TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El demagogo vociferante diputadillo local de la Cuarta Transformación, Vladimir Parra Barragán, hizo de la reducción al 50% de sus percepciones económicas como tal, su bandera de campaña. Sin embargo, una vez arrellanado en su cómoda butaca olvidó su promesa juarista recibiendo sin hacer gestos los mismos sueldos, compensaciones, aguinaldo, gasolina, servicio de celular, etc., etc., y etc., que los integrantes de la anterior LVIII Legislatura Estatal, alrededor de 200 mil pesos mensuales, y no “un aproximado de 72 mil pesos” como quieren hacerle creer a la ciudadanía los morenos. “Yo estoy dispuesto a que haya una ley de austeridad. Habría que ver el tema”, es lo único que atina a responder el individuo tras haber sido cogido en la maroma.

Fríos se quedaron los diputados de la austeridad republicana cuando el martes anterior el diputado petista Carlos César Farías Ramos presentó en el Congreso del Estado un punto de acuerdo para reducir en 50 por ciento las percepciones totales, integrales, de sus compañeros legisladores. Y es que ya se le agarraron cariño al billete grande y lo defienden como perros, al más puro estilo del expresidente José López Portillo y Rojas. La mayoría de ellos enmudeció víctima de un ataque de pánico y de amnesia.

“Es preocupante que no se tocaran los sueldos en la discusión del presupuesto estatal 2019 para disminuir las percepciones económicas del Congreso. Debemos estar acorde a esa ley, que se rebaje a un 50 por ciento la dieta de los diputados y los apoyos como es el de la gasolina, para operar la comisión y telefonía”, les disparó a sus sorprendido colegas, la mayoría de los cuales nunca en su vida había tenido tan altos ingresos laborales, visto tantos billetes de alta denominación en sus manos.

Ante la pública exigencia que les hizo Farías Ramos a los diputados locales amloístas a cumplir sin hacer gestos la promesa que en campaña les hicieron a los electores colimenses de bajarse el sueldo a la mitad, la coordinadora de la bancada de Morena, Jazmín García Ramírez, puso el grito en el cielo asegurando que en campaña nunca jamás ella y sus secuaces prometieron reducirse el sueldo, “sino acabar con prebendas y desquitar lo que ganan”, promesas estas que tampoco han cumplido, y mucho menos la segunda de ellas. Alega que ella no pude recibir ni un centavo menos de lo que se está llevando porque camina mucho en las colonias y debe hacerlo calzando caros tenis como los que lucen los júniors de AMLO.

Cierto es que el diputado Farías Ramos, a diferencia del lenguarico Vladimir Parra Barragán, como candidato no prometió bajarse sus percepciones, a pesar de lo cual convencido está de que la reducción de las mismas, aunque afecte los bolsillos de los diputados locales colimenses, “debe formar parte del plan de austeridad presentado en el ámbito federal por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, acorde a la Ley de Austeridad Republicana”. La propuesta de Carlos César provoco tal enojo en Vladimir que éste se le lanzó a la yugular acusándolo de ser becario del ex gobernador priista Mario Anguiano Morena, beca cuyo monto, insinúa, más que compensa lo que aquel dejaría de percibir en el caso de que se aprobara el descuento que propone.

Vladimir Parra Barragán sólo atina a repetir como perico que “habría que ver el tema y estar dispuesto a que haya una ley de austeridad”, pero cuando el comunicador Max Cortés le cuestionó si tenía pruebas de sus graves acusaciones en contra de Carlos César Farías Ramos, le sacó al parche. Antes de difamar a su compañero de la maltrecha coalición amloísta, Vladimir debiera informar lo que el también colacoracionista del Gobierno del Estado, su “privilegiado” compañero Guillermo Toscano Reyes, recibe como beca mensual, y sobre la plaza de director de plantel de educación media superior al término de su encargo actual que el mismo patrocinador le tiene prometida.

Todos los 25 integrantes de la LIX Estatal, y todos son todos, guardan como secreto de estado los conceptos de sus percepciones como diputados locales y los montos exactos de cada uno de ellos, cuando debieran transparentarlos a plenitud si convencidos estuvieron de que pa’ lo limpio no se necesita jabón. Su opacidad sobre el tema deja en libertad a los ciudadanos, sus patrones, de hacer sus propios cálculos, mismos que arrojan rubros y candidatos muy similares a los que disfrutaron sus antecesores de la legislatura número 58.

EL ACABO

 Desde Amlopolis, antes Manzanillo, el regidor intendente Carlos Arellano Contreras propuso bajar los sueldos de los regidores y de todos los funcionarios de primer nivel de la administración municipal. Tiempo y oportunidad habrá de ver qué suerte corren tanto la propuesta del diputado local petista Carlos César Farías Ramos como la del regidor independiente Carlos Arellano Contreras.

 La noche del martes anterior, en reunión habida en Casa de Gobierno, los corresponsables de la seguridad de los colimenses le recomendaron a José Ignacio Peralta no cesar en caliente al pastor cristiano que todavía cobra como Secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, Coronel DEM Retirado del Ejército Mexicano, para no enviar a la ciudad al mundo una señal de debilidad de su fuerte administración. ¡Sin comentarios¡

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.