José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA

Si José Ignacio Peralta  designó formalmente a Ignacio Federico Villaseñor Ruíz como Secretario de Salud y Bienestar Social (SSyBS) tras la renuncia del doctor Carlos Salazar Silva, “producto de la autoevaluación que realizó de su primer año de trabajo”, quiere decir que también él lo reprobó, no solamente quienes laboran en dicha Dependencia que hasta con mariachi celebraron el haberse librado de quien los trataba como a encasillados de las haciendas porfiristas. Muy burdo el “sana, sana, colita de rana” que el evaluador le hace a su reprobado ex: “ha sido un año de trabajo intenso, de avance importante en la Secretaría de Salud considerando el estado en el cual se encontraba la Secretaría exactamente hace un año, al inicio de la administración, gracias a los esfuerzos del doctor Salazar y de su equipo”. Si así fue, ¿por qué lo dejaste ir vereda tropical?

Salazar Silva jura y perjura que aventó el arpa porque “ no  puedo estar en un lugar donde encuentro contracorrientes, falta  de apoyo, problemas muy serios en el ámbito económico, un lastre de muchos años que debe resolverse, ausencia de  una cultura del trabajo y del esfuerzo, falta de medicamentos , médicos chateando, trabajadores  sentados sin hacer nada y la  farmacia cerrada”. La pura fiesta pues.  “Me autoevalúo y digo (me digo a mí mismo, mí mismo) : un día productivo mío lo he tenido que crecer de doce a dieciocho horas y no estoy produciendo lo que debía producir en ocho horas, menos en dieciséis, entonces no voy a seguir con esta dinámica a contracorriente”, remata para luego asegurar que “no hubo siquiera sombrerazos, diferencias ni frases altas en absoluto con el mandatario, ya que somos gente inteligente que podemos dialogar”. No pos’ sí, el problema es que nadie cree ese cuento.

El rollo que soltó Peralta en la presentación del nuevo titular de la SS y BS de que  “como a todos los secretarios del gabinete estatal, le estará exigiendo (a Villaseñor Ruiz)  cuentas y el cumplimiento de metas y objetivos, pero sobre todo una honestidad intachable, que es un reclamo no solamente mío, sino de toda la sociedad porque no aceptamos más irregularidades o actos de corrupción en el Gobierno del Estado( ¿acaso Carlos Salazar Silva cometió tales pecados o sólo declara al tanteo?) ”, cae por tierra con las primeras designaciones de colaboradores que el susodicho ha realizado, pues entre ellos hay reciclados de la negra gestión de Agustín Lara Esqueda. El nuevo Secretario enviado a Colima desde oficinas centrales podrá venir, como asegura su jefe nominal,  “con todo el ánimo, la fuerza y la actitud adecuadas para continuar el reto de sacar adelante a la Secretaría de Salud”, pero de entrada lo están copando con funcionarios nada recomendables. En su salud lo hallará.

“Haiga sido como haiga sido”, el relevo de Carlos Salazar Silva por Ignacio Federico Villaseñor Ruíz, designado éste directamente por el Secretario de Salud del Gobierno Federal, José Narro Robles, marca la recentralización de las decisiones del sector en el estado y la pérdida de facultades de José Ignacio que ya ni a sus propios secretarios puede nombrar, ‘cuantimenos’ colocar gente de su confianza en las delegaciones federales. La caída de tan prominente miembro de la parroquia del Trapiche le deberá ser compensada al señor cura con otra posición equivalente, la Secretaría de Educación Pública, posibilidad que trae muy nervioso a su todavía titular óscar Javier Hernández Rosas.

EL ACABO

  • El reciclamiento de varios laristas en el equipo del nuevo Secretario de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado es claro indicador de que el cambio de Carlos Salazar Silva por Ignacio Federico Villaseñor Ruíz se hizo para que todo siga igual.
  • El problema que tiene José Ignacio Peralta con su Coordinador de Comunicación Social, Fernando Cruz García, es que está muy “pollo” para librarla entre gallones que lo traen desplumado.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.