Los golpes bajos y altos, patadas voladoras y mutuos señalamientos y recriminaciones de deslealtades y traiciones a la causa peñista-fernandista-peraltista están a todo lo que da en esta etapa de reparto de cargos de primer nivel en la próxima administración estatal y en las delegaciones federales, para allanarse el camino hacia el poder y la gloria, a los privilegios y canonjías asociados a los cargos públicos. También está en todo su esplendor el cobro de facturas por supuestas o reales aportaciones en votos a la victoria electoral de José Ignacio Peralta del domingo 17/06/2016.

Listas en mano, líderes verde ecologistas, panalistas, petistas, otro panistas y hasta priistas, reclaman chambas, contratos de obra pública y de proveeduría, que les permitan vivir con holgura los próximos seis años que se pronostican económicamente muy difíciles. Otros, los más vivos, no piden que les den sino que los pongan donde haya modo de hacer negocios en grande como han sido las costumbres y los usos del patrimonialista Partido Revolucionario Institucional en sus casi 90 años que lleva expoliando al noble y aguantador pueblo de Colima.

Las baterías otro priistas están dirigidas a tronar al principal grupo de expertos en el manejo de información privilegiada y tráfico de influencia, que hablan hasta por sus codos de haberle aportado 45 mil quinientos votos con sus redes ciudadanas tipo Janitzio y 30 mil con sus redes sociales electrónicas. Un total de 75 mil quinientos votos a la victoria peraltista que calculan les dan para “copar el poder gubernamental para lucrar como lo hizo (su líder nato Pedro Peralta Rivas) durante el Silverito”. Y durante el anguianato, habría que agregar.

El más priista de los panistas, igual que todos los ultras peraltistas, está en todo su derecho de venderse caro, raro sería que se le pusiera en oferta a José Ignacio. También cierto es que el ex protegido de Jorge Luís Preciada Rodríguez no busca convertirse en gato de su primo segundo, pero sí colocar a sus incondicionales en puestos claves para desde ellos hacerse de mulas Pedro. Lo escrito: éste será el Rafael Gutiérrez Villalobos, el Jesús Orozco Alfaro o el Óscar Alejandro Contreras Torres, del sexenio peraltista, sin estar en la nómina como ellos estuvieron.

Peralta Rivas engatusó a su primo con el cuento chino de que se llevaría con él a cientos de militantes panistas, lo que nunca jamás sucedió. Por aquello de no entumecerse y por la incertidumbre de los resultados tanto de la elección ordinaria de gobernador del estado como de la extraordinaria, fiel a su naturaleza, nadó de muertito en dos aguas, las azules del PAN y las multicolores de la coalición PRI-PVEM-PANAL-PT. Para colmo, él y sus amigos Carlos Maldonado Villaverde y Eloy García Alcaraz se impregnaron del aroma de otra casa periodística provocando con su coqueteo la santa ira del tío de José Ignacio al declararle en exclusiva a la misma que sus redes ciudadanas fueron las que le dieron la victoria a Peralta Sánchez.

Para el editor del periódico de campaña de José Ignacio, al “voraz empresario de la política (Pedro Peralta Rivas) no le importan los colores ni la ideología de los partidos, sino colocar a la mayor cantidad de funcionarios para hacer negocios particulares, sobre todo en las áreas de construcción, como en la Secretaría de Desarrollo Urbano, para beneficiarse de contratos de obra pública, y en especial de vivienda, el giro de las empresas de Peralta Rivas. Intenta ahora repetir el esquema de negocios que tuvo durante el silveriato ( y el anguianato para que rime) , que se evidenciaron cuando la viuda del fallecido ex mandatario ventiló que la única ayuda económica que había recibido fue la del panista a punto de ser expulsado por traidor de su partido”. ¡Sopas Perico!
En los días que median para el arranque de la nueva administración se intensificará la revatinga entre todos quienes se sienten con suficientes méritos para ser, figurar y bonificarse de los cargos públicos. Por lo mucho que está en juego, los madrazos estarán a dólar el kilo.

EL ACABO

José Ignacio Peralta deberá encontrar la fórmula para cuantificar las aportaciones reales en votos contantes y sonantes que a su cosecha de votos obtenida el domingo 17/01/2016 hicieron el porteño Virgilio Mendoza Amezcua, los alcaldes verde ecologistas de Armería y Minatitlán, los ciudadanos Pedro Peralta Rivas y Carlos Maldonado Villa Verde, los dirigentes de los partidos Nueva Alianza y del Trabajo, los columnistasnachoperalta@gmail.com, líderes cristianos y de otras yerbas igualmente perniciosas, entre los principales. También cobrarán recompensas los porros priistas provenientes de otras entidades de la Republica que ahuyentaron de las urnas a miles de pacíficos ciudadanos para que no sufragaran a favor del panista Jorge Luís Preciado Rodríguez, pues el acarreo fue tan determinante en el resultado final como la intimidación. ¿O no?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.