El profesor Rigoberto nació el 18 de febrero de 1921 en Tampico, Tamaulipas sus Padres fueron el Sr. Juan López y Esperanza Rivera. Estudió Ingeniería Química Metalúrgica en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, fue catedrático de Física y Química en la Universidad de Colima, Director y fundador del Bachillerato nocturno de la U de C, fue integrante de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores, Co fundador del Jardín del Arte “Juan de Arrué” en Villa de Álvarez,

Su obra en un acto  “El prestigio de un pobre” fue escenificada en el Taller de Arte de Rafael Heredia en Villa de Álvarez. Director e iniciador de primer grupo teatral universitario, con la obra “Las cosas simples” de Héctor Mendoza; iniciador y Director de las primeras revistas universitarias “Timonel” y “Letras Universitarias”, así como de la revista “La Luciérnaga” de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores, Director y voceador de la revista “La Uva Literaria”.

Es autor de las obras: “Antología de Poetas Colimense”. “Las horas breves” “Cuentos y Renglones Diversos”,  entre otras.

Algunos de sus Reconocimientos:

Siete primeros lugares en poesía en el estado, tres primeros lugares en concurso de la canción colimense, tercer lugar nacional en poesía certamen convocado por el gobierno del estado de Guerrero en Iguala, primer lugar en poesía Champotón Campeche.

Su mayor galardón para López Rivera, es la inclusión en el libro de texto de segunda enseñanza, “Enseñanza Lógica del Español” de la maestra Carmen de la Fuente aprobado por la SEP, del cuento “Al nacer el crepúsculo” que culmina con la frase “los poetas no matamos pájaros”.

Recibió en 1990 la condecoración “Licenciado Balvino Dávalos” otorgada por el Congreso del Estado por su actividad literaria y educativa.

El Profesor Rigoberto murió el 4 de abril de 1995.

DOS LUCEROS

            Apagó la lámpara y poco a poco se fue extendiendo la luz de los recuerdos:

            Se vio de la mano de su Madre camino de la escuela; en la escuela, de la mano de la Maestra camino al futuro.

            Luego, como aquellas mujeres se transformaron en su vida en dos lucero de esperanza.

POR MARIA TERESA RIVERA VALDIVIA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.