TAREA POLÍTICA

La que el presidente priista de Comala, Salomón Salazar Barragán, ejerció en contra de quien durante los primeros once meses de su administración se desempeñara como Secretaria del H. Ayuntamiento, licenciada Guillermina Valencia Montes, pues a pesar de que la dama renunció voluntariamente al cargo con carácter irrevocable mediante escrito fechado el día 7 del mes en curso porque ya la tenía harta con sus desplantes autoritarios y cerriles, el individuo de marras le manejó al Cabildo la renuncia como despido justificado, hecho al que se refirió la diputada local también del PRI Juana Andrés Rivera un día después en la presentación de un Protocolo para Atender la Violencia las Mujeres pensado para “contrarrestar los obstáculos para que las mujeres ejerzan sus derechos políticos y eliminar el rezago de la participación política femenina a nivel nacional”, evento en el que denunció: “El día de ayer un presidente municipal hace renunciar a su secretaria y yo pienso si las regidoras mujeres se cuestionaron la salida o le abonaron para que se fuera”.

La respuesta a la pregunta formulada por Doña Juana es que efectivamente las cinco mujeres regidoras que hacen mayoría simple en el cabildo comalteco no sólo le abonaron a su inmerecida e injustificada defenestración, sino que fueron las primeras que locas de contento levantaron sus manos para aprobar el cese de su  compañera de género. Las causas reales de la separación laboral entre el muy limitado de entendederas alcalde comalteco y la licenciada Valencia Montes, además de los malos modos, peores actitudes y pésimos procederes de Salazar Barragán, fueron la mayor educación, don de gentes, simpatía personal y aceptación social que distinguen a la ahora ex funcionaria de la administración municipal de Comala.

Salomón que no heredó la sabiduría ni la prudencia del rey cuyo nombre lleva, nunca superó el hecho de que la gente que acudía a la presidencia municipal a plantear sus problemas buscara a la Secretaria del H. Ayuntamiento Guillermina Valencia Montes y no a él, celos y recelos sin fundamento porque con todas sus letras llegó a expresar el estar harto de que la gente “venga a decirme cómo tengo que gobernar. No tengo ninguna necesidad. Tengo dinero, ranchos y caballos”, procediendo luego a correrla de su oficina. Y es que el tipo diseñado no está para el servicio público, no sabe de civilidad, no respeta a sus colaboradores y  ni atiende a los ciudadanos a quienes se debe pero detesta, tal como evidencia con sus ex abruptos y trato prepotente muy acentuados a últimas fechas.

Por supuesto que Guillermina Valencia Fuentes no se quedó con las ganas de poner en su lugar al mostrenco alcalde de Comala al que a puerta cerrada y durante un par de horas le reclamó su desaseado proceder. Salomón libre está ya de la sombra que lo opacó en los primeros once meses de su gobierno, pero ahora más que nunca tiene la marcación personal de muchos comaltecos prestos a cobrársela a la primera oportunidad, entre ellos la mitad de la población que lleva el apellido Valencia. La que más desean los ofendidos es que el ignorante que no sabio Salomón se presente de nuevo como candidato en las elecciones de 2018 para pegarle como a Bucho con votos en su contra.  Y es que sabido es por todos, menos por Salo, que donde las toman las dan y al revés volteado; también, que no debe esperar morir a besos quien ha matado a puñaladas traperas.

EL ACABO

  • Comaltecos mal querientes de Salomón subieron a la red las vivas a los “oxxos, los kioskos y a Florecita Brun” (así le llaman cariñosamente a la presidenta del DIF municipal Comala) con las que aseguran arengó a los asistentes al grito de independencia la noche del jueves anterior.
  • Haber colocado los “buscapiés” a baja altura del castillo y no en la parte alta los disparó en todos direcciones causando quemaduras en varios asistentes a la celebración, pequeño detalle que la prensa peraltista no consignó y sí en cambio criticó dizque la mucha pólvora quemada por la alcaldesa de Villa de Álvarez Yullenny Cortés León, evento muy lucido que disfrutaron los villalvarences que no reparan en gastos cuando de festejar se trata ni hacen caso de críticas interesadas.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.