Después de 4 años de la puesta en escena montada, dirigida y producida por el PRI, llamada “Moviendo a  México”, con la actuación estelar de Enrique Peña  Nieto, y con la participación de Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray y la mundialmente famosa “Gaviota”,   esta semana  dio un giro completamente inesperado, pues  la  trama se estaba sobreactuando demasiado, al grado que los espectadores esta obra se están levantando de sus lugares y solicitándole al protagonista explicaciones, porque ya tiene confundidos y con un sentimiento de hartazgo por su mala actuación.

Esto porque con sus famosas reformas estructurales, nomás no se ha visto la estructura sólida e inquebrantable que prometió, sino todo lo contrario, pues mientras que  aseguró que la reforma energética  traería muchos beneficios a los hogares Mexicanos, con la disminución del precio del gas, pues fue todo lo contrario, el gas está más caro y mes tras mes sufre un aumento, también se comprometió a que el costo de la energía eléctrica  se reduciría, y pues qué creen: que la CFE anunció un aumento de precio.

 La gasolina, otro compromiso de EPN de que igual y ya no bajaría de ese precio pero jamás aumentaría, y pues resulta que eso es una farsa que se ha visto reflejado en los aparadores de las gasolineras de todo México, la Reforma Hacendaria  solo beneficia a los políticos PRIISTAS, que se llenan las bolsas del dinero de los pobres mexicanos que tienen que sudar para conseguirlo, y ellos para conseguirlo solo se sientan y estiran las manos para arrebatarlos a raudales. 

Ahora la reforma educativa, la cual en vez de activar una educación más completa y de mejor calidad, con una infraestructura basada en analizar y actualizar sus contenidos conforme a la evolución tecnológica, social y que esté dirigida a crear un país de lectores, analistas y matemáticos , resultó ser solo una reforma laboral para todos los trabajadores de las aulas, y claro está, que para poder ellos manipular la entrega de los contratos a los candidatos a la docencia, y como es clásico en la política mexicana:  repartirlos entre sus amigos, familias y para pagar favores políticos. Para llevar a cabo esta encomienda  invitó a unirse a su elenco a  Aurelio Nuño, el cual es de los actores el peor, resultó un nefasto intelectual, tanto que quiso quitar la materia de Historia según él  por que los jóvenes tienen que mirar al futuro y no al pasado, pues claro, no quiere que los próximos votantes del país conozcan el asqueroso daño que le ha hecho su partido a esta nación, después de esto y siguiendo las órdenes de los que realmente gobiernan el país, quiso reprimir a los maestros que salieron a pelear por sus derechos, que la famosa reforma les está quitando, pero jamás  imaginó que estos pondrían tal resistencia  y que todos los ciudadanos del país se darían cuenta y opinaría al respecto, y como es ya una costumbre de los gobiernos PRIISTAS trataron de manipular la información poniendo a su favor a los medios de comunicación, pero los únicos que se la creyeron fueron los simpatizantes de esta peste de partido político.

Y cómo dejar de lado la mundialmente famosa “Casa Blanca”, que el Presidente adquirió al inicio de su farsa de gobierno, y es aquí donde la obra teatral da su giro sorpresivo, ya que su primera dama, con sus dotes artísticos que ya conocían, aseguró que la casa era de ella y que la compra la había podido realizar  gracias a la liquidación que Televisa  le pagó, y ahora resulta que el Presidente presentó una disculpa por la adquisición de esta casa, pero esto solo despertó varias preguntas a los espectadores:

¿Que no la casa blanca era propiedad de la Gaviota?, ¿Por qué pide perdón el Presidente de algo que ni siquiera es de él?, ¿Está aceptando que compró esa casa con recursos públicos?, ¿Regresará el dinero del reembolso del costo de la casa?, ¿Aceptará que sí hay corrupción en su gobierno?, ¿Pedirá disculpas por  las masacres de Iguala y Oaxaca?, ¿Presentara su renuncia como Presidente de la Republica?

Sin duda todos los que estamos viendo , y lo peor, viviendo esta pésima puesta en escena nos hemos hecho alguna de estas preguntas, y en mi humilde perspectiva daré respuesta a las preguntas:

Efectivamente este es el mayor tropezón en el escenario que ha tenido el protagonista, pues al ofrecer disculpas de algo que supuestamente ya estaba claro abre la puerta nuevamente a lo que ya se pensaba desde un principio, pues efectivamente la casa fue comprada con recursos públicos y para beneficio de EPN y su mantenida familia, pero como era obvio no aceptarían su cochina manera de hacer política, y ahora nos acaban de confirmar lo que era un secreto a voces, desde hace más de 80 años que apareció el PRI, también es evidente que el dinero que se les reembolsara por el regreso de la casa a la constructora, jamás tocara las cuentas de la nación, sino que será invertido de manera discreta a la adquisición de alguna otra propiedad o negocio, así que pensar que esto nos beneficiara a los mexicanos pues es simplemente una ilusión, también el pensar que gobernación aceptará las fallas que han tenido a lo largo de estos cuatro años también es una ilusión, pues jamás sucederá, porque al aceptarlo como ciudadanos tenemos el poder de solicitarles su renuncia a cada uno de los funcionarios públicos que actualmente ejercen algún cargo en esta administración, y como a ellos solo les interesa el empleo y no el bienestar de la sociedad pues no les conviene aceptar que son corruptos, al igual que no aceptaran que son los autores intelectuales de las masacres de Iguala y Oaxaca.

Ahora ¿qué pasará con las disculpas que ofreció el presidente? Pues realmente nada, porque no va a tener trascendencia alguna, solo lo hizo a ver si alguien sentía sensibilidad por él y lo defendieran más, pero pues le salió el tiro por la culata, porque en realidad lo que a los mexicanos, nos interesa que aparte de pedir disculpas por su pésimo gobierno, por no cumplir con sus promesas de campaña, ni con los beneficios de las  reformas, también queremos que regresen todo lo que se han robado a lo largo de sus gobiernos, pero sobre todo, lo que hoy por hoy exige la sociedad es la renuncia de EPN por inepto, corrupto y cobarde, y de esa manera cerrarles el telón de esta obra que debería llevar por nombre:  “Destruyendo a México”.    

Alejandro George

Activista Social

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.