*Según fuentes oficiales, dejó 21 muertos, decenas de lesionados y cerca de 15 mil viviendas afectadas, de estas, 3 mil tuvieron daños severos.

José Gilberto Ibáñez Anguiano.

Colima, Col.- Este domingo, se cumplen ya 15 años del temblor de 7.6 grados registrado el 21 de enero de 2003 que sacudió al estado y que provocó, según datos oficiales: 21 muertos, decenas de lesionados y cerca de 15 mil viviendas afectadas, de estas, 3 mil tuvieron daños bastante severos.

Eran aproximadamente las 8 de la noche con 6 minutos del 21 de enero de 2003 cuando comenzó a sentirse el temblor que pegó frente a las costas del estado de Colima y se sintió también en algunas poblaciones de Jalisco y Michoacán

Cabe recordar que tras el movimiento telúrico, se presentaron varias réplicas que se extendieron hasta el 28 de enero del año 2004. De acuerdo con la información recabada, en Manzanillo se cayó el Edificio Federal, además quedó inhabilitada la Clínica Doctor Miguel Trejo Ochoa del ISSSTE en Colima; cerca de 10 escuelas fueron derrumbadas en el estado, tres de ellas en la Ciudad de Colima. Se presentaron derrumbes en la carretera Colima-Tecomán, y hubo además daños en la red eléctrica y de comunicaciones, principalmente en Colima, Villa de Álvarez, Pueblo Jurárez, Coquimatlán y Zacualpan, Comala. Fernando Moreno Peña quien era gobernador de Colima, llamó a los colimenses a mantener la calma y a la solidaridad con los afectados.

En aquel entonces, se publicó en varios medios de comunicación que el  vulcanólogo Tonatiuh Domínguez Reyes escribió un texto que se puede consultar en el libro Renacimiento y Grandeza: El primer terremoto del Siglo XXI, en el que señala que el terremoto del 21 de enero, “produjo intensidades moderadas a altas cerca de la región epicentral. El daño parece concentrarse a lo largo de una zona alargada que se extiende desde la región costera cerca del área epicentral, hacia el norte”.

Señala también que los “efectos característicos fueron inclinación y caídas de paredes, ruptura vertical en intersecciones de muros y caídas de techo”. Por su parte, el periodistas y catedrático de la Universidad de Colima, Gregorio Macedo López, en su texto llamado “El Temblor”, relata que “el 21 de enero, puso a prueba el valor, el coraje y el carácter recio del pueblo de Colima, que luego de lamentar su desgracia y de llorar a sus muertos, se irguió y enhiesto, pleno de energía, trabaja afanoso para levantar, en lo que ahora son ruinas, el Colima del futuro”.

Esa vez, la energía eléctrica en esa noche maldita fue cómplice para el miedo, la ciudad quedó en penumbras, minutos después llegó el Ejército Mexicano, para aplicar el plan D-N-III y La Marina, para ayudar a la población.

De la misma manera, arribó el entonces presidente de la república mexicana, Vicente Fox Quesada quien en compañía de Fernando Moreno Peña y Enrique Michel Ruiz, gobernador y presidente municipal de Colima, respectivamente, hicieron un recorrido por las zonas afectadas.

Es de mencionar que, el sismo del 21 de enero de 2003 está considerado como de los cinco peores terremotos que a sufrido México. El terremoto de Colima se sintió en todo el estado así como en algunas zonas de Michoacán y Jalisco, y de forma moderada en Aguascalientes, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Morelos, Puebla, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz, Zacatecas y el Distrito Federal, según el reporte público.

Magnitud: 7.6 grados. A consecuencia del terremoto se produjo un pequeño maremoto que pegó en las costas entre 6 y 12 minutos después del sismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.