraviados por el bullying a que fueron sometidos por sus propios compañeros de la Cuarta Transformación, Sánchez Verduzco emigró al Partido Verde Ecologista de México, y García Ramírez anduvo unos días de diputada como la zarzamora para después regresar al redil morenista como la fresca mañana.


En los ochos meses que lleva a la cabeza del Congreso del Estado, Vladimir Parra Barragán ha dejado mucho que desear, tanto para sus pares como para la clase política y la sociedad en su conjunto. La lista de sus desaguisados es tan larga como la cuaresma. El fracaso más reciente de su nada política operación fue el fallido proceso de elección del presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Estado de Colima (CDHEC).

Por empecinarse en tomarla por asalto y partidizarla con los colores y siglas de Morena, colocando como titular de la misma a la muy cuestionable y polémica Adriana Ruiz Visfocri, el monaguillo de Indira Vizcaíno Rodríguez provocó el firme rechazo de sus compañeros diputados que no le dieron los 17 votos que necesitaba para lograr mayoría calificada y salirse con la suya.

Tan desaseado proceder ha puesto en acción a varios de sus compañeros de partido y aliados del Partido del Trabajo; también, a integrantes de la oposición en la LIX Legislatura, todos decididos a relevarlo por alguien capaz de elevar la calidad del debate y del trabajo legislativo. Entre los promotores del relevo de Vladmir Parra Barragán sobresalen Carlos César Farías Ramos (PT), Julio Anguiano Urbina (MORENA) y Guillermo Toscano Reyes (MORENA). Éste inquieto porque aquel le tiene prometido dejarle los máximos cargos del Congreso del Estado el segundo año de gestión que ya inició.


Como atinadamente apunta el columnista Miguel Ángel Sánchez Romero, “la realidad es que la permanencia de Vladimir en la Comisión de Gobierno Interno está en juego, bastaría que todos los diputados a los que ha traicionado o agredido se pongan de acuerdo para destituirlo; las condiciones están dadas para su relevo, del que todos los grupos que ahora se encuentran marginados podrían salir favorecidos: el PAN podría recuperar la Comisión de Hacienda; el PVEM la Comisión de Anticorrupción, Claudia Aguirre, Jazmín García y Lizeth Anaya la Oficialía Mayor y alguna comisión de su preferencia; el PRI la Comisión de Fiscalización, pero además quedarían posiciones nada despreciables como la Dirección de Comunicación Social, la Dirección Administrativa, entre otras que se encuentran en poder de gente incondicional a Vladimir y que bien podrían ser parte de la negociación para destituirlo y dejarle la Comisión de Gobierno Interno al PT que también es parte de la 4T”.


Sánchez Romero remata a Parra Barragán al sentenciar que “lo cierto es que bastaría que los coordinadores de las bancadas del PT, PAN, PRI y PVEM se pusieran de acuerdo para destituir a Vladimir y reorganizar las comisiones y el todo el Congreso del Estado, lo que definitivamente es necesario ante la evidente inestabilidad política por la que atraviesa el poder legislativo al estar en manos de bla, bla, bla, Vladimir y sus ímpetus de adolescente”. El cliente frecuenta de los abogados del pueblo bueno y sabio, de sus voceros y luchadores sociales, correrá la misma suerte de Miguel Ángel Sánchez Verduzco y Jazmín García Ramírez, pues a quien ha matado a puñaladas políticas por la espalda le espera la misma suerte. Al tiempo.

EL ACABO


Antes de embarcarse en otros asuntos de su incumbencia, los diputados locales deben primero poner orden y concierto en la Casa del Pueblo quitándosela de sus manos al nada confiable Vladimir Parra Barragán. ¿O no?


Por su impacto positivo en la prestación de los servicios médicos a sus drechohabientes, digna de resaltar es la significativa mejora en el ejercicio del gasto presupuestal 2019 de la Delegación del IMSS Colima , que pasó del lugar número 35, último de la tabla nacional, registrado en 2018, a la posición 17 alcanzada por el equipo de trabajo que lidera su encargado Rafael Briceño Alcaraz.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.