“SATANIZADOS”

A pesar de que el Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, decretó ya que en Colima “no matan a ciudadanos honestos” y que los homicidios – 4.08 por cada 100 mil habitantes que tienen al estado ubicado en el segundo lugar nacional en ese rubro- son del fuero federal no del común, desde el primer círculo peraltista se ha desatado feroz campaña para satanizar al municipio panista de Tecomán liderado por José Guadalupe “Lupillo” García Negrete, cuando la violencia criminal que se ha enseñoreado a últimas fechas también ha sembrado de cruces a Manzanillo, Villa de Álvarez y Colima, principales mercados para la comercialización de drogas de todo tipo.

Si, como ha sentenciado Ochoa González, en Colima –Tecomán incluido- la mayoría de las personas que han sido asesinadas están ligadas a la delincuencia: “Es entre ellos, no han matado ciudadanos honestos, la lucha es entre ellos”, y exonera de cualquier responsabilidad al gobierno del estado al ordenarles a los asustones colimenses que “No le den vueltas al asunto, no es ineficiencia del Secretario de Seguridad o de los directores de las policías municipales o del estado, son delitos del fuero federal”, no se entiende por qué la han emprendido en contra del alcalde tecomense Lupillo García Negrete colgándole casi la culpabilidad de los caídos en la guerra por la plaza de Tecomán haciéndose al mismo tiempo de la vista gorda en los otros tres municipios grandes de la entidad con los mismos o superiores niveles de violencia generada por el crimen organizado al que no han podido mantener a raya ni el Gobierno Federal ni el Estatal.

Tiene razón Lupillo García Negrete cuando asegura que el tema de inseguridad “lo han estado haciendo político” porque todos los problemas se los quieren adjudicar a su administración, cuando él está cumpliendo con su deber y son el gobierno del estado y la Federación los que deben resolverlo. “Estamos haciendo lo que desde nuestras trincheras nos corresponde, estamos trabajando en la prevención y en ese sentido lo estamos haciendo muy bien”, afirma convencido alguien a quien le ha tocado bailar con la más fea que lo trae fastidiado con tanto inmerecido pisotón.

“Públicamente les digo que se requiere de aún más refuerzos, ellos dicen que hay pocos elementos – militares y policías federales- , yo le pediría al gobernador que interceda, que hagan lo que tengan que hacer para que ya podamos hacer un frente común todos y que hagamos el equipo que se necesita, pero realmente que se haga lo que se tiene que hacer”, clama Lupillo desde el valle de Tecomán que es considerado como zona de hambre y cuya administración no puede obtener crédito para hacer frente a colapso financiero heredado que enfrenta y lo tiene en Buró de Crédito. Encima de todo ello los ultras peraltistas traen a su alcalde como perico a toallazos.
“Realmente sí hay que hacer grandes cosas por el estado – Tecomán incluido- y hay que buscar un gran acuerdo, lo que no puede pasar es que sigamos en una confrontación permanente donde desde el gobierno del estado descalificas a los alcaldes del PAN, les echas la culpa de la inseguridad, descalificas al Congreso porque no te aprueban un nombramiento o nueva ley, entonces pareciera que seguimos en la competencia electoral a ver quién descalifica a quién”, disparó con puntería apache el senador panista Jorge Luís Preciado Rodríguez. Y es que ni el municipio otrora próspero de Tecomán ni su alcalde merecen la satanización de que son objeto de parte de quienes todavía no han asimilado que, para bien o para mal, ya son gobierno tras haberse consumado a su favor la imposición presidencial.

EL ACABO

• Si el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de la Unión, César Camacho Quiroz, califica de “leyendas urbanas” las denuncias de corrupción en contra del líder petrolero y senador Carlos Romero Deschamps, del gobernador veracruzano Javier Duarte De Ochoa y del ex ejecutivo estatal mandatario de Coahuila, Humberto Moreira Valdez, “cuantimás” lo serán las que versan sobre la incompetencia, corrupción e impunidad de los ex gobernadores priistas de Colima, Jesús Silverio Cavazos Ceballos y Mario Anguiano Moreno, sus pandillas incluidas.

• Sin tan autocrítico fuera el presidente del Comité Municipal del Partido Acción Nacional de Tecomán, Pedro Palomera, debiera también exigirle a su jefe político Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas sacar los pies del “proceso que se avecina para el cambio de dirigencia estatal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.