TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

A los “lideres” de colonias, barrios y comunidades del estado que durante años y años vendieron sus servicios como movilizadores electorales a partidos y candidatos ávidos de ganar o ganar a toda costa, por haberse pasado de lanzas el domingo 01/07/2018 al recibir grandes sumas de dinero que a la hora de la verdad no devengaron, se les terminó para siempre tan lucrativo negocio. En adelante no habrá quien vuelva a confiar en ellos porque llevaron a la gente a votar por los candidatos de MORENA y no por los de quienes les pagaron, principalmente los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional.

Más les habría valido a quienes como el priista Ferando Moreno Peña, ex candidato perdedor a senador de la República que le apostó a lo movilización el día “D” y no a la campaña, como en varias ocasiones lo dejó en claro a través de sus declaraciones a los medios de comunicación locales, que sus arreadores mejor hubieran permanecido todo el domingo para él negro en sus casas, inmovilizados, sin salir a llevarles votos en contra. Después de tan enorme estafa que le dio carro casi completo a los morenos, difícilmente volverán a financiar a la delincuencia electoral organizada que siempre se los ha cuenteado pero que está vez les jugó contras en forma abierta y descarada. Incluso hasta los propios representantes tricolores y blanquiazules en las casillas, a pesar de que no les trabajaron gratis, alardearon de haber votado por los cinco de Morena.

Una gran lección para partidos y candidatos que le ha dado a la clase política el comportamiento de los electores el domingo 01/07/2018, es la de que ni el acarreo ni la compra de votos garantizan ya nada de nada. El clientelismo como instrumento de manipulación electoral paró las patas dejando a varios de quienes lo aplicaron sumidos en la decepción, endrogados hasta la coronilla y sin oportunidad de recuperar su dinero al haber quedado fuera del presupuesto y de las oportunidades de hacer negocios en grande los próximos años para recuperarse y hacerse de más mulas. Lástima, pero así pasa cuando sucede.

Como los promotores de la movilización electoral ya comprobaron que los ciudadanos hacen con sus votos papalotes y los echan a volar en la dirección que soplen los vientos electorales, es razonable esperar que para próximos comicios la pensarán mejor. En tanto que a los dizque “lideres” de barrios, colonias y comunidades, que siempre se asumieron como dueños de la voluntad de la gente que los habita, por jugarles chueco a quienes siempre los habían avituallado generosamente, nadie volverá a creerles ni a entregarles un centavo partido por la mitad a cambio de cosechas de votos que no se darán.

En el caso particular de los candidatos priistas que le apostaron todo su resto a la movilización electoral que al final del día les hizo efecto de boomerang, priva en sus confundidas cabezas y doloridos pechos la idea y el sentimiento de que el propio líder estatal de su partido, José Ignacio Peralta, les jugó chueco movido por su interés de rendirle buenas cuentas al presidencial Andrés Manuel López Obrador, llevándose entre las patas en este doble juego, sin querer queriendo, a toda la fórmula tricolor. Ahora sí que resultaron empitonados por los electores y apaleados por JIP en la corrida del domingo 01/07/2018.

 

EL ACABO

  • Para Fernando Moreno Peña, “la gente no se equivocó, está en su derecho de tomar la decisión (…) la gente actuó por sus razones y no por las nuestras, nosotros tenemos que entenderlo, ellos tienen derecho a creer que le puede ir mejor, no es garantía, pero vamos a ver los resultados (…) lo más importante es que coincidamos en que le va a ir mejor al país, porque seríamos muy mezquinos en pensar que le va a ir mal al país, debemos esperar a que el país le vaya a ir bien, pero eso lo vamos a ir viendo”.
  • Parafraseando a FMP, la gente tiene derecho a la esperanza que siempre muere al último.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.