Este dicho popular bien queda como título ante el escenario que prevalece en el ámbito de gobierno, político y ciudadano de Colima. Pues así lo manifiestan decisiones contradictorias en dos de los tres poderes estatales de gobierno- “el rico”- el ejecutivo y legislativo, como bien lo ilustra la promesa cumplida de vivirás ¡Seguro! -pero sólo para el mandatario estatal adquiriendo en, supuesto, arrendamiento una camioneta blindada de alrededor de 2.5 millones de pesos, de cara ante la oleada más impactante de homicidios colocando al estado de Colima en el  primer lugar en homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes durante el primer semestre del 2016, de acuerdo con las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Y una traición al pueblo por parte del legislativo, que lo deslegitima como representante de las causas ciudadanas; y en ello me refiero al Congreso del Estado de Colima, porque en sus decisiones sólo buscan beneficiarse de manera mezquina, dejando en último lugar a los personas que los llevaron a donde hoy día ejercen el poder. Así lo demostraron los diputados que, con gala de cinismo y abuso de poder sobre la ciudadanía, se incrementaron sus percepciones: maquillado bajo el rubro de la “previsión social múltiple” (dinero del cual gastan como les parece y sin ser auditable) -disque para atención ciudadana- en tanto la gente vive sin posibilidades de empleo bien pagado, conformándose con bajo salarios que se pagan en la entidad.

Con estos dos ejemplos queda claro que el poder puede ser usado y llamado como bien le guste a quien está al frente de alguno de los tres poderes estatales: es “alegría” cuando se trata de ellos y es “borrachera” cuando se trata del pueblo. Pero es llevado al extremo, cuando la traición se eleva a su máxima expresión con la fusión de los diputados “independientes” a la fracción parlamentaria del PRI, ahora bien llamados “prindependientes” para darle luz verde a los intereses del mandatario estatal.

Es una traición exponencial a la ciudadanía, dado que mintieron a sus votantes al usar una plataforma de un partido y hacerles creer que de llegar a ser electos podrían darle equilibrio al ejercicio del poder desde el Congreso: Poder legislativo. Y así evitar lo que todos ya sabemos, robos con nombre de “endeudamiento”, corrupción y retrocesos en la vida de todos los colimenses. Bien lo dijo Martin Luther King Jr.: “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda.”

Es necesario aceptar que dicha traición está vinculada al mal actuar de los azules, comenzando por los filtros partidistas usados para elegir sus candidatos y terminando en su pobre y mezquino desempeño en el Congreso, intentando “negociar” lo que no se negocia: el bienestar ciudadano.

Ante tales eventos, los ciudadanos, en sus diversos frentes, comienzan hacer uso de su poder. Poder que reside en ser ciudadanos y amparados en la ley utilizan los recursos que ésta les otorga, como protestas y demandas ante el Poder Judicial de la Federación. Pareciera una movilización incipiente pero muy latente, dejando ver que no es una participación a la desventura, sino con sentido y valor legítimo ante el abuso del poder de la autoridad.

El actuar ciudadano –“el pobre”- ha recibido diversas críticas que aluden a ser movido por intereses electorales futuros, otros al hecho de ser protestas de carácter partidista –pues en algunas protestas han aparecido actores de diversos partidos políticos sumándose al sentir y actuar ciudadano-, otros más como políticos “frustrados” han equivocado su actuar ciudadano desvirtuándolo al grado de hacerlo parecer otra payasada mediática más de la “borrachera”.

Con todo lo anterior, el hecho es que para existir un estado democrático se vuelve necesario que el uso del poder sea equilibrado -entre el legislativo, ejecutivo y judicial-, situación difícil de conseguir a menos que la participación ciudadana se intensifique y ejerza sus derechos: nos empoderemos como ciudadanos. De ser así, será otra historia la de Colima.

Guillermo Bueno

Licenciado en Administración de Empresas;  Licenciado en Educación; cuenta con dos especialidades en educación y un Posgrado en Pedagogía. Activista social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.