Javier Montes Camarena

“hay dos maneras seguras de llegar al desastre: una, pedir lo imposible, otra, retrasar lo inevitable”.

Francisco Cambó.

Déjenme decirles que: El advenimiento como Delegado Nacional del PVEM de ese gran político en que se ha convertido Virgilio Mendoza Amezcua es un cerillo en la oscuridad. Una caja personal de herramientas para darle viabilidad política al presente y el futuro. Instrucciones para los que quieran hacer política de la buena desde otra trinchera.

El reto de Mendoza Amezcua no es sencillo ya que tendrá que revertir las malas artes de un partido político que ha sido una tragedia política de corrupción y malos manejos en Colima, sin embargo, tendrá la oportunidad de convertirlo en un movimiento colectivo. Algo que comience a cambiar la forma en la que algunos lo rechazamos y nos rebelamos. Algo que algunos llaman imposible.

A Virgilio le toca ser ingeniero de la imaginación para crear contextos de exigencia. Para demandar la rendición de cuentas, para demandar que toda la información sea pública y confiable, para demandar un alto a la corrupción que vamos padeciendo en nuestro estado.

No será fácil, ya que el PVEM ha sido un partido “verde” con un largo historial negro en Colima, espacio a donde lo llevó el sinvergüenza y ladrón Marianello Trillo Quiroz.

Pero el arribo a un puesto político de dirigencia en el Partido Verde Ecologista de México le abre al diputado federal Mendoza Amezcua la oportunidad del espacio y el tiempo, situación que le va a permitir que lo inimaginable florezca.

La capacidad política está de su lado, ya lo demostró el pasado viernes 21 en un abarrotado escenario donde demostró de lo que está hecho: un verdadero político.

Sin duda el PVEM en Colima está de plácemes, alza los brazos, hace la “V” de la victoria, tiene un Delegado Nacional cercano a la gente, de palabra, que lo va a resucitar, lo va a  reinventar, y lo digo porque, ha quedado claro que el hombre fuerte en el municipio más grande del Estado y de los municipios de Armería y Minatitlán se llama Virgilio Mendoza Amezcua, un político conciliador, serio y respetable y eso, es bueno para la política de Colima.

Creo que son tiempos de limpieza, de desinfección, de una sana distancia con el PRI, aunque sean socios, debe haberla, hoy el dirigente estatal del PRI rogelio rueda sánchez  es señalado ya como ladrón, como vulgar ratero al igual que sus cómplices Mario Anguiano Moreno, Jesús Orozco Alfaro Y René González, con este raterillo, Virgilio debe pintar su raya. Virgilio Mendoza no debe emparentar políticamente con rogelio rueda sánchez. Con ladrones ni a misa dice Don Francisco Galindo Ochoa.

Me queda claro que en el evento celebrado en el casino de la feria de Manzanillo el pasado viernes 21 se expidió el acta de defunción del PRI del puerto y lo peor, el acta la firmó el primer priista del Estado. Descanse en paz.

En fin, Virgilio Mendoza Amezcua debe entender y quedarle muy claro que su nombramiento como Delegado Nacional del PVEM no trata sólo de cambiar de hombre, quedarle claro que no se trata nuevamente de pintar el letrero afuera de las oficinas del Verde Ecologista. Que no solo será modificar la papelería y el logotipo, no se tratará únicamente de retoques escenográficos, se trata de hacer trabajo político.

Virgilio Mendoza está frente a una coyuntura crucial de la política en Colima, ojalá y lo entienda y no se confunda con tantos “arrumacos” con el jefe del priismo estatal quien en un desbarre y falta de cortesía política lo llamó despectivamente: Luchador Social”. Bien decía Don Jesús Reyes Heroles: “En política mucha cercanía causa distancia”.

Por eso, lo que le toca al ameritense ahora no es obsesionarse con quién va en coalición; sino; cómo va a cambiar a un partido en descrédito que requiere mucho trabajo político.

Sin duda, soplan vientos de fronda. Al tiempo.

Ahí se ven.

ENLACITOS

Y LOS TRICOLORES SE VOLVIERON VERDES: En el magnífico acto político del Delegado Nacional del PVEM Virgilio Mendoza Amezcua los priistas de Colima cambiaron de camiseta, todos llevaban la “Verde”, Delegados federales, los secretarios del Gabinete de José Ignacio Peralta Sánchez, exgobernadores priistas, líderes obreros, la comunidad Gay, los tres diputados “vendidos” llamados “independientes” y la tropa de lo que queda de los seccionales del PRI. Murió el PRI en Manzanillo, eso, ni duda cabe.

LADRÓN: Lo ha dicho y señalado la OSAFIG (Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental) “Cerdo-ta-do” rogelio rueda sánchez  Líder del PRI estatal es cómplice del mayor quebranto en pagos de nómina donde se desviaron (en mi pueblo se llama robar) Mil, 867 millones de pesos.

Lo dicho, el PRI de Colima es el drenaje de la corrupción, Cerdo-ta-do, como parte del equipo de Nacho Peralta debe separase del cargo para encarar el grave señalamiento de corrupción y raterías donde está implicado. ¡Vaya Rata!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.