Sergio Jiménez Bojado

HOMICIDIOS, homicidas y gobiernos omisos, igual a socialización de la barbarie. Cada asesinato, cada feminicidio, cada crimen de odio, cada ajuste de cuentas sin investigación ni castigo es equivalente a ignominia e impunidad, fenómeno que vulnera el derecho fundamental de la sociedad en su conjunto, de vivir en un estado libre de violencia.

Hoy en día, cada asesinato es sólo un número para la estadística, donde hoy nuestro otrora apacible Colima mantiene un deshonroso primer lugar nacional en homicidios culposos. La policía dice que fue un ajuste de cuentas entre narcos, o que no eran de aquí, y así, cada asesinato va formando una vía por la que transita la omisión de los aparatos de justicia, para investigar y castigar los crímenes, y la indiferencia ciudadana, para exigir al Estado la aplicación de medidas eficientes.

Finalmente, esto termina siendo un hecho, que en medio de omisiones e indiferencia, se vuelve normal, de sentido común, pues nadie sabe cómo frenarlo. La sociedad se acostumbra creándose un referente donde cabe todo. Crímenes de lesa humanidad, como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el caso de Nochixtlán, el de Tlatlaya, etcétera, pero no trasciende, pues son sólo números, y como no hay equipos especializados de investigación, y además hay mucha, pero mucha impunidad, será, como de costumbre para todos, asuntos que van a la Procuraduría, de ésta a los medios, y de ellos al comentario simple del ciudadano que toma distancia.

Este terrible flagelo se formó en nuestra historia reciente, y fue de inicio entre la complicidad de gobiernos y narco, de políticos y sobornos, de funcionarios y dinero fácil. La lista de gobernadores ladrones parece no tener fin, y eso sólo de los actuales, sin revisar a los que ya gobernaron. Los aparatos de justicia son también un reflejo de la política corrupta. Hoy en día, ya es una implacable avalancha que socialmente va arrasando con todo. Educación, cultura, civilidad y toda la vida económica de la sociedad. Y tan es una avalancha, que nadie quiere asumir la parte que le toca. Por ello, vivir entre crímenes se torna normal, como normal es que nunca haya culpables, que los principales no vayan a la cárcel, y que ex presidentes y ex gobernadores sigan cobrando sus enormes pensiones vitalicias, y sean de los hombres más ricos de la sociedad. En un riguroso juicio de la historia, son responsables quienes ha gobernado este país, y la sociedad debería empezar por acusarlos.

Necesitamos iniciar un proceso de reversión de esa cultura de la indolencia, como lo propone Morena; asumir que tenemos que cambiar esta sociedad y responsabilizar a los partidos que han gobernado y permitido esta vergonzosa realidad, donde se ha enseñoreado la violencia en medio de tanta omisión del Estado. Requerimos exigir que funcione la ley contra el crimen, que se formen cuerpos especiales de investigación, para que ningún crimen quede sin castigo. Pero no lo harán los partidos que han gobernado, porque éstos ya tuvieron su oportunidad y se corrompieron, y son los responsables de la situación actual.

Sacar la basura de los tribunales, llevar a la cárcel a los jueces corruptos y crear escuelas especializadas para la policía y observar con lupa los actos de los agentes del Ministerio Público, tendrán que ser medidas que habrá de asumir Morena. La sociedad en pleno necesita actuar, votar por buenos proyectos de gobierno, sacar la podredumbre de todas las burocracias, en una limpieza profunda de nuestra patria.

Todos sabemos lo que significa votar por un Proyecto Alternativo de Nación, por más que los mismos de siempre quieran distorsionar su necesidad. Por más que nos sigan exhibiendo el petate del muerto que un cambio así es un peligro para México, como si ahora nuestra sociedad no esté viviendo entre crímenes, entre secuestros, entre una violencia generalizada que todos nos inducen a que la veamos como normalidad de nuestra vida.

Sergio Jimenez Bojado

Luchador social y Presidente del Comité Ejecutivo Estatal Morena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.